Gastón Mazzacane quiere romper su racha y por fin festejar en el TC

El Chevrolet de Gastón Mazzacane domina en Río Negro; el platense tiene pendiente recibir primero la bandera de cuadros
El Chevrolet de Gastón Mazzacane domina en Río Negro; el platense tiene pendiente recibir primero la bandera de cuadros Crédito: Prensa Mazzacane
Alberto Cantore
(0)
18 de febrero de 2018  

VIEDMA, Río Negro.- Setenta días transcurrieron entre la prueba de clasificación del Gran Premio Coronación 2017, en el autódromo Roberto Mouras, de La Plata, y la apertura del calendario de 2018, en esta capital. Pero el paso del tiempo no modificó quién quedó al frente. Al momento de dejar una marca en los cronómetros, Gastón Mazzacane se presenta como una referencia en el Turismo Carretera: tres veces en las últimas cinco competencias se adueñó de los dos puntos que entrega la qualy; cinco de las últimas seis que un usuario de Chevrolet hizo el mejor registro, en lo más alto de la planilla oficial de tiempos figuró el platense.

Esa felicidad que invade a Mazzacane los sábados no encuentra continuidad al día siguiente, en la carrera: en 115 presentaciones, el Rayo no logró una victoria. Por errores propios y por inconvenientes mecánicos, el festejo se le atraganta al último piloto argentino que participó en Fórmula 1.

"Fuimos una referencia desde que pusimos el auto en la pista. Ahora tenemos que trabajar para la carrera: con calor, mi auto se cae, pierde rendimiento", desliza Mazzacane, con un dejo de preocupación, porque la temperatura es agobiante en Viedma. Ayer, al salir Christian Ledesma de su Chevrolet, en el habitáculo midieron una temperatura de 82 grados. En el circuito de 4118 metros, contra la elevada sensación térmica y los pronósticos que señalaban a Dodge como la marca favorita para la victoria, el platense intentará romper el maleficio que lo persigue y trepar a lo más alto del podio. Desde las 9, compartirá la primera fila de la grilla de la serie de apertura, junto al campeón, Agustín Canapino (Chevrolet); convertirla en la más veloz de las tres será el primer desafío, pues con eso se aseguraría largar la final, a las 13.10, en el mejor cajón.

"La pole no define nada, apenas marca una tendencia. Porque podés ser el más rápido de la clasificación y largar tercero la final. Eso no impide que disfrute ser el más rápido el viernes y el sábado. Eso muestra que el equipo está bien, que tenemos profesionalismo: rompimos el motor en la prueba de La Plata antes de venir a Viedma y nos recuperamos rápidamente", analizó el piloto del Dole Racing, que se repuso luego de que Juan Martín Trucco (Dodge) le arrebatara el Nº 1 por unos minutos.

"Tengo la ansiedad normal, es cuestión de esperar el momento. La expectativa es la de todas las carreras, como también lo es por ser protagonista y pelear por el título. Pero la etapa regular del campeonato sirve para medir, regular la manera en que sumás los puntos para llegar a la Copa de Oro. En el medio hay carreras especiales... No sé si sirve ganar las dos primeras fechas del año; lo que permite es tener paz interior por haber sumado el triunfo que habilita a ser campeón...", relató Mazzacane, a quien como piloto invitado en TC Mouras, hace dos semanas en Concepción del Uruguay, se le escapó el triunfo al romper un neumático.

Fue una de las varias desaventuras que le negaron ese primer festejo. En Turismo Carretera la lista de frustraciones consta de Posadas 2016, cuando en el giro final una rotura del motor lo llenó de desánimo; Olavarría 2017, cuando un error en una frenada, a escasos minutos del desenlace, lo relegó al tercer puesto y entregó la victoria a Matías Rossi; Toay 2017, cuando resultó el más veloz del sábado pero no refrendó su momento y escoltó a Facundo Ardusso, y el Gran Premio Coronación del mismo año, en el que un toque en una maniobra con el uruguayo Mauricio Lambiris le quitó la chance de inscribir su nombre en la lista de campeones.

Una nueva temporada de TC. Y una ilusión que se renueva para Mazzacane, que corre para deshacer el hechizo.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.