La grieta, en las tribunas: del insulto a Macri por el arbitraje a las agresiones entre hinchas por diferencias políticas

Buena parte de los hinchas cantó, pero la barra se quedó callada
Buena parte de los hinchas cantó, pero la barra se quedó callada Crédito: Captura TV
Juan Patricio Balbi Vignolo
Olivia Díaz Ugalde
(0)
19 de febrero de 2018  • 19:17

Los cantos contra Mauricio Macri, presidente de la Nación, se convirtieron en una constante en el fútbol argentino. San Lorenzo y River son los clubes que más lo han hecho notar cuando juegan de local. Si bien no todos los hinchas que asistieron ayer al Monumental participaron de los insultos, buena parte eligió expresar su bronca por el mal arbitraje con un grito que comienza a tomar popularidad: "Mauricio Macri, la p... que te parió, Mauricio Macri, la p... que te parió".

Ayer, en Núñez, la situación se vivió a los 35 minutos del segundo tiempo, cuando el árbitro Jorge Baliño cobró un tiro libre indirecto en el área millonaria por un supuesto pase al arquero de Jonatan Maidana. Antes, en el primer tiempo, todo el estadio había apuntado contra la terna arbitral con silbidos e insultos por el penal no cobrado a Lucas Pratto y el gol en offside de Santiago García. Tras esas dos acciones, el clima ya se había caldeado y no había vuelta atrás: fue generalizada la silbatina cuando regresaron al terreno para el segundo tiempo. Pero el error puntual en el cierre desató la furia contra Macri.

Lejos estuvo de ser un canto generalizado: no todo el Monumental se sumó al grito. Alrededor de un 60% de los más de 40 mil presentes eligió cantar y el insulto se escuchó con fuerza en las populares Sívori y Centenario, y en menor medida en las plateas San Martín y Belgrano Alta. Fueron 20 segundos de enojo que terminaron con un ensordecedor abucheo de todos los presentes cuando la pelota en el tiro libre que ejecutó Viera terminó yéndose lejos por encima del travesaño.

Insultos para Macri en la cancha de River

0:15
Video

¿Qué ocurrió con la barra brava en ese momento? Se quedó callada. Los Borrachos del Tablón no taparon la canción, pero tampoco la cantaron. Como sucede en general, el grupo que se ubica en el centro de la popular Sívori nunca se suma a las canciones que ellos no comienzan, pero al final del encuentro encabezó otro grito, apuntando directamente a Claudio "Chiqui" Tapia, presidente de la Asociación del Fútbol Argentino: "River va a salir campeón, aunque la AFA no quiera...".

Luego del encuentro, el ambiente en el anillo del Monumental no fue el mismo del que se puede palpar en un domingo habitual: los jugadores se retiraron sin hacer declaraciones (suelen hablar uno o dos con la prensa) y el técnico Marcelo Gallardo, quien contó que estuvo a punto de no asistir a la conferencia de prensa por la bronca, se detuvo a contestar únicamente dos preguntas. Luego de 4 minutos y 39 segundos, con una visible molestia y calentura por lo ocurrido, se retiró de la sala.

Los dirigentes de River habían adoptado por el hermetismo y el silencio, sin brindar declaraciones al respecto, pero el presidente Rodolfo D'Onofrio rompió ese silencio con un tuit: En los pasillos más íntimos del Monumental reconocen que el tema conlleva una sensibilidad muy fuerte y las palabras deben ser más que medidas.

La única figura pública que opinó sobre el momento de tensión que se vivió en el Monumental fue el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, quien asistió a su platea como todos los domingos."Estuve en el estadio, yo suelo ir. Fue un arbitraje bastante malo, para decirlo elegantemente. Pero Macri no tiene ninguna culpa. Los insultos fueron unos segundos, nada más. No fue una situación cómoda. Yo estaba en medio de la platea, no en un palco. Era más que incómodo. Fue un ratito nada más, no pasa nada", comentó en Radio La Red.

La famosa grieta, en las tribunas

Los tablones volvieron a ser testigos de agresiones y entredichos entre simpatizantes. "Un hombre atrás mío, de unos 60 años, me toca de atrás y me dice: 'vos debés ser un kirchnerista de mierda, hijo de p..., contra la yegua tenés que cantar, sorete'. Me siguió insultando, me di vuelta, ni le contesté y me reí. Entonces él y su hijo intentaron empujarme por una escalera que da hacia la boca de salida", relata a LA NACION un hincha de River que prefiere preservar el anonimato.

"De esa zafé, me acomodé a unos metros para ver los últimos minutos del partido. Entonces giré la cabeza para mirarlos. Cuando me ven que los miro, bajan la escalera y el más joven (creo que era el hijo del hombre) me metió una trompada en la mejilla. Un par lo pudieron separar y me fui", concluye su relato de la experiencia vivida ayer en la platea San Martín Alta.

El partido trascurrió sin que este tipo de episodios se hagan públicos. Pero el resultado del partido y los polémicos fallos del árbitro elevaron el tono de los hechos. En medio de los insultos, se pudieron detectar varios entredichos entre hinchas en las tribunas por inclinaciones políticas mientras sonaba la canción.

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.