Se fue Juan Manuel Llop de Newell's: ya pasaron 17 entrenadores en 16 fechas

Fuente: LA NACION
Ariel Ruya
(0)
20 de febrero de 2018  

ROSARIO.- Juan Manuel Llop es un símbolo de Newell's. Como futbolista, era un motor, exitoso en una época rodeada de títulos y prestigio. Como técnico no representa la misma pasión. La segunda etapa en su casa acabó con dolor: de 17 partidos, perdió 9, ganó 4 y empató 4. Sin figuras, con un club en virtual bancarrota, logró el 31,37 por ciento de los puntos. Le cerró la puerta el club que tanto admira, el mismo que lo buscó luego de su buen trabajo en Atlético de Rafaela, un equipo que agradaba, más allá de que terminó en el descenso. El fútbol argentino no respeta ni a sus hijos pródigos; con su salida, son más los técnicos que dejaron sus equipos que fechas transcurridas. Exactamente: 17 entrenadores en 16 jornadas.

Gustavo Matosas no le encontró la vuelta al fútbol argentino y se fue, fugaz, de Estudiantes. Diego Aguirre, otro uruguayo, pasó de enamorar a abrumar a San Lorenzo. Nelson Vivas se cansó de Defensa y Justicia y, de algún modo, del fútbol. A Sebastián Méndez no le dieron tiempo en Belgrano. Mario Sciacqua se fue de Olimpo luego de una digna campaña. Gustavo Alvarez dirigía la reserva de Temperley, llegó a primera y no duró demasiado. Omar De Felippe soportó las presiones de Vélez hasta donde pudo. Rubén Forestello, un romántico, no encajó en Olimpo. Ricardo Caruso Lombardi vivió otra etapa de amores y odios en Tigre. Jorge Almirón, el técnico más exitoso de la historia de Lanús, entendió que la final de la Libertadores era un hermoso cierre. Humberto Grondona resistió todo lo que su corazón pudo en Arsenal. Mauricio Larriera dirigió apenas 12 partidos en Godoy Cruz. Walter Coyette ascendió a Chacarita a primera, en donde no supo mantenerse. Diego Cocca no pudo repetir la primera exitosa etapa en Racing. Paolo Montero sufrió en su paso por Rosario Central. Mariano Soso fracasó al intentar construir una revolución en Gimnasia. Chocho es el número 17, el de la desgracia según la tradición de la lotería.

Para los dirigentes, renunció. Según el conductor, lo despidieron. Más allá de lo que está en juego -el dinero, el prestigio, el futuro-, se confirma una tendencia peligrosa: ni los campeonatos largos, ni los técnicos que son de la casa representan una mejora sustancial en los proyectos. No los hay -ni los habrá, con lógicas excepciones-, en nuestra traumática liga. Apenas siete entrenadores sobrevivieron durante 2017 y resisten: Marcelo Gallardo (River), Guillermo Barros Schelotto (Boca), Julio César Falcioni (Banfield), Eduardo Domínguez (Colón), Néstor Gorosito (San Martín, de San Juan), Ariel Holan (Independiente) y Frank Kudelka (Talleres). El Muñeco, el más antiguo, asumió en junio de 2014. El Mellizo se incorporó en marzo de 2016. Semanas después, el Emperador volvió a Banfield. Excepciones a la regla de la histeria.

"Hace 10 minutos hablé con él y me confirmó que renunció y que lo único que exige es que le paguen lo trabajado, es decir hasta febrero", le contó a Télam un vocero del club del Parque Independencia; así, descartó que Chocho exigiera el pago de la totalidad del contrato, equiva-lente a unos 4 millones de pesos.

Llop había pedido que lo dejaran dirigir un partido más, el próximo lunes, con Temperley. Al final, el presidente Eduardo Bermúdez se reunió con Llop en el Complejo Deportivo de Bella Vista, donde el técnico habría aceptado la dimisión.

"Con esta gente no se puede trabajar, porque se generó un clima muy adverso y nocivo. No vine a Newell's para ganar plata, sino porque quiero al club. Me quería quedar porque estoy seguro que el equipo va a arrancar y en dos o tres fechas íbamos a andar bien", había asegurado el conductor.

Antes de su partida, se viralizó en las redes sociales el audio de una conversación entre un periodista y Juan Matías, el vicepresidente primero, quien desacreditó al DT calificándolo de "traidor, porque se quiere quedar solamente para cobrar todo su contrato".

Llop le dio otro capítulo a la novela. "Me voy porque es una falta de respeto que un vicepresidente de Newell's hable así de mí", declaró Llop, que podría ser reemplazado por Omar De Felippe o Mariano Soso. Justamente, dos víctimas del mismo sistema.

Por: Ariel Ruya

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.