Siria, la plataforma ideal de Irán para fortalecer aliados y amenazar a Israel

Las fuerzas iraníes entrenan y equipan a milicias aliadas en territorio sirio
Anne Barnard
Isabel Kershner
Ben Hubbard
(0)
21 de febrero de 2018  

BEIRUT (The New York Times).- A principios de este mes, cuando un dron iraní sobrevoló el espacio aéreo de Israel, desencadenó una vertiginosa serie de ofensivas y contraofensivas que hicieron temer el arranque de una nueva guerra catastrófica en Medio Oriente.

Un día de combate alcanzó para dejar en evidencia hasta qué punto Irán se ha involucrado en Siria, al extremo de redibujar el mapa estratégico de la región.

Los asesores de la Guardia Revolucionaria de Irán están desplegados en bases militares a lo largo de toda Siria. Sus comandantes suelen ponerse al frente de la línea de ataque para liderar la batalla. Irán ha armado y sigue apoyando a las poderosas milicias con combatientes entrenados en Siria. Los iraníes también han aportado nuevas tecnologías, como los drones, para espiar al enemigo y tal vez atacarlo desde el aire. Tanto las autoridades de Israel como sus países enemigos dicen que cualquier nuevo conflicto de Israel con Irán o alguno de sus aliados podría movilizar a la creciente red de militantes subsidiarios en múltiples países, eso que Irán llama "el eje de resistencia".

"Si hay una guerra, será en toda la región -dice Kamel Wazne, del Centro de Estudios Estratégicos Norteamericanos en Beirut-. Cualquier confrontación será entre el conjunto del frente de resistencia contra Israel y sus aliados".

Irán y sus aliados intervinieron inicialmente en Siria para defender a Bashar al-Assad de los rebeldes sirios y después lo ayudó contra los jihadistas de Estado Islámico. Ahora se quedaron para consolidar la infraestructura necesaria para amenazar a Israel. Irán sigue entrenando y equipando combatientes mientras fortalece sus vínculos con aliados como Irak y el Líbano.

"El objetivo último es que ante la eventualidad de otra guerra Siria sea un nuevo frente entre Israel, Hezbollah e Irán -dice Amir Toumaj, analista de la Fundación para la Defensa de las Democracias-. Y están convirtiendo ese objetivo en realidad".

Los funcionarios de Irán hablan abiertamente de sus esfuerzos para construir ese eje de resistencia contra Israel. Una parte crucial de la estrategia es no depender del equipamiento militar tradicional ni del control del territorio, que Israel puede bombardear, sino establecer vínculos fuertes con fuerzas locales que comparten ese objetivo y que pueden sacar provecho del dinero y de la experiencia iraní.

Gracias a ese abordaje, Irán ha logrado extender su poder en el mundo árabe y al mismo tiempo disminuir la amenaza contra sus propias fuerzas y su territorio.

Ambos bandos dicen no querer la guerra, y el miedo a la devastación y a la muerte de civiles ha bastado para disuadir un nuevo conflicto. Pero cuanto más se atrincheren los aliados de Irán, más presionados se sentirán los líderes de Israel para lanzar un ataque, y más chances hay también de que cualquier error de cálculo de uno u otro bando desencadene una nueva ronda de hostilidades.

Traducción de Jaime Arrambide

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?