Los ataques se vuelven más letales en EE.UU.

(0)
16 de febrero de 2018  

Arma

El ataque en la escuela Marjory Stoneman Douglas es la octava entre las mayores masacres en la historia reciente de EE.UU.; dos de las mayores se produjeron en los últimos cinco meses. Desde 2012, los tiroteos más importantes tienen algo en común: el rifle de asalto semiautomático AR-15, que fue usado para seis de los diez tiroteos más letales de la historia norteamericana. El AR-15 lleva cargadores de alta capacidad, lo que permite disparar decenas de balas sin tener que recargar. En 2004 se retiró una prohibición federal en las armas, como la AR-15. Desde entonces, los tiroteos se volvieron más mortíferos.

Planificación

Cuando Nikolas Cruz atacó anteayer en su exescuela, encendió la alarma de incendios para que los estudiantes salieran de las aulas y así poder disparar directamente en los pasillos. En Las Vegas, el atacante buscó un cuarto en un hotel cercano a un festival de música, donde había 22.000 personas, para poder tirar sin siquiera ver a sus víctimas. Cada vez más, los atacantes están planificando sus acciones de antemano, para matar la mayor cantidad de personas posible.

Medios

La cobertura de los tiroteos también creció en los últimos años. Algunos agresores hicieron publicaciones en redes sociales antes de las masacres y algunos lo hicieron incluso mientras atacaban. Los medios crean páginas en vivo para seguir la situación en todo momento y muchas veces se centran en el atacante -lo cual contribuye, de forma indirecta, a su glorificación, advierten expertos-. "Los tiroteos masivos son contagiosos", dijo a la BBC Gary Slutkin, fundador de la organización Cure Violence. "La gente ve lo que otros hacen y los imita", afirma.

Inspiraciones

En 1999, Dylan Klebold, uno de los atacantes de la masacre de Columbine, donde murieron 13 personas, dijo que esperaba conseguir "el mayor número de muertes en la historia del país". Los atacantes ven las coberturas que se les dan a otros asesinos y se pueden inspirar en ellas, no solo por la acción, sino también por la reacción de las personas. Según Adam Lankford, de la Universidad de Alabama, "esto es una carrera por la notoriedad; ser más grande y mejor que los atacantes que vinieron antes que uno".

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.