Temperley-Independiente: los suplentes del Rojo empataron frente a un rival necesitado

Argentina Superliga
  • 0
Temperley

Temperley

  • 0
Independiente

Independiente

Jonathan Wiktor
(0)
17 de febrero de 2018  • 21:00

Con la mente puesta en la revancha con Gremio, por la Recopa Sudamericana, Ariel Holan eligió un equipo alternativo para ir a Temperley. La cercanía con el viaje a Porto Alegre, en donde Independiente buscará sumar un nuevo título internacional, obligó al entrenador a optar por darle descanso a sus mejores hombres. La apuesta le resultó a medias: tras un buen primer tiempo, en el que convirtió al arquero Josué Ayala en figura, se desinfló en la segunda parte y apenas empató 0 a 0. Así, y aunque jugó durante más de 20 minutos con uno más que su rival, dejó pasar una buena oportunidad para escalar posiciones en la Superliga . El miércoles, en Brasil, estará lo más importante.

Pero Independiente, a diferencia de la imagen que dejó en los últimos minutos, arrancó en un buen nivel. Las dos primeras situaciones fueron a su favor. Una buena jugada individual de Juan Manuel Martínez y un remate de Leandro Fernández, tras una gran asistencia de Nicolás Figal, pusieron a prueba a Ayala, quien respondió con firmeza. Silvio Romero, poco después, amenazó con poner en ventaja al Rojo, pero otra vez el arquero de Temperley, cada vez más grande, evitó el descalabro. El amanecer, estaba claro, era de Independiente. Las manos del arquero de Temperley eran el único motivo por el que el empate todavía se mantenía.

Antes de los 20 minutos llegó el primer ataque serio del local. Juan Ignacio Sánchez Sotelo, tras un rodeo preciso, quedó de frente a Damián Albil, quien, en dos oportunidades, logró proteger su territorio. El partido, a partir de ese momento, entró en una meseta. Independiente controlaba la pelota, Temperley cerraba los caminos, y el encuentro se estancó en la mitad de la cancha.

A los 39 el equipo de Ariel Holan volvió a llegar con claridad. Juan Manuel Sánchez Miño trepó por la izquierda, pensó y, con un centro atrás, encontró a Gonzalo Verón, quien conectó un buen disparo que Ayala, una vez más, interceptó. Gonzalo Asis, el lateral derecho del Rojo, que entraba al galope, recibió el rebote, pero no hubo caso: el arquero de Temperley, en una noche memorable, evitaba una vez más el gol de la visita.

Lo mejor del partido

En la segunda parte, cuando el ácido láctico comenzaba a asfixiar los músculos de los futbolistas, el partido se hizo más agresivo. Los espacios, de a poco, aparecieron. El dominio de la pelota, que en el primer tiempo había sido de Independiente, se repartió.

Gigliotti, que estaba en el banco, entró para tratar de abrir los espacios. Lo hizo en lugar de Silvio Romero, quien tuvo un debut aceptable: así, se perfila para ser titular el miércoles, en el Arena do Gremio.

Cuando faltaban 20 minutos Temperley se quedó con uno menos. Matías Nani, por una feroz patada a Diego Rodríguez Berrini, se fue expulsado y encendió las alarmas de su equipo. El Rojo intentó sin sentido calibrar sus líneas. Pero la falta de generación de juego lo dejó vacío.

Temperley, a fuerza de carácter, logró equilibrar la falta de uno de sus jugadores y superó el temporal. Lejos de encerrarse en su propia zona, fue en busca de una oportunidad que le permitiera dar el golpe. Independiente, confundido por lo que pasaba, no supo cómo transformar la superioridad numérica en dominio territorial.

Las últimas jugadas, incluso, fueron de pelota quieta para el local. El mejor momento de Temperley llegó cuando estaba con uno menos. El peor de Independiente, cuando estaba con uno más.

El equipo de Holan ahora sólo piensa en la Recopa Sudamericana. Ayer, en Temperley, dejó escapar dos puntos.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.