Suscriptor digital

Por la inflación, el 70% de los que renovaron Lebac eligieron el plazo más corto

El Central logró renovar apenas el 83% de los $492.898 millones que vencían; la mayoría optó por la letra a 28 días, que pagará una tasa del 26,75%; fuertes vencimientos en marzo
El Central logró renovar apenas el 83% de los $492.898 millones que vencían; la mayoría optó por la letra a 28 días, que pagará una tasa del 26,75%; fuertes vencimientos en marzo Fuente: Archivo
Javier Blanco
(0)
21 de febrero de 2018  

Los tropiezos que el Gobierno tuvo en su política antiinflacionaria, las dudas que los analistas mantienen sobre los resultados que pueda obtener al respecto en los próximos meses y los estímulos de tasa a corto plazo que debió sostener el Banco Central (BCRA) se combinaron para que el mercado financiero vuelva a estar dominado por el cortoplacismo.

El dato volvió a saltar a la vista ayer, luego de que el 70% de los inversores que aceptaron renovar la deuda contraída mediante la emisión de letras (Lebac) que le vencía al BCRA ayer solo aceptaron hacerlo al menor plazo posible: 28 días.

En la subasta, en la que convalidó las tasas de interés que se venían negociando en el mercado secundario (lo que significó una baja de 27,25% a 26,75% para la letra más corta, plazo que se redujo de 35 a 28 días esta vez por cuestiones de calendario), el ente monetario logró renovar apenas el 83% del monto que le vencía. Así, sumado a lo que paga en concepto de intereses, significa liberar $94.860 millones al mercado.

Los analistas consideran lógica esta reacción de los inversores. "Esto muestra que el deseo oficial de bajar rápido las tasas tiene límites concretos", advirtió el analista financiero Cristian Buteler, quien cree que al regreso del cortoplacismo ayudó además a la reciente volatilidad del mercado cambiario. "El 96% del dinero renovado fue a los tres primeros meses", apuntó.

Para el economista Amílcar Collante, del Centro de Estudios del Sur (Cesur), la acentuación de la tendencia al corto plazo es consecuencia "de una curva de tasas nuevamente invertida y de las dudas que se mantienen respecto de los tiempos de la desinflación o de la capacidad que mantendría el BCRA para sostener una política contractiva si la tasa de actividad decae, con la Jefatura de Gabinete marcándole la cancha", explicó. "En este contexto, no sorprende que más del 70% haya buscado refugio en el menor plazo", insistió.

Regresa un foco de estrés

Otra consecuencia de esta tendencia del mercado es que la política monetaria vuelve a ganar un foco de estrés, dado que el BCRA volverá a tener en marzo un vencimiento de deuda más importante que el que le tocó enfrentar ayer. "En ese juego de la Oca, sin duda retrocedimos: volvemos a tener una curva de tasas similar a la de agosto de 2017 y en breve vamos a estar todos nuevamente hablando de los abultados vencimientos de Lebac, con una deuda que, en ese mientras tanto, en un año se duplicó, es decir, pasó a ser mucho más importante", advirtió el economista Manuel Oyhamburu.

La referencia alude a la subasta por venir en marzo. "Hasta ayer el stock por vencer el mes próximo estaba en $232.555 millones, pero hoy hay que sumarle los $290.374 millones que fueron en apuestas a 28 días, por lo que volvemos a vencimientos bien por encima de los $500.000 millones", apuntó Buteler, para quien el BCRA lo único que logró ayer fue "ganar un mes de plazo, aunque si el contexto no se calma no sé si puedo llamar a eso ganancia, ya que marzo puede ponerse muy picante". "Estamos hablando de que en menos de 60 días habrá vencimientos de Lebac equivalentes al 65% de la base monetaria. Todo un déjà vu: tasas en el mismo lugar que hace 8 meses y deuda que, al ser más importante, en buena medida condiciona la baja de tasas", coincide Oyhamburu.

La inquietud en torno al impacto monetario se da en el marco de una base monetaria que crece al 24% interanual, pero con los medios de pago expandiéndose al 31% anual, lo que se juzga inconsistente con una meta de inflación del 15%, aunque la economía incluso crezca al 3%, como está previsto oficialmente.

"Lo que hizo el BCRA fue respetar lo que venía haciendo en el mercado, lo que significó acomodar las tasas a la baja de 20 a 49 puntos básicos en cada extremo de la curva. Mucho más no podía hacer", observó Leonardo Svirky, analista de Bull Market Brokers.

La entidad enfrentaba un vencimiento de títulos por $492.898 millones, pero recibió nuevas ofertas de compra por $417.460 millones, de las que terminó aceptando $411.011 millones. Aun así, en el BCRA confían que buena parte de los $94.860 millones liberados, y que no están relacionados con la necesidad de constituir encajes por parte de los bancos, "retornará en los próximos días vía Lebac, pases y, en especial, Leliq".

Las tasas de interés convalidadas fueron del 26,75%, 26,5%, 26,3%, 25,5%, 25,25% y 25% para vencimientos a 28, 56, 84, 147, 210 y 273 días, respectivamente.

Algunas claves de la nueva licitación

492.878 millones de pesos

Es el total de la deuda en Lebac que le vencía al BCRA ayer. Solo logró renovar el 83%, con lo que inyectó al mercado casi $95.000 millones

27,24% - Tasa de interés vieja

Es la que pagó ayer por las Lebac a 35 días que vencieron, lo que lo obligó a abonar unos $13.000 millones en concepto de intereses

518.000 millones de pesos

Es el vencimiento que le tocará enfrentar en marzo, dado que el 70% de las Lebac suscriptas ayer fueron emitidas a 28 días

26,75% - La tasa de interés nueva

Es la que rendirán los títulos a 28 días licitados ayer, por $285.688 millones que se emitirán ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?