Suscriptor digital

Para no seguirle el juego al chavismo, la oposición planea boicotear los comicios

La MUD no inscribirá un candidato de unidad y varios de sus partidos no participarán el 22 de abril
Daniel Lozano
(0)
20 de febrero de 2018  

CARACAS.- La Mesa de la Unidad Democrática (MUD) decidió no inscribir un candidato unitario para las elecciones presidenciales del 22 de abril, tras dos semanas de discusiones en busca de un consenso. La resolución se toma luego de un intenso forcejeo político, a regañadientes para dos de sus principales organizaciones y con el temor de que finalmente el exgobernador Henri Falcón se lance por su cuenta. Su partido, Avanzada Progresista, hasta ahora forma parte de la MUD.

La postura en favor de la abstención de Primero Justicia (PJ), partido liderado por el expresidente legislativo Julio Borges y por el exgobernador Henrique Capriles, resultó determinante. Ya la Causa R y Voluntad Popular, partido del preso político Leopoldo López, se habían adelantado la semana pasada al anunciar que no acudirían a los comicios ni respaldarían a candidato alguno porque, a su juicio, hacerlo significaría legitimar un fraude para perpetuar a Maduro.

La decisión del núcleo fundamental del llamado G-4 forzó a Acción Democrática (AD) y Un Nuevo Tiempo (UNT), proclives a participar desde el principio, pese a que la comunidad internacional, en su mayoría, rechaza las elecciones y adelanta el desconocimiento de sus resultados. Pero ni siquiera en el seno de PJ existía unanimidad: sus dos líderes mantuvieron posiciones confrontadas hasta la decisión final. Borges encabezó el rechazo a la firma del acuerdo de Santo Domingo por no cumplir condiciones electorales.

AD consideraba que debía inscribir a un líder ante el poder electoral, que sería el encargado de luchar por condiciones electorales y que, si no lo lograba, se retiraría de la contienda denunciando los abusos. Henry Ramos Allup, secretario general de AD, había lanzado su precandidatura desde hacía meses. En UNT todavía consideraban ayer que la abstención se trata de un error político.

"Es la decisión correcta, pero debe estar acompañada de otros elementos unitarios. Por ejemplo: la foto de todos los líderes de la oposición e instituciones como la Iglesia. También generar una dinámica de temas que permita recapturar el protagonismo en la agenda pública", respondió el politólogo Piero Trepiccione, que participa en el think tank de la Compañía de Jesús.

"Supone menos escabroso el trabajo de la reactivación social, que debería ser el objetivo primario de esta fase. Además de suponer el menor costo (para el liderazgo opositor) en caso de que tal objetivo no se logre", añadió Félix Seijas, director de Delphos, en diálogo con la nacion.

Precisamente la Iglesia se erigió en un firme opositor a la presencia electoral de la MUD. "La salvación de Venezuela exige que se asuma que la elección dictatorial es un fraude", sentenció el padre de origen vasco Luis Ugalde, antiguo rector de la Universidad Andrés Bello y visto en parte de la oposición como la persona adecuada para liderar la protesta del país.

La exdiputada María Corina Machado y el exiliado Antonio Ledezma, que encabezan el antichavismo radical fuera de la MUD, mantuvieron desde el primer momento su negativa a participar el 22 de abril, propuesta política que acompañan de forma constante con críticas de grueso calado contra sus antiguos aliados de la oposición.

"Si la oposición no se inscribe, igual habrá elecciones. Si no se inscriben les irá muy mal, no es la primera vez que pasa", advirtió la semana pasada el presidente.

Todas las miradas recaen ahora sobre Henri Falcón, que protagoniza ya una especie de precampaña electoral en la que incluso aceptó el reto de ir a un debate contra Maduro. "Si nosotros participamos de verdad, sin complejos, la ineptitud de este gobierno que nos condujo a esta tragedia nacional será derrotada y Venezuela podrá tener un verdadero gobierno de unidad", clamó quien fue dirigente chavista hasta hace una década.

Falcón viene de perder de forma estrepitosa las elecciones regionales de octubre, en las que no salió reelegido en Lara. Además, su partido recibió un contundente varapalo en las municipales de diciembre, comicios en los que no participaron PJ, AD ni VP, pero a los que sí concurrió UNT, cuyo principal líder, Manuel Rosales, también fue derrotado.

Los otros precandidatos lanzados son el exalcalde de Caracas Claudio Fermín, un político opositor cuasijubilado, y el pastor evangélico Javier Bertucci, quien asegura haber recibido el llamado del Espíritu Santo para enfrentarse al "hijo de Chávez". El también empresario, quien congrega a miles de seguidores en la Iglesia Maranatha en Carabobo, aparece en los Panamá Papers y también estuvo implicado en 2010 en una denuncia por contrabando de gasoil.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?