Murió Jorge Fernández, uno de los mejores welter de la historia

Jorge Fernández reinó como campeón argentino superwelter; argentino y sudamericano mediano, y campeón español mediano
Jorge Fernández reinó como campeón argentino superwelter; argentino y sudamericano mediano, y campeón español mediano
Osvaldo Principi
(0)
17 de febrero de 2018  • 21:14

El porteño Jorge Fernández, considerado como uno de los tres mejores pesos welter (66.678 kg), de la historia del boxeo nacional, falleció el jueves 15 del corriente, a la edad de 82 años, en Capital Federal, por causas naturales.

Una de las polémicas más atractivas, que asfixiaba las intensas tardes de entrenamiento en el gimnasio Luna Park, estaba dada en el criterio de los auténticos expertos de boxeo, que por ahí pasaban, al debatir sobre quien había sido el medio-mediano más importante del país. Sabio como pocos, Pepe Cardona, historiador pionero de nuestro pugilismo, no resignaba su apoyo al rosarino Amelio Piceda, titular en la década del ´40 y vencedor de Eduardo Lausse. Opiniones calificadas como las de Jaime Rodriguez, Manuel Hermida y Victor Arnoten no admitían ningún otro candidato; sólo Luis Federico Thompson, el panameño nacionalizado que "enamoró" a los argentinos en las décadas del 50 y 60. Este era el hombre en cuestión. Sin embargo, para todas las generaciones de críticos versados, la irrupción de Jorge Fernandez, a fines de los ´50, revolucionó esta categoría por su forma de combatir.

"No hubo peleador como Jorge Fernández; fue el clásico "fighter" americano en rings argentinos. Vi a todos, desde los 50 a hasta el siglo XXI, y Jorge fue el mejor". Esta era la permanente afirmación de Julio Ernesto Vila, estadístico indiscutido y fallecido en 2013.

La nueva camada de este peso, liderada por Marcos " Chino" Maidana, Carlos Baldomir y Lucas Matthysse, entraría en fascinantes juegos comparativos con su pasado, para valorar méritos, logros y valía.

Conocido como: "El torito de Pompeya", había nacido el 28 de septiembre de 1935. Combatió entre 1953 y 1973. Fue campeón argentino de los medianos jr y se convirtió en uno de las más encarnizados rivales del norteamericano Emile Griffith, con quién perdió por puntos en fallos localistas, dos veces, en 1960 y luego cayó por KOT en el noveno round ante el mismo Griffith, estando en juego el mundial welter, en 1962 en Las Vegas, al recibir un artero golpe bajo.

Fue un clásico fondista del boxeo de la Cabalgata Deportiva Gillette, en los viernes del Madison Square Garden y el St. Nicholas Arena, de Nueva York. Allí, batió a Isaac Logart, Ted Wright y Denny Moyer, entre otros. Añorados serán sus sábados de Luna Park , su ida y vuelta, ganando y perdiendo con Martiano Pereyra, su clásico con Luis Federico Thompson y sus dos derrotas con Carlos Monzón, en 1966 y 1967. Tuvo a Alfredo y Tino Porzio, en el rincón.

Se acogió a un exilio, pugilístico y político, en España, junto a Goyo Peralta y Carlos Capella, bajo la protección de Juan Domingo Perón, y allí cerró su carrera excepcional de 126 cotejos, con 113 victorias ( 81 K.O), 10 derrotas y 3 empates.

Dedicó sus últimos años a la formación del sindicato para sus colegas: "Boxeadores Argentinos Agremiados", que jamás pudo imponerse en la esfera local. Quizás, haya sido su única frustración en esta actividad, en la que siempre brilló ante los mejores oponentes del mundo.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.