La historia de Matías Schmitt: llegó de casualidad a los Juegos Olímpicos Pyeongchang 2018 y logró la mejor actuación argentina

Matías Schmitt, de 26 años, fue el mejor representante argentino en los Juegos Olímpicos
Matías Schmitt, de 26 años, fue el mejor representante argentino en los Juegos Olímpicos
Tomás Luiggi Arias
(0)
21 de febrero de 2018  • 09:56

Matías Schmitt, de 26 años, se clasificó de casualidad a los Juegos Olímpicos Pyeongchang 2018. Aunque, mejor dicho, con un toque de suerte. Sin embargo, no sólo no decepcionó, sino que completó la mejor actuación de una atleta argentino en snowboard. Terminó 24º en slopestyle y 30º en Big Air.

El barilochense comenzó a hacer snowboard a los 8 años, cuando su primo de Buenos Aires iba a visitarlo a su ciudad. De a poco, él fue haciéndose cada vez más fanático en el arte de bajar por las montañas sobre una tabla. Las horas de escuela parecían no pasar más. Pero, cuando sonaba el timbre, salía rápido de clases para practicar durante toda la tarde.

Matías Schmitt, de 26 años, fue el mejor representante argentino en los Juegos Olímpicos
Matías Schmitt, de 26 años, fue el mejor representante argentino en los Juegos Olímpicos

Matías y su amigo Santiago Gamen compitieron durante 2012 y 2013 en las Copas del Mundo, las únicas competencias que les permiten sumar puntos para clasificarse a los Juegos Olímpicos. Si bien los resultados tras la gira no los favorecieron, Mati tuvo suerte. "Terminada la gira terminé en el lugar 42, sólo dos lugares afuera de los que se clasificaban. Fue un momento muy feo luego de una gira con resultados buenos y malos. Decidimos con la federación que tenía que quedarme para esperar a ver si algún atleta se bajaba. Nos la jugamos y vinimos a Buenos Aires. Finalmente tuve esta suerte de entrar, y sentir que todos estos años de esfuerzo y dedicación valieron la pena", cuenta Schmitt, desde Corea del Sur, a LA NACION.

Lejos de los puestos de clasificación, Santi Gamen, por su parte, pasó de ser atleta a entrenador del equipo argentino de Slopestyle.

Su especialidad es el freestyle. Y, desde que decidió dedicarse de lleno al snowboard, se enfocó en las dos disciplinas en las que participó en los Juegos:

  • Slopestyle, competencia olímpica desde 2014, implica descender en un terreno tipo snowpark con distintos obstáculos en los que el rider (snowboarder) debe ejecutar maniobras variadas, originales y con buena altura a medida que va enfrentándose a cada rampa.
  • Big Air, disciplina olímpica a partir de este año, consta de una sola rampa propulsora con recepción en la caída, que tiene una distancia que pasar entre cada lado.

Matías tuvo un gran desempeño en PyeongChang, el mejor que un argentino haya tenido en los Juegos de Invierno desde Turín 2006, y único hispanoamericano en snowboard.

-¿Qué fue lo que más te sorprendió de haber participado por primera vez en los Juegos Olímpicos?

-Me sorprendió la linda manera de haberme clasificado a último momento. Me emocionó sentir lo que viví en la ceremonia inaugural caminando atrás de nuestra bandera. Fue hermoso sentir el amor y el apoyo al estar participando en la competencia. Fue una experiencia increíble estar allá y representar al país, con el aval de mucha gente.

Matías Schmitt, de 26 años, fue el mejor representante argentino en los Juegos Olímpicos
Matías Schmitt, de 26 años, fue el mejor representante argentino en los Juegos Olímpicos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.