Tras el tiroteo en Florida, Trump pidió reforzar la seguridad en las escuelas y no se refirió al acceso a las armas

Ines Capdevilla, Acceso a las armas en EEUU

7:05
Video
Rafael Mathus Ruiz
(0)
15 de febrero de 2018  • 14:27

WASHINGTON.- No mencionó una sola vez la palabra "armas" y le pidió a los niños y jóvenes del país que respondan "al odio con amor" y a la "crueldad con bondad". Ante un país conmocionado por la recurrente tragedia de los tiroteos en las escuelas, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump , calificó a la matanza de 17 personas en la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas, en Parkland, Florida, como un acto de "terrible violencia, odio y maldad".

Trump vinculó la masacre a supuestos problemas de "salud mental" del tirador acusado por la policía, Nikolas Cruz, y no hizo ninguna referencia al acceso a las armas de fuego ni tampoco abogó por trabajar o impulsar más regulaciones para el arsenal que ya existe en el país. El presidente optó por hacer hincapié en la necesidad de reforzar la seguridad en las escuelas.

"Ningún niño, ningún maestro debería estar en peligro en una escuela estadounidense", dijo el mandatario, al inicio de su mensaje en la Casa Blanca, que duró poco menos de siete minutos.

Tiroteo en Florida: Trump da un discurso urgente desde la Casa Blanca

6:33
Video

A la mitad de su mensaje, el presidente le habló a los niños y jóvenes del país, en especial, a los sobrevivientes de la masacre en Florida. Muchos de ellos reaccionaron con frustración e ira a su primer mensaje en Twitter, y reclamaron por una acción de Washington para parar las muertes.

"Quiero que sepan que nunca están solos, y nunca lo estarán. Ustedes tienen personas que se preocupan por ustedes, que los aman y que harán todo lo posible para protegerlos", dijo Trump. "Respondan al odio con amor, respondan a la crueldad con bondad", abogó.

Trump, quien no ha dudado en insultar, humillar o criticar a cualquier crítico, rival o enemigo político en su camino, continuó en el mismo tono al abogar por "crear una cultura" en el país que abrace la "dignidad de la vida" y fomente conexiones humanas más profundas y significativas.

Tras ese mensaje, Trump fijó las prioridades de su administración para afrontar el flagelo de las masacres en escuelas y universidades: abordar "la difícil cuestión de la salud mental" y discutir con gobernadores y fiscales de todo el país cómo mejorar la seguridad en las instituciones educativas.

"Estamos comprometidos a trabajar con los líderes estatales y locales para ayudar a asegurar nuestras escuelas y abordar la difícil cuestión de la salud mental", dijo el presidente. "Más adelante este mes, me reuniré con los gobernadores y fiscales generales de la nación, donde nuestra principal prioridad será hacer que nuestras escuelas y nuestros niños estén más seguros. No es suficiente simplemente tomar medidas que nos hagan sentir que estamos haciendo la diferencia. De hecho, debemos hacer esa diferencia", afirmó.

ADEMÁS

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.