La demencia de las armas

20 de febrero de 2018  

El presidente Trump ha dicho que el joven que masacró a 17 personas en una escuela de Florida estaba "mentalmente trastornado". Es probable que así sea, pero los millones de estadounidenses que siguen votando por legisladores que defienden las ventas prácticamente sin restricciones de rifles semiautomáticos también tienen una gran responsabilidad por la demencia de este tipo de asesinatos masivos.

La mayoría republicana del Congreso ha venido apoyando las ventas de armas de una manera virtualmente ilimitada, incluso para personas con graves problemas de salud mental. El Senado votó en contra de un proyecto de ley en 2016 que hubiera prohibido la venta de armas a personas que están en la lista del FBI de potenciales terroristas. Por absurdo que parezca, un potencial terrorista no puede subirse a un avión en este país, pero puede comprar un fusil semiautomático.

Fíjense en estos datos:

Tras el último asesinato masivo, Trump y la mayoría de los republicanos en el Congreso siguieron el guion habitual: extendieron sus sentidas condolencias a los familiares de las víctimas y pidieron no debatir el tema de las armas durante el período de duelo. Ya hemos visto esa película muchas veces: después de unos días, la atención nacional pasa a otro tema y el Congreso no hace nada.

El senador Rubio dijo después del tiroteo que "esto es inexplicable". ¿Inexplicable? Lo inexplicable sería que no ocurrieran este tipo de masacres cuando un joven de 18 años con problemas mentales puede comprar legalmente un fusil semiautomático.

Sí, la Constitución dice que los estadounidenses tienen derecho a portar armas, pero no dice que tienen derecho a comprar una bazuca o un misil. La Constitución también dice que los estadounidenses tienen derecho a la libertad de expresión y, sin embargo, existen leyes contra la difamación para evitar que se abuse de ese derecho.

Es hora de que Trump y los republicanos en el Congreso demuestren un liderazgo real y permitan algunas medidas, como controles de antecedentes obligatorios y efectivos para los compradores de armas. De lo contrario, solo habrá una forma de terminar con esta locura: derrocar a la mayoría republicana en el Congreso en las elecciones de noviembre.

TEMAS EN ESTA NOTA