Porto Alegre recibirá a los hinchas de Independiente con un férreo operativo de seguridad

El Rojo quiere festejar
El Rojo quiere festejar Crédito: @Independiente
Alberto Armendáriz
(0)
20 de febrero de 2018  • 15:29

RIO DE JANEIRO.- Ante la "invasión roja" de hinchas argentinos que se espera en Porto Alegre para la definición de la Recopa Sudamericana de mañana entre Independiente y Grêmio, las autoridades locales han dispuesto un férreo operativo de seguridad en toda la ciudad.

"No es un partido normal. Lo tratamos con el máximo cuidado por tratarse de un juego decisivo entre dos equipos tradicionales de países vecinos. Estamos trabajando incluso con la Policía Caminera Federal que nos asiste desde Uruguaiana, en la frontera, hasta Porto Alegre para asegurar el viaje de los simpatizantes de Independiente", señaló a LA NACION el mayor Euclides Neto, coordinador de comunicación de la Brigada Militar del estado de Río Grande do Sul, a cargo de la seguridad del evento.

Se calcula que unos 5000 seguidores del Rojo vendrán desde la Argentina, la mayoría de ellos por tierra -hay 80 ómnibus fletados-, aunque también habrá quien llegue a Porto Alegre por vía aérea.

En la capital gaúcha estarán desplegados más de 500 agentes de la policía militar, concentrados en el norte de la ciudad, donde se encuentra la Arena do Grêmio y el hotel Deville, que hospeda desde la noche del lunes al plantel de Ariel Holan. Aunque el mayor Neto resaltó que Porto Alegre no tiene un historial de problemas en partidos internacionales, la preocupación de las fuerzas de seguridad aumentó por este duelo luego de los graves disturbios que ocurrieron en diciembre del año pasado en Río de Janeiro para la final de la Copa Sudamericana, entre Independiente -que se llevó el título- y Flamengo; entonces, medio centenar de personas fueron detenidas en enfrentamientos entre las hinchadas y la policía alrededor del hotel donde se alojaba el equipo de Avellaneda y también en las inmediaciones del estadio del Maracaná.

"Hemos estado en conversación con las delegaciones para evitar inconvenientes, garantizar el traslado de los jugadores y el desplazamiento de los hinchas. Haremos hincapié en el trato de cortesía y confraternización que es el que caracteriza la relación entre los gaúchos y los argentinos para que todos puedan disfrutar del partido más allá de quién salga ganando en la cancha", apuntó el mayor Neto.

En la Arena do Grêmio -estadio con capacidad para 55.662 personas- ya estaban agotadas desde el lunes las entradas para los sectores regulares; sólo quedaban menos de mil tickets entre los palcos especiales y el sector de visitantes, con 4000 lugares reservados para los hinchas de Independiente. Según la empresa gestora de la Arena, los espacios disponibles para el público visitante sólo estarán a la venta en la boletería del estadio sólo el día del partido.

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.