Andrés Lioi, el pibe que sueña en grande en Rosario Central: humilde y algo tímido, se lució con tres goles

Lioi, la figura ante Olimpo
Lioi, la figura ante Olimpo Fuente: LA NACION - Crédito: Marcelo Manera
Humilde y algo tímido, a los 20 años se lució con tres goles y vive un momento "mágico"
Pablo Casazza
(0)
19 de febrero de 2018  

ROSARIO.- Fue una noche que seguro soñó desde chico. Con la camiseta del equipo del que es hincha, el estadio repleto, los primeros partidos en la primera, la confianza plena del entrenador... Esta es la historia, una parte, es cierto, de una incipiente carrera a la que le quedan muchos minutos por desandar. Andrés Lioi, de Rosario Central, marcó tres goles en la aplastante victoria contra Olimpo por 5 a 0. Un éxito que confirma la recuperación del equipo que viene de un 2017 irregular.

Humilde, de perfil bajo, vive con su familia (sus padres y su hermano menor). Es educado, agradecido y hasta algo tímido. Así se muestra el volante que cumplirá 21 años el 7 de marzo y que firmó su primer contrato en noviembre último.

"Fue increíble, salió todo perfecto", contó en una charla telefónica con la nacion, mientras compartía el domingo con la familia. Cuentan que su abuelo, quien lo llevó a jugar al baby a Central Córdoba, no podía más de la emoción, y que sus amigos, lloraban por la noche consagratoria.

Llegó a Rosario Central, desde Renato Cesarini. Desde la octava recorrió escalón por escalón hasta que Leo Fernández lo puso en la reserva, y luego en la Primera. "Hice seis goles en inferiores, y dos en la reserva", recuerda. En la noche del sábado marcó casi la mitad de esos tantos en un solo partido y en la máxima categoría. "Hacer un gol en primera ya es increíble. Terminó el partido y me encontré con que hice tres. Me llevé la pelota, fue mucha emoción. Todavía la verdad que no caigo. Es algo mágico", cuenta.

Medido y cauto, reconoce que tiene sueños grandes en el fútbol, pero pone un freno: "Estoy en un período de adaptación a la primera división, tengo mucho que aprender, principalmente de los grandes compañeros que tengo. Debo potenciar mis cualidades en el tiempo que me toque jugar".

En las inferiores jugó como volante por ambas bandas, y anteanoche, se pudo advertir con qué naturalidad maneja esos espacios. "De los tres goles me gustó más el segundo, por la jugada con muchos toques, por la habilitación de Zampedri, y porque tuve que resolver ante la salida del arquero, y la única opción fue picarla", confiesa con una naturalidad de un goleador experto.

Y continuó: "En el primero, traté de definir con la mente fría, y salió también muy bien, con un gran pase de Lovera. En el tercero, José Luis Fernández metió una gran contra, y por suerte pude definirlo. Salieron las cosas muy lindas, tanto en lo personal y como en lo grupal", relata entusiasmado.

Andrés Lioi no había nacido cuando un volante de Rosario Central marcó por última vez tres goles. Fue el 15 de marzo de 1995, en un éxito ante Belgrano, en Córdoba. Ni más ni menos que un ídolo indiscutido auriazul: el Kily Cristian González, hoy trabajando en inferiores.

Mira mucho fútbol local, porque considera importante conocer a los rivales y a los sistemas de los otros equipos. También se da tiempo para ver ligas extranjeras y la Champions. "Estoy rodeado de grandes jugadores. Pachi Carrizo y Washington Camacho son mis referentes en el puesto. Y cada día puedo entrenarme con ellos".

Andrés Lioi y esos momentos que quedan grabados para siempre.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.