Suscriptor digital

Los socios de Pro resultaron clave en la renuncia del funcionario

El diputado de la Coalición Cívica Fernando Sánchez
El diputado de la Coalición Cívica Fernando Sánchez Fuente: Archivo
Detrás de las declaraciones de Negri (UCR) y de Sánchez (CC), crece la preocupación de que los escándalos afecten la imagen del Gobierno
Gabriel Sued
(0)
20 de febrero de 2018  

Juran que no se trató de un movimiento coordinado, pero los socios de Pro en Cambiemos resultaron determinantes en la salida de Valentín Díaz Gilligan de la Subsecretaría General de la Presidencia. Le sirvieron, así, una solución a Mauricio Macri que le devolvió algo de aire al Gobierno.

El jefe del interbloque oficialista en Diputados, el radical Mario Negri , primero, y los dirigentes de la Coalición Cívica (CC) Paula Oliveto y Fernando Sánchez, después, presionaron en público para que el funcionario diera un paso al costado. Se atrevieron incluso a ir más allá de la postura fijada por el Presidente, que el viernes dijo que a priori confiaba en sus funcionarios.

Pero, lejos de complicar los planes del Poder Ejecutivo, la jugada le abrió al Gobierno la salida de un laberinto de difícil resolución. Si era Macri el que disponía el alejamiento de Díaz Gilligan, ¿cómo iba a explicar que no se aplicara el mismo criterio para el ministro de Finanzas, Luis Caputo, al que se acusa de haber tenido acciones no declaradas en dos firmas offshore?

Cuando parecía que al Gobierno empezaban a hacerle daño las denuncias contra sus funcionarios, la salida política era la renuncia de Díaz Gilligan. La UCR y la CC presionaron para conseguirla.

Renunció Valentín Díaz Gilligan

02:36
Video

Las declaraciones de Negri, Oliveto y Sánchez expresaron, además, una inquietud creciente en la UCR y parte de la CC: perciben cierta falta de reacción del Gobierno frente a las denuncias como las de Caputo y Gilligan. "Si no nos mostramos más enérgicos nos van a empezar a entrar las balas y eso no lo podemos permitir", dijo a LA NACION un diputado de la UCR. En la CC insisten en que las advertencias a tiempo son favorables para Cambiemos.

Negri dio el primer golpe el domingo. "Díaz Gilligan, funcionario, debería pedir su separación del cargo, ir a la Justicia y aclarar su proceder. No es condena, la ?vara' sobre la transparencia está puesta muy alta por parte de Cambiemos. No hay que incomodar al Gobierno, sino ayudarlo", dijo, vía Twitter.

Habilitado

Cerca del jefe del interbloque de Cambiemos cuentan que decidió mover esa pieza después de escuchar una entrevista radial al jefe de Gabinete, Marcos Peña. Después de varias repreguntas Peña admitió que la posibilidad de que Gilligan tomara licencia estaba dentro de las alternativas.

Tras tirar la piedra, Negri escondió la mano y se llamó a silencio. No atendió llamadas del periodismo en todo el día. Quería evitar una confrontación con el Gobierno. Pese a que dicen que no consultó con la Casa Rosada, él asegura que solo se sintió habilitado a hablar tras escuchar las palabras de Peña.

Oliveto, una diputada de la CC muy cercana a Carrió, también se pronunció por Twitter. "El lugar donde se deben presentar los funcionarios a rendir cuentas es en la Justicia. Debería tener un rol fundamental la Fiscalía de Investigaciones Administrativas. Hay que respetar la división de poderes", dijo, ante la promesa oficial de que Díaz Gilligan haría ayer un descargo ante la Oficina Anticorrupción (OA).

Después fue el turno del secretario de Fortalecimiento Institucional, Fernando Sánchez, otro dirigente cercano a Carrió. "Si yo fuera Díaz Gilligan, pediría licencia", sostuvo, en declaraciones radiales.

Como hizo Negri, Sánchez se preocupó por diferenciar el caso de los que afectaron al gobierno anterior. "Tenemos que separar si fue en ejercicio de la función pública o no y luego aplicar lo que establece la ley, amén del estándar que quiere aplicar el Presidente, que muchas veces es mucho más estricto que el que establece la propia ley", completó.

En la UCR y en la CC comparten que Cambiemos no puede bajo ninguna circunstancia bajar la bandera de la transparencia. Creen que para eso es fundamental que el Gobierno reaccione de manera clara ante las denuncias.

El tema volverá a discutirse hoy en el encuentro de legisladores radicales, que se llevará adelante en el hotel Savoy. "Nosotros tenemos que empezar a señalar estas cosas, porque, si no, pareciera que convalidamos todo", dijo a LA NACION un diputado radical, en un anticipo de lo que puede hablarse a puertas cerradas.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?