Buenas ideas para armonizar las rutinas de 2 hermanos que se llevan 6 años

16 de febrero de 2018  

El funcional cuarto está pensado para adaptarse a los distintos horarios de estos varones. Y para darles una cuota de privacidad a pesar de la proximidad.

Vicente tiene 9 años y Camilo 6. Crédito: Magalí Saberian

Cuando se encaró la remodelación general, se decidió ampliar el cuarto, lo que hizo posible crear dos ambientes en uno.

Mediante un panel con varillas de petiribí se logró la división entre el sector de Vicente y el de Camilo, manteniendo el contacto visual y el paso de luz que llega desde el ventanal que da al frente.

“El uso y la funcionalidad fueron el eje de la propuesta; ver qué elementos necesitaba cada uno para estar cómodo, hacer sus tareas o jugar”, nos cuenta Malena Taboada, de Melazza Mobili Studio .

El sector de Camilo

“Como todavía es chiquito, se decidió que Camilo tuviera la cama junto a la puerta, más cerca del cuarto de sus papás”.

Un mueble en madera y estilo nórdico es exhibidor y guardián de los tesoros del peque. Crédito: Magalí Saberian

"Camilo vuelve antes del colegio y, lógicamente, pasa más tiempo acá. Por eso hicimos en su sección un diseño lúdico que, si bien es infantil, puede reinventarse en los próximos años”.

En ambos sectores, prosigue Malena, "el gris domina: está en diferentes tonos en muebles y objetos. Hoy está combinado con amarillo, pero si más adelante quieren hacerlo con otro color, también va a funcionar: es muy versátil".

El espacio de Vicente

La pared fue pintada por Carla Schroeder. Crédito: Magalí Saberian

Al igual que en el sector de Camilo, el de Vicente tiene una cama con funda de edredón en tusor, almohadón rayado blanco y negro, y mesa de luz (todo de Melazza) con auto de colección y todo. Además, en el piso se sumó un corderito de oveja.

Las bicicletas de madera son de Fanga. Crédito: Magalí Saberian
Los estantes de petiribí (Melazza), anchos y con reborde, sirven para guardar libros, juguetes o pelotas (sin que rueden y se caigan). Crédito: Magalí Saberian
Sobre el escritorio, cuadro de Pablo Sahores. Se suma al sector una silla Eames (DeSillas). Crédito: Magalí Saberian

Ideas

Texto: Daniela Rossi. Producción: Clara Llorente.

TEMAS EN ESTA NOTA