Moyano logró un acto pacífico, pero no mucho más

Pablo Mendelevich
Pablo Mendelevich PARA LA NACION
(0)
21 de febrero de 2018  • 20:25

Mauricio Macri no habrá logrado convencer a todos los sindicalistas de ser dialoguistas en vez de confrontar con su gobierno, pero parece que logró imponerle sus hábitos al llamado campo nacional y popular. Dos de las tres novedades más visibles del acto de Hugo Moyano fueron la puntualidad (en realidad, el comienzo se adelantó) y la inédita brevedad y concisión de los discursos, cuyo contenido, por lo demás, no arrojó mayores sorpresas. La tercera novedad es que no hubo desbordes, lo que en materia de protestas opositoras representa un quiebre de tendencia.

El disparador originario, la solidaridad con los Moyano ante la curiosidad de la Justicia por sus negocios, no podía producir otra cosa que un acto raro, sobre todo por el flamante reencuentro del moyanismo con el kirchnerismo en presencia del trotskismo y de algunos movimientos sociales. El resultado final fue una encendida y robusta manifestación antimacrista de contornos más políticos que sindicales.

Al lado de los carteles que decían "fuera Macri", de la iracundia del telonero bancario Palazzo ("violencia es haber votado la reforma previsional") y por cierto de la convicción de Hebe de Bonafini de estar yendo a una manifestación en defensa de los "pibes chorros", Hugo Moyano sonó como un sabio moderado. Por más dramático que haya estado al hablar de su eventual inmolación, no se sabe en qué batalla. Con todo, el orador de fondo negó en forma taxativa que hubiera armado semejante acto por él mismo. Explicó que con la Justicia se podía arreglar solo porque tenía el vigor anatómico necesario para hacerlo, pero habló largo del asunto, como si lo que no le importaba fuera lo más importante. "No tengo miedo de ir preso", exclamó, calcando, tal vez sin advertirlo, una frase de Cristina Kirchner, quien tiene problemas judiciales bastante más desarrollados que él.

Moyano no nombró a Macri. Evitó personalizar. Tampoco habló de hacer un paro general para escalar el conflicto. Incluso se opuso a que una multitud insultara al presidente ("no hace falta, no somos desestabilizadores"). Sólo acusó a los gobernantes actuales de haber estado "debajo de la cama" durante la dictadura. A unos metros, en la zona K, lo escuchaba Eugenio Zaffaroni, de cuyo trabajo como juez en tiempos de Videla se habló en los últimos días hasta el cansancio.

Estar dentro o fuera de la democracia fue tema recurrente del discurso. Moyano negó ser "antidemocrático", se ubicó entre los que quieren "la pacificación". Sin embargo, de inmediato aclaró que la pacificación exige que los trabajadores tengan salarios dignos y que haya jubilados bien pagos, entre otras cosas. Dejó en claro que en su opinión nada de eso existe hoy. Hasta ahí llegó: no fue incendiario, sólo sugerente, acaso ambiguo. Se ignora si con sinceridad o por histrionismo en un momento también dijo que le costaba hilvanar el discurso.

Dedicó varias frases a vilipendiar a medios y periodistas, como si reverdeciera el Moyano kirchnerista, aquel que acuñó el slogan "Clarín miente" en la época en que sus camioneros le hacían bloqueos a ese diario para que no saliera. ¿Un guiño de reconciliación con la madre del diputado Máximo Kirchner, que lo escuchaba a unos cuantos metros?

Palazzo, quien dos veces llamó a la "resistencia", fue explícito en el apoyo personal a Moyano, perseguido, dijo, por el gobierno. También se refirió a los sectores que no se plegaron al acto. Dijo que faltaron los dirigentes pero que fueron los trabajadores.

Pablo Micheli habló de los gobernantes como "estos tipos", los llamó "vagos" y dijo que "vinieron a llenarse los bolsillos". Luego le agradeció a Moyano por nacionalizar su lucha y propuso un paro nacional en caso de que el gobierno "no pare con el ajuste".

Esteban Castro, de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular, consideró necesario salir en defensa del papa Francisco, luego dijo "aquí no se rinde nadie" porque "rendirse es traición" y cerró así: "hasta la victoria siempre".

Después vino Hugo Yasky, quien arrancó con una frase que probablemente haya hecho saltar de la silla a los sindicalistas de los "Gordos", si es que lo estaban viendo por televisión: "Hoy va a quedar en la historia como el día de la unidad de los trabajadores". Yasky se solidarizó con Lula, no sólo con Moyano. Y mandó a los jueces a buscar ladrones en Balcarce 50.

Casi todos los oradores, también la eufórica locutora, exaltaron el carácter "pacífico" de la protesta, dejando en claro que estaban subrayando una anormalidad, a la vez un logro bien estudiado. Aparte de eso, se notó en la dispersión oratoria que no sólo arriba del palco había poca organicidad, también debían cuidarse las variadas sensibilidades del amorfo auditorio.

En las vistas aéreas la importante multitud parece cortada al medio por banderas argentinas de cien metros de largo, puestas una a continuación de la otra. ¿Fue una ornamentación ideada por el moyanismo para fraguar el menjunje ideológico de la convocatoria? No, no son banderas argentinas, es el Metrobús. La mayor insignia palpable del macrismo, que quedó incrustada en medio de todo, este martes excepcionalmente inerte.

Si es por metáforas, ahí nomás, en el viejo edificio de Obras Públicas, también están las dos Evitas forjadas en hierro que mandó instalar Cristina Kirchner, junto al lugar del "renunciamiento histórico". Pero en esta concentración obrera Eva Perón apenas consiguió una mención en cinco discursos.

¿Fue un acto peronista? No estrictamente. Si es por la coloratura política resultó un acto de pacificación ideológica entre sectores políticos hasta ayer antagónicos, a los que no mancomunó tanto Moyano como la oportunidad de marchar contra el Gobierno.

El saldo para el Ejecutivo, sin embargo, no será malo. El diagnóstico más certero de cuantas cosas se escucharon quizás fue el del ministro del Interior, Rogelio Frigerio: ninguna marcha, por más exitosa que fuera, va a frenar un proceso judicial. En cambio, Moyano acaba empujado a los brazos de un kirchnerismo solidario y también -hasta ahora- solitario, al que la mayoría repele, según los votos frescos y las encuestas de imagen. Sólo faltaba que una figura bien kirchnerista ventilara las fisuras del kirchnerismo. Y llegó Aníbal Fernández, como dijo él, cual estrella de rock.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.