Cuánto cobran los camioneros: radiografía del gremio que se movilizó hoy contra el Gobierno

Fuente: LA NACION Crédito: Matías Moreno
21 de febrero de 2018  • 16:21

Entre 2016 y 2017, según datos oficiales, en Transporte y Logística el aumento real, por encima de la inflación, fue del 5,1%. En términos de salario, los camioneros ganan entre un 20% y un 40% más que el promedio de trabajadores de Comercio y también de sus pares en otros gremios en actividades relacionadas.

Los sueldos arrancan, según el convenio, en casi $15.000 para un trabajador de primera categoría (camiones y/o semiremolques con acoplados, vehículos afectados directa o indirectamente a la recolección de basura etc). El básico es así inferior al de otros convenios colectivos, pero si se suman los adicionales remunerativos y no remunerativos los sueldos terminan siendo más altos.

Algunos de los extras, de la categoría general incluyen por ejemplo $614 por calentamiento de asfalto o similar e igual suma por cada viaje y $417 por día y persona por permanencia fuera de la residencia habitual. También, los adicionales prevén $614 por día por control de descarga o reparto, $614 por transporte de automóviles y $614 por viaje con carga, entre otros. Los viáticos, para el personal de corta distancia, sin descuentos, son: comida $225 por cada comida de cada día trabajado; pernoctada $ 262 por día por persona. Para el personal de larga distancia, el viático es por kilómetro recorrido, de $1,18 pero nunca inferior a los 350 km. A ellos les corresponde un adicional de "cruce de frontera", por $548.

La marcha de Moyano contra el Gobierno desde el drone de LA NACION

01:43

Hay adicionales porcentuales permanentes sobre el salario básico, que llegan hasta el 40% para la actividad petrolera. También remuneraciones complementarias y otros ítems que se suman y que pueden llevar a un sueldo de entre $30.000 y $55.000 para un conductor de larga distancia, aunque "hay que tener en cuenta que duerme en el camión y que se baña en estaciones de servicio", dice una fuente cercana al sector.

Según datos del Indec, los ingresos medios por estrato son: $3177 el más vulnerable, $8303 el medio y $21019 el más alto.

Pero además, según una alta fuente oficial, "el 22% de los salarios de los trabajadores en vez de ir a los mismos trabajadores, es un costo más para la empresa que se lleva directamente el sindicato. Se podrían rebajar los costos laborales, que no es lo mismo que reducir salarios, con beneficio para el empleado y el empleador". Agrega que "supuestamente este dinero vuelve al trabajador, pero es de imposible control. Es como las contribuciones a las obras sociales, que hay que mirar con mas atención".Cerca de camioneros, un asesor de la entidad afirma que "no es el único gremio que se lleva este porcentaje salarial".

A través de diferentes acuerdos, que datan de 1988 a la fecha, la Federación Nacional de Trabajadores Camioneros y Obreros del Transporte logró sumar diferentes porcentajes del sueldo de los trabajadores afiliados como descuentos llamados "contribución solidaria de los empleadores", en 1988 (3%), "aporte empresario para actividades culturales y de capacitación, de 1988 (0,5%); "ley de obras sociales, retenciones al trabajador y aportes empresariales, en 1088, (3% trabajadores, 6% empleadores); "constitución y sostenimiento de bolsas de trabajo", de 1993, (2%); "profesionalización del sector y capacitación", de 2005 (2%); "profesionalización del sector", de 2007 (2%); "seguro de sepelio", de 2007 (1,5%); "fomento de actividades sociales, recreativas y culturales, de 2007, (2%).

"Se trata de un pacto político entre el kirchnerismo y Moyano para generar un gremio con grandes fondos", dice un abogado laboralista especializado en gremios. "No es nada ilegal, pero hay que saber buscar la información para entender de dónde vienen los costos laborales que ahogan a la economía".

"El que paga los sueldos para que el costo de la logistica sea tan caro es el que necesita el transporte, es decir, la empresa", dice otro abogado. Uno más de los costos que ahoga la economía y que, por ahora, no parece que vayan a bajar.

El problema de la ultraactividad

Desde Idesa, su último informe hace referencia a la ultra-actividad (convenios que no vencen). En los países avanzados, "la mayoría de los convenios vencen en el plazo acordado por las partes, es decir, no se impone por ley la ultra-actividad. En otros se la contempla en la ley, pero acotada con un plazo o permitiendo eliminarla en la misma negociación colectiva. Se trata de una diferencia de diseño de normativa laboral fundamental que impone una dinámica muy diferente a la negociación. Por eso, en los países desarrollados los convenios colectivos de trabajo se renuevan en promedio cada 21 meses, mientras que en la Argentina se aplican convenios cuyos aspectos medulares fueron definidos hace más de 40 años".

TEMAS EN ESTA NOTA