Silvio Romero es la primera carta de Ariel Holan como N° 9 para la revancha con Gremio

La reciente incorporación reemplazaría al expulsado Gigliotti para el desquite de la semana próxima
La reciente incorporación reemplazaría al expulsado Gigliotti para el desquite de la semana próxima
Jonathan Wiktor
(0)
16 de febrero de 2018  

Cuando Silvio Romero decidió abrir el restaurante "Falta Envido", en Ciudad de México, ya tenía un pie afuera del América. Su bajo rendimiento en las Águilas había llevado a los directivos a buscarle una salida. Fue en diciembre del año pasado. El delantero tenía pensado quedarse en el país por más tiempo. Pero su irregular desempeño aceleró su regreso a la Argentina. El local, que quedó en manos de gente conocida, todavía funciona.

Mientras que River soñaba con contratarlo, el que terminó de convencerlo fue Independiente . La obtención de la última Copa Sudamericana y una billetera abultada producto de las ventas de Nicolás Tagliafico y Ezequiel Barco, fueron factores que permitieron que Romero, de 29 años, se mudara a Avellaneda. A 20 días de su primer entrenamiento bajo las órdenes de Ariel Holan , el miércoles, en Porto Alegre, buscará demostrar que su capacidad goleadora todavía sigue vigente. La expulsión de Emmanuel Gigliotti en el último partido le abrió una puerta: todo indica que ante Gremio, en la vuelta de la Recopa Sudamericana , el ex Lanús ocupará el centro del ataque. Será una prueba de fuego.

Romero se sumó al plantel de Holan el 1° de febrero. El Rojo ya había jugado dos partidos oficiales: ante Rosario Central, pendiente de la rueda pasada de la Superliga, y frente a Estudiantes. Poco después se enfrentó con Colón. Romero, que todavía no estaba a punto, fue al banco en el duelo en Santa Fe. Anteanoche, contra Gremio, volvió a ser suplente. El director técnico quería que terminara de comprender los movimientos. Los tiempos se acortaron ante la salida de Gigliotti: la semana que viene, en el Arena do Gremio, ante el último campeón de la Copa Libertadores, tendría su estreno internacional. De ser así, se convertirá en la punta de lanza de un equipo que, tras empatar 1 a 1 de local, deberá moverse con astucia y determinación en un terreno hostil para tratar de conseguir el 18° título internacional en la historia del club.

Romero ni siquiera jugó un minuto oficial con la camiseta de Independiente. Mañana, ante Temperley, por la Superliga, podría hacerlo. Su extensa trayectoria en el fútbol profesional puede equilibrar la falta de rodaje: está acostumbrado a partidos de alto voltaje, como el que se dará en Porto Alegre.

La expulsión de Gigliotti llega en un momento decisivo para Independiente. El delantero, que se había ganado un lugar a fuerza de buenas actuaciones, tendrá que ver la segunda parte y crucial de la Recopa desde afuera. Es una baja sensible: el ex Boca, desde el segundo semestre de 2017, había superado su crisis y pasaba por uno de los mejores momentos de su carrera.

Fernández quiere dar pelea

Aunque en el cuerpo técnico tienen la convicción de que Romero tiene que estar desde el arranque, Leandro Fernández, que está un escalón por debajo en la lucha por el puesto vacante, buscará torcer la decisión del DT en los próximos días. El ex punta de Godoy Cruz, que viene en un buen momento, ya había perdido la titularidad para el primer choque con Gremio. Holan, para la ida, le devolvió el lugar a Martín Benítez, quien le respondió con un gran trabajo.

Durante los primeros partidos del año, Fernández tuvo que cumplir un rol antinatural para sus condiciones. Con Gigliotti parado como centrodelantero, Holan le encontró un lugar a la derecha, como una suerte de conector, a veces limitado por la banda. Pero lo hizo bien. Esta vez, sin embargo, corre de atrás: la incorporación de Romero, uno de los refuerzos estrella del último mercado de pases, lo eclipsó.

Con Benítez y Menéndez -los dos extremos- en un alto nivel, Leandro Fernández tiene mucha competencia. El año pasado, en una situación similar, le costó ganarse la titularidad, pero fue el mejor de los suplentes. Para Holan es una de las primeras piezas de recambio. Mañana, en el partido ante Temperley, habrá un equipo con muy pocos titulares: Fernández estaría desde el inicio.

El que está en condiciones de volver ante Gremio es Diego Rodríguez Berrini, quien ya cumplió la fecha de suspensión que arrastraba de la Sudamericana. Podría, incluso, jugar en el mediocampo junto a Nicolás Domingo, lo que le daría a Independiente mayor fortaleza en la marca. En Río de Janeiro, ante Flamengo en la final de la Sudamericana, jugaron juntos. Les fue muy bien. Habrá que ver si Holan, ahora, decide sacrificar a uno de sus interiores.

Con suplentes en la Superliga

Independiente piensa sobre todo en el partido de vuelta ante Gremio. Mañana, cuando visite a Temperley, el equipo estará compuesto en su mayoría por habituales suplentes. Ariel Holan sabe que el miércoles, en Porto Alegre, podrá escribir una página más en la historia grande del club. Ayer, los que estuvieron desde el arranque en la práctica, fueron: Damián Albil; Gonzalo Asís, Emanuel Brítez, Nicolás Figal y Juan Manuel Sánchez Miño; Jonás Gutiérrez, Diego Rodríguez Berrini y Juan Manuel Martínez; Braian Romero, Silvio Romero y Leandro Fernández. Emmanuel Gigliotti trabajó de manera liviana, pero todo indica que mañana tendrá un lugar. Su expulsión lo dejó afuera del segundo partido final.

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.