Los secretos detrás de Primera cita: cómo se hace un reality de amor

Mariano Martinez al frente de un reality show en el que la clave está en que los participantes actuan con naturalidad, pero con un monitoreo desde el control que los va guiando para conseguir situaciones dramaticamente atractivas.
Mariano Martinez al frente de un reality show en el que la clave está en que los participantes actuan con naturalidad, pero con un monitoreo desde el control que los va guiando para conseguir situaciones dramaticamente atractivas. Fuente: LA NACION - Crédito: Rodrigo Néspolo
Ricardo Marín
(0)
19 de febrero de 2018  • 15:14

Las emisiones de Primera cita, el programa que conduce Mariano Martínez por Telefé, exhiben la parte deliciosa de los encuentros iniciales que tienen los participantes en su anhelo por encontrar a su alma complementaria. Todo transcurre fluidamente en una velada que encaja a medida para ellos. El vestido no muestra las costuras de unión. Sin embargo, para llegar a lo que aparece en pantalla hay todo un trabajo de construcción de esos momentos y de pulido en el acabado para que las interacciones fluyan sin asperezas.

El sitio en el que tienen lugar los encuentros remeda a un restaurante donde los comensales pueden disfrutar de una cena romántica. Muestra la tranquilidad y el ambiente agradable que caracteriza a estos lugares. Lo raro es que donde se graba el programa es un estudio de televisión. En el mismo imperan el nerviosismo y la actividad afiebrada que caracteriza inexorablemente a estos sitios.

¿Cómo logran el efecto? Sacando del lugar a camarógrafos y técnicos de sonido para registrar las escenas y los parlamentos. En el ámbito en el que ocurre la reunión de los participantes solo hay cámaras robóticas que captan lo que allí pasa y lo que se habla se escucha por micrófonos inalámbricos individuales. Las cámaras son 20, están dispuestas en lugares estratégicos para captar lo que ocurre en todo el ámbito escenográfico y tienen un diseño que les permite mimetizarse con el mismo. Fuera de este escenario y en el control es donde se mantiene el vértigo de la labor televisiva. Mariano Martinez despegado de este ajetreo y en contacto con los protagonistas de las citas es quien oficia de nexo entre ambos mundos.

Entrevista a Mariano Martínez

01:04
Video

Desde el control, le van dando indicaciones de cómo debe actuar para guiar las acciones hacia lo que se pretende lograr. En este otro ámbito, el del manejo técnico, la especificidad de este programa es que, a diferencia de un control habitual donde hay un equipo para manejar la grabación, aqui hay tres equipos trabajando en simultáneo, haciendo foco en distintas parejas. Cada uno de estos equipos está encabezado fundamentalmente por dos personas: una que trabaja con las imágenes y otra que monitorea lo que conversa la pareja que le toca seguir. La que trabaja con las imágenes lo que hace es una suerte de edición provisoria eligiendo las mejores tomas o las más pertinentes de las que le llegan de las distintas cámaras que graban a la pareja en cuestión. La que monitorea las conversaciones se encarga de chequear que lo que hablan los participantes sea interesante, ya que si empiezan a hablar de cuestiones aburridas se les avisa para que cambien a un tema más atractivo. Otra función de esta persona es la de detectar cuándo se puede cortar la charla de una pareja para invitarla a jugar, sin interrumpir algún diálogo importante.

El control con las funciones habituales multiplicadas por tres.
El control con las funciones habituales multiplicadas por tres. Fuente: LA NACION - Crédito: Rodrigo Néspolo

Por otra parte, el director general y sus asistentes permanecen atentos a todo lo que pasa y van dando las indicaciones acerca de qué hacer, de acuerdo a lo que ven en los monitores y de la información que les llega de los equipos que siguen a las parejas. El programa se graba a diario: dos días de la semana, por la mañana y los otros tres, por la tarde. Si bien lo que le pasa a una pareja ocurre todo en una misma grabación, lo que aparece en cada emisión es una mezcla de la experiencia de parejas que grabaron en diferentes oportunidades. Esta elección se hace durante la edición final para que el ensamblaje de distintas experiencias consiga presentar una variedad de casos contrastantes entre sí. Como se ve, una cocina compleja para lograr el punto justo de una Primera cita seductora, que va más allá de lookearse de manera atractiva y de sacar a relucir los mejores modales.

Primera cita. De lunes a viernes, a las 19, por Telefé.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?