Dos relojes que apuran a Macri

Diego Sehinkman
(0)
18 de febrero de 2018  

-Zaffaroni quiere que el gobierno se vaya antes.

-¿Ves? Después dicen que la oposición no tiene propuestas.

A no interpretar mal, el ex juez está intentando ayudar. "Solamente me limito a advertir un riesgo que veo en el plano económico y que puede trascender al plano social. Lo que quiero precisamente es evitar el desastre". ¿Entendimos bien? ¿Para evitar un nuevo 2001 Zaffaroni desea que el gobierno se vaya antes... ¿como en 2001? El picnic de Freud.

Al gobierno de Macri, obsesionado por los tableros de control, lo corren dos relojes: 1- ¿Cuánto tiempo podrá tomar deuda para financiar el déficit? Y 2- ¿Cuánto más podrá usufructuar el contraste con el kirchnerismo? A diferencia del Fondo Monetario antes, o de los mercados internacionales ahora, que pueden subir la tasa y complicarte la vida, el kirchnerismo no te deja a pata nunca. Justo cuando parecía que Cristina no hablaría más, habiendo entendido el poder de daño de su silencio al dejar solo al gobierno frente a sus propias incapacidades, apareció Zaffaroni con su préstamo. El kirchnerismo es gauchito: si te quedás sin capital político, sale a hablar y te refinancia. Nunca te va a dejar caer en default.

Otro ejemplo: cuando el votante de Cambiemos empieza a perder la paciencia porque: 1- la inflación y los cortes de luz bajan, pero despacio; 2-Triaca graba el audio del verano y para salvarlo sacan un decreto para terminar con el nepotismo, pero sólo se van 12 familiares; 3- Durán Barba sale diciendo que la mayoría de la gente quiere la pena de muerte y 4- se descubren las offshore no declaradas del ministro Caputo, ¿quién aparece en escena para recordarle a ese votante la catástrofe que era el elenco anterior? Hebe de Bonafini mostrando la copia de la carta que le mandó Francisco: "Querida Hebe, rezo por vos y por las Madres. No hay que tener miedo a las calumnias. Jesús fue calumniado y lo mataron después de un juicio 'dibujado' con calumnias. Les mando un beso a las madres, recen por mí". Vaya comparación papal. Cristo y su padre carpintero y Hebe y su hijo adoptivo constructor. Uno, del agua hizo vino. Y otro, bodega, yate, avión, autos importados, terrenos y una casa de 20 habitaciones con 14 baños. En el Evangelio según Meldorek, la multiplicación no es un milagro, sino un requisito. Papa incomprendido, allí donde él manda rosario, millones mandarían tobillera. La grieta es por la bijou.

Mientras tanto, la inflación de enero en la Ciudad fue de 1,6 y la de febrero, con todos los aumentos, será mayor. Nadie cree que sea de menos del 20 para 2018. ¿El vaso medio vacío? Prometieron 15. ¿El vaso medio lleno? No hay economista en el mundo que diga que es posible bajar más de 4 ó 5 puntos por año con un plan serio. Un error grave del gobierno es inflacionar las expectativas que luego no podrá cumplir, devaluando su autoridad moral.

Sin plan económico alternativo y sin renovación de caras, el peronismo y el gremialismo están hoy más para poner un palo en la rueda que para inventarla. Pero el gobierno no debe equivocarse. El "todos hundidos triunfaremos" no es para siempre.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?