Una nueva batalla para Asteríx, en la Argentina

Dos editoriales se disputan los derechos de la historieta francesa
Daniel Gigena
(0)
20 de febrero de 2018  

"Días tristes para René Goscinny, para las nuevas generaciones de lectores y para los que vemos nuestro trabajo fagocitado por el cortoplacismo berreta". Ese tuit de la cuenta de Libros del Zorzal fue leído por miles de usuarios desde que se publicó, el viernes pasado. ¿A qué se refería? Según cuenta el editor Leopoldo Kulesz a LA NACION, la editorial francesa Hachette había cedido a su sello los derechos de toda la saga de historietas de Asteríx para volver a instalar la obra cumbre de Goscinny y Albert Uderzo en el país con una nueva traducción. Varias personas, comandadas por Kulesz y Agustina Blanco, trabajaron en esa tarea, que Hachette auditó y evaluó como inmejorable.

Sin embargo, pese a los esfuerzos y méritos reconocidos por argentinos y franceses, Hachette autorizó que la edición de Planeta/Libros del Zorzal se venda en librerías y quioscos de diarios y revistas y, al mismo tiempo, permitió que Salvat, propietaria de la versión anterior, comercialice sus propias ediciones en quioscos. Si bien la operación es legal, no deja de ser atípica. En quioscos de diarios y revistas compiten ambas versiones. Los editores argentinos saben que los remanentes de esos fascículos terminan en librerías de saldos. A raíz de esto, Planeta/Libros del Zorzal bajó los precios de su edición para competir con la de Salvat. Una pequeña guerra editorial de origen francés se libra en territorio argentino.

Asteríx el galo fue creada por el guionista Goscinny y el dibujante Albert Uderzo en 1959. Fue (y es aún) un éxito en Francia y se tradujo a más de cien idiomas. La traducción que circula en español es la de Jaime Perich y Víctor Mora, que pasó por varias editoriales y ahora difunde Salvat. Según Kulesz, uno de los defectos evidentes de esa traducción es que los nombres de los personajes no siguen lógica alguna. Además, abundan galicismos, imprecisiones y errores notorios, como problemas de coherencia a lo largo de la colección. En la nueva versión, la tilde del nombre de Asteríx migra de la letra e a la i para reforzar la referencia a "asterisco", de donde proviene el nombre del héroe.

"Hay también una pérdida casi sistemática de los juegos de palabras, bromas y dobles sentidos", asegura el editor, que comenzó a negociar los derechos de Asteríx en la Feria de Fráncfort de 2006. En 2014, los compró junto con Planeta. Desde 2015, Planeta/Libros del Zorzal publicó los primeros álbumes; a un ritmo sostenido, llegaron a los 24. "No fue fácil reinstalar la colección, ya que hacía 25 años que estaba ausente de las librerías y quioscos argentinos".

Por ahora, la historia termina mal. "En nombre del cortoplacismo, pierden los lectores, pierde Goscinny y Asteríx es derrotado por los bárbaros", sostiene Kulesz. LA NACION consultó a los editores de Hachette y de Salvat por esta decisión, pero al cierre de esta edición no había obtenido respuesta. Como en la historieta, esto también continuará.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.