La industria cinematográfica china encuentra su camino a casa

El público chino deja grandes ganancias a Hollywood, pero en ocasiones no queda muy claro qué obtiene la industria cinematográfica china a cambio.
El público chino deja grandes ganancias a Hollywood, pero en ocasiones no queda muy claro qué obtiene la industria cinematográfica china a cambio. Crédito: Harriet Lee-Merrion
(0)
19 de febrero de 2018  • 12:32

Un hombre tuvo un sueño en el que le decían que encontraría una gran fortuna en un lugar lejano. Al despertar, partió de inmediato dispuesto a encontrarla. Luego de un largo viaje, lleno de peligros y adversidades, llegó al lugar que había soñado. Un lugareño que había escuchado el propósito del soñador rio largo y tendido al tiempo que le contaba que él había soñado en tres ocasiones con una casa donde había un tesoro enterrado debajo de una fuente. El soñador cayó en cuenta de que el lugar que el hombre describía era su propio patio. Regresó a casa y encontró el tesoro.

Al igual que el hombre de esta historia, la industria cinematográfica china ha recorrido un largo camino para encontrar su lugar en el mundo. En 1994, "The Fugitive" se convirtió en la primera gran cinta hollywoodense en estrenarse en China en décadas. El público estaba embelesado con el ritmo acelerado de la película y los efectos especiales, y resultó un éxito desmedido. Desde entonces, la industria cinematográfica china ha tenido una compleja relación con Hollywood.

A pesar de la reciente disminución de los ingresos en taquilla en China ?los ingresos por ventas de entradas al cine aumentaron un 3,7 por ciento en 2016, luego de haberse estado incrementando un 35 por ciento anual en promedio de 2011 a 2015?, el país sigue teniendo un mercado cinematográfico considerable, con cines que siguen expandiéndose hacia más zonas rurales y audiencias que demuestran su apetito voraz por las películas hollywoodenses de acción. Tan es así que, en fechas recientes, Hollywood ha comenzado a hacer películas teniendo en mente el mercado chino, incluyendo en el reparto a estrellas taquilleras del cine de aquel país y modificando los argumentos y la estética de las cintas para ganarse a los cinéfilos de China.

Mucha gente de la industria cinematográfica china, desde guionistas jóvenes hasta críticos experimentados, conocen la estructura dramática de Hollywood muy bien y defienden sus tropos y tácticas. Además, muchas ofertas estadounidenses que se presentan en el mercado chino, independientemente de su calidad, siguen teniendo éxito con este público, en especial con los jóvenes, cuyos gustos y hábitos han sido moldeados por programas de televisión y filmes hollywoodenses. Al igual que las audiencias de otros países en vías de desarrollo, el público en China suele tener una visión mundial filtrada por Estados Unidos y enfocada en ese país, a pesar de que Estados Unidos no es el mundo entero y Hollywood no es la única industria cinematográfica existente.

Cinéfilos chinos ven "Avatar" en tercera dimensión, una película de James Cameron
Cinéfilos chinos ven "Avatar" en tercera dimensión, una película de James Cameron Crédito: Agence France-Presse - Getty Images

Como un océano que no se cierra a ningún afluente, la industria del cine en China seguirá influyendo en sus contrapartes internacionales, pero también recibiendo su influencia. China necesita de Estados Unidos y viceversa mas, por el momento, hay una enorme discrepancia puesto que son muy pocas las películas chinas que entran al mercado estadounidense y atraen a un público numeroso. Las audiencias en China le proporcionan enormes ganancias a Hollywood pero, ¿qué obtiene la industria cinematográfica china a cambio?

Es más, las cintas que se producen en China en ocasiones enfrentan crudos desafíos a la sombra de los éxitos taquilleros de Hollywood . Tenemos razón en preocuparnos por el legado y la sobrevivencia de la tradición fílmica china, así como por la posible pérdida de nuestra singular estética y nuestros valores únicos.

A pesar de estas preocupaciones, como un barco que navega siguiendo la corriente, continuaremos trabajando para mantener lo que nos distingue al tiempo que reconocemos los beneficios de este intercambio cultural. Tan solo pensemos cómo el maíz, el tomate y el camote llegaron de otras tierras, pero de cualquier manera pudieron prosperar en China y contribuir a la alimentación.

He trabajado con Hollywood anteriormente y mi experiencia ha enriquecido mi apreciación de ambos mundos. Dadas las diferencias regulatorias y tecnológicas entre las industrias cinematográficas de China y Estados Unidos , no siempre es sencillo aplicar lo aprendido en un entorno al otro. En ocasiones los esfuerzos por realizar mejoras terminan provocando problemas mayores, pero la reflexión y la rectificación siempre son esenciales. Dudar ante el temor de equivocarse jamás permitirá que se den el crecimiento y los cambios necesarios para la creación del arte.

Aunque el tesoro está escondido a plena vista, nos damos cuenta de que es el viaje lo que es indispensable. Es importante mantener canales abiertos ?al igual que nuestra mente? para alcanzar una comprensión mutua de nuestras culturas, políticas y economías. Ambas partes deben viajar más lejos de lo que imaginaron con el fin de conocerse mejor y explorar las posibilidades de un futuro maravilloso.

Padre e hijo observan carteles de películas extranjeras afuera de un cine en Pekín. Hollywood ha moldeado durante mucho tiempo los gustos y preferencias del público chino
Padre e hijo observan carteles de películas extranjeras afuera de un cine en Pekín. Hollywood ha moldeado durante mucho tiempo los gustos y preferencias del público chino Crédito: Mark Ralston/Agence France-Presse - Getty Images

© 2017 Zhang Yimou, director que ha sido nominado al Oscar; entre las películas que ha realizado se encuentran "Ju Dou", "Raise the Red Lantern", "Hero" y "House of Flying Daggers".

Distribuido por The New York Times Syndicate

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.