Una causa que conmociona al fútbol inglés: un ex técnico de Manchester City, condenado por 36 abusos sexuales a menores

Bennell (derecha) junto a Dario Gradi, en el club Crew en 1989, firmando un contrato junto a un chico
Bennell (derecha) junto a Dario Gradi, en el club Crew en 1989, firmando un contrato junto a un chico Fuente: AP - Crédito: The Guardian
(0)
16 de febrero de 2018  • 08:58

A fines del 2016, el fútbol inglés se sacudió con la denuncia de varios futbolistas contra un ex entrenador, un formador de jugadores. Barry Bennell, hoy de 62 años, era un respetado reclutador de jugadores y tenía estrechos vínculos nada menos que con Manchester City, entre otras entidades. Trabajaba, además, con en el club Crewe Alexandra y otros tantos del noreste de Inglaterra. Sin embargo, lo que varios jugadores vivieron con él no fue el comienzo de un ascenso meteórico a una exitosa carrera como futbolista. Todo lo contrario: fue una verdadera pesadilla. Andy Woodward, un ex futbolista, destapó la olla: a sus 43 años decidió denunciar a Bennell por abuso sexual.

Valiente, Woodward contó su experiencia, un abuso que se dio de manera continuada cuando el tenía nada más que 11 años. Reveló con lujo de detalles cómo lo invitaba a su casa (con mesa de pool y golosinas, entre otras cosas) y lo hacía quedarse allí. Pero él no fue el único. Ni el primero. Eso sí, su denuncia pública sirvió para que otros hicieran lo mismo y se sucedieron los casos. Según publicó The Guardian, la forma de actuar era repetida en los jóvenes: chantajes, amenazas físicas y psicológicas. También, amenazas contra lo que podía ser un futuro como futbolistas profesionales.

Pero si le faltaba algún giro a la historia de Woodward, la situación se volvió todavía peor. El entrenador que abusaba de él comenzó a tener una relación con su hermana. "Él era mucho mayor que ella y al principio no quería que la gente lo supiera, así que me dijo que no volvería a jugar a fútbol en mi vida si decía una palabra. Yo estaba muerto de miedo porque en ese punto ya ejercía un poder absoluto sobre mí", recuerda en The Guardian. Unos años después se casaron. El mismo hombre que lo atormentó se convirtió en su cuñado. Mientras tanto, su carrera futbolística se desvanecía. Reveló que varias veces fingió lesiones para ocultar ataques de pánico, y hasta intentó quitarse la vida en más de una ocasión.

Woodward (derecha) y Steve Walters (izquierda) dos de las víctimas de Bennell
Woodward (derecha) y Steve Walters (izquierda) dos de las víctimas de Bennell Fuente: AP - Crédito: The Guardian

La historia para Bennell terminó con la cárcel. Había entrenado numerosos equipos en Manchester, Cheshire, Staffordshire y Derbyshire y tuvo casi un cuarto de siglo en la industria, incluidas asociaciones de siete años con Manchester City y Crewe, antes de ser finalmente arrestado en Estados Unidos. Sucedió en 1994 y allí fue enviado a prisión por primera vez. Había vivido durante dos años en Atlanta, donde dirigió equipos y organizó torneos. Las autoridades norteamericanas lo describieron como una persona con "casi un apetito insaciable" por los jóvenes. De vuelta en Inglaterra, fue sentenciado en 1998 a nueve años de prisión después de admitir 23 cargos de delitos sexuales contra seis niños de 9 a 15 años. Pero salió en libertad. Decidió mudarse y cambiarse de nombre. Dejó de ser Barry Bennell para convertirse en Richard Jones. En 2015 fue sentenciado a dos años de cárcel por abusar de un niño de 12 años en un campamento de fútbol en la localidad de Macclesfield (noroeste de Inglaterra). Ahora, hace sólo algunas horas, la Justicia británica lo condenó por 36 casos de abuso sexual. El próximo lunes se conocería la pena.

Bennell en 1995, cuando fue detenido y condenado en los Estados Unidos; su primera condena por abuso de menores
Bennell en 1995, cuando fue detenido y condenado en los Estados Unidos; su primera condena por abuso de menores Fuente: AP

Manchester City no prestó atención a las denuncias

Manchester City es uno de los clubes más involucrados con este escándalo. Acusaron a la institución de haber puesto en riesgo a cientos de niños después de que se supo que fueron advertidos por algunos de sus entrenadores de lo que efectivamente estaba sucediendo. Estuvo vinculado al club por siete años y allí, varios niños fueron víctimas.

Según publica The Guardian, los documentos policiales de la década del '90 cuestionan si el City se involucró más tarde en un encubrimiento, y uno de los detectives que investigaba el caso sugirió que la prioridad del club era evitar dañar la publicidad. Estiman que fue Gary Cliffe el primero en denunciarlo. Le dijo al diario The Guardian que fue violado en numerosas ocasiones, entre los 11 y los 15 años, dentro de los terrenos que correspondían a Manchester City.

"Nadie puede eliminar su sufrimiento o el de otros que sufrieron abuso sexual cuando eran niños como resultado de su participación en el fútbol (...) En la actualidad, el Club no puede nombrar ni dar detalles específicos sobre dichos informes debido a una investigación legal en curso, pero nuevamente mantiene un diálogo regular con el Equipo de Revisión de FA y la Policía", escribió en un comunicado que publicó en las últimas horas Manchester City. Una historia que tendrá varios capítulos más.

La cronología de Bennell: los crímenes en su carrera

Bennell en una entrevista
Bennell en una entrevista Fuente: AP - Crédito: The Guardian

  • 1970: Barry Bennell comienza a entrenar con sólo 16 años.
  • 1974: consigue un trabajo con Senrab FC, un equipo de juveniles que tenía vínculos con Chelsea.
  • 1978: comienza el trabajo de Bennell con Manchester City.
  • 1985: se une a Crewe Alexandra como oficial de desarrollo juvenil.
  • 1992: se va de Crewe a Stoke City y Stone Dominoes.
  • 1994: recibe su primera sentencia de prisión, en los Estados Unidos, por ofensas contra niños después de ser arrestado allí mientras estaba de gira con Stone Dominoes
  • 1998: tras ser extraditado al Reino Unido, y luego de varias denuncias, admite 25 cargos por abusar de seis niños. Recibe una sentencia de nueve años.
  • 2004: libre, decidió cambiar su identidad y pasar a llamarse Richard Jones.
  • 2015: obtiene una sentencia adicional de dos años por delitos contra un niño de 12 años. Cumple la mitad.
  • 2016: Andy Woodward relata en una extensa entrevista con The Guardian que fue abusado por Bennell. Otros ex jugadores se le suman.
  • 2017: Bennell es acusado de múltiples delitos por abuso infantil entre 1979 y 1990.
  • 2018: se lo declara culpable en 36 cargos, pero afronta muchos más.

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.