Nuevos bríos y viejos vicios en el primer paso de Jaguares

Fuente: LA NACION
Alejo Miranda
(0)
18 de febrero de 2018  

A simple vista, la versión 2018 de los Jaguares fue una réplica de las anteriores. En el primer partido con Mario Ledesma al mando, la repetición de errores marcó una continuidad respecto del ciclo de Raúl Pérez. No obstante, y con el margen que concede el primer partido, la derrota 28-20 ante Stormers en el debut en el Super Rugby 2018 dejó traslucir signos positivos, que permiten confiar en que a fin de temporada el balance sea más auspicioso.

Del lema de "locura y labura" que pregonan Ledesma, Nicolás Fernández Miranda y Martín Gaitán se vio mucho de lo primero y quedó claro que todavía resta un buen trecho por recorrer en relación a lo segundo. En los últimos 25 minutos, los Jaguares se impusieron física y tácticamente y estuvieron muy cerca de dar vuelta un partido que se había tornado cuesta arriba, debido a un inicio desconcertante. En ese lapso emergió el juego que promueve el nuevo staff, dominando con prepotencia a los poderosos Stormers, sólo frustrado por la incapacidad para traducir acciones positivas en puntos.

En el Newlands Stadium de Ciudad del Cabo, la falta de contundencia en los últimos metros fue el déficit más evidente de los Jaguares, lo que los privó de una victoria épica. Cuando Stormers anotó su tercer try al inicio del segundo tiempo y estableció una diferencia máxima de 22-6, llegar a tal desenlace parecía utópico.

A ocho minutos del final, los Jaguares se habían puesto a cinco (25-20) y estaban a centímetros del in-goal rival. Tuvieron un scrum-5 a favor con un hombre de más, pero el árbitro los sancionó con penal en contra cuando la formación avanzaba y más tarde desperdiciaron un franco contraataque con superioridad numérica. En total hubo por lo menos seis acciones en las que llegaron a lo profundo de la defensa sudafricana y se volvieron con las manos vacías por errores propios.Ni siquiera sumaron punto bonus por el penal sobre la hora marcado por Damian Willemse, que estableció el score definitivo.

Antes, claro, hubo una acumulación de desatenciones que propiciaron aquella diferencia amplia. Principalmente durante el primer tiempo, el tackle estuvo ausente. Según Opta, la eficacia fue solo del 53% (38 de 72), una estadística alarmante. Así, Stormers quebró constantemente la línea de ventaja y apoyó tres tries con relativa facilidad, que le permitieron alejarse paulatinamente en el marcador. Una de las premisas que intenta restablecer la flamante conducción y sin la cual es imposible ser exitoso en este nivel.

El scrum, otro de los pilares, había empezado bien, pero se debilitó rápidamente, especialmente en el flanco izquierdo. El try-penal que dejó al equipo a tiro fue por esa vía, pero con un jugador de más. La disciplina volvió a ser deficitaria (15 penales), especialmente por la reiteración de infracciones evitables, otro mal endémico de este plantel. La amonestación de Joaquín Tuculet costó ocho puntos, aunque fue consecuencia de una situación apremiante.

Entre las novedades, Gonzalo Bertranou cumplió con creces a pesar de que no tuvo muchas pelotas rápidas y Bautista Ezcurra empezó fallando tackles cruciales y compensó con otros contundentes. Para destacar, también, el debut absoluto de tres jugadores que ingresaron en el segundo tiempo: Javier Díaz, Juan Pablo Zeiss y Bautista Delguy. Los pilares estuvieron firmes y el wing de Pucará mostró algunos destellos de su capacidad de desequilibrio.

El sábado próximo, en Johannesburgo, a los Jaguares les espera un nuevo compromiso de máxima exigencia: los subcampeones Lions, que debutaron con victoria 26-19 ante Sharks. Ayer quedó en claro que tienen armas para imponer su juego, pero antes deben despojarse de los vicios que arrastran de siempre. La locura está, todavía queda mucho trabajo por hacerse.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.