¿Qué acuerdos debe priorizar el Reino Unido?

The Economist
(0)
22 de febrero de 2018  

Fuente: LA NACION

Los partidarios del Brexit sueñan con liberarse de las cadenas de la UE imaginando audaces negociadores británicos forjando nuevos acuerdos comerciales con Estados Unidos, China y la India. La realidad dicta un conjunto diferente de prioridades. El Reino Unido ya tiene alrededor de 40 acuerdos de libre comercio a través de su pertenencia a la UE. Ninguno de ellos sobrevivirá automáticamente al Brexit. La preservación de acuerdos no tiene el glamour de la creación de pactos, pero es una tarea más urgente.

Juntos, estos pactos cubren países que reciben alrededor del 16% de las exportaciones británicas y son el origen del 6% de sus importaciones. El gobierno británico quiere mantener todos e insiste en que hacerlo no es más que un ejercicio técnico. Pero traspasar acuerdos que se tardó más de 75 años en negociar no será fácil. Con el paso del tiempo el gobierno puede verse forzado a priorizar.

El tamaño importa, y después de la UE los cinco principales socios comerciales del Reino Unido con los que tiene acuerdos son Suiza, Japón, Canadá, Singapur y Corea del Sur. Los acuerdos económicos de poca incidencia, como los que existen con Argelia, Georgia o Túnez, podrán tener importancia política, pero su vencimiento solo afectaría a unos pocos exportadores británicos.

Sin embargo, los investigadores han construido una medida más amplia de profundidad, como parte del proyecto de Diseño de Acuerdos Comerciales vinculado con el Instituto Mundial de Comercio, con sede en Berna. Señalan un máximo de siete elementos claves de un acuerdo comercial, incluyendo que contenga reducción de aranceles, liberalización de servicios, reglas de inversión, reconocimiento de estándares, liberalización de las compras del Estado, reglas de competencia y derechos de propiedad intelectual.

Basado en esa métrica, sería peor perder acuerdos más profundos con Canadá, Corea del Sur y Vietnam que perder acuerdos menos profundos como el existente con Turquía, cuyo pacto con la UE excluye los servicios. Los negociadores comerciales británicos podrían optar por priorizar acuerdos que son más fáciles de sellar.

Todos serán difíciles mientras no se sepa cómo será la relación final con la UE. Según lo que sea, el conjunto más complicado de heredar puede ser el de los acuerdos con los socios más cercanos de la UE, como Suiza y Noruega. Se trata de "acuerdos vivos", que aseguran acceso a muchas áreas del mercado de la UE si se adhiere fuertemente a sus normas. Por ahora el gobierno parece confiado en que no tendrá que optar. Pero entre ahora y marzo de 2019 muchas cosas pueden salir mal.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.