Suscriptor digital

El scrum, siempre tema de debate y preocupación

Jorge Búsico
Jorge Búsico PARA LA NACION
(0)
22 de febrero de 2018  

El scrum, la formación y situación de contacto por excelencia, la que diferencia al rugby de cualquier otro deporte, es motivo de análisis y discusiones permanentes, sobre todo en las últimas dos décadas y especialmente en la Argentina, donde el empuje de ocho contra ocho -donde empieza todo- se ha transformado casi en una religión, en una bandera nacional y hasta en una cuestión de orgullo. El entrenador de Inglaterra, Eddie Jones, que va por el récord del tercer título consecutivo del 6 Naciones, volvió a ponerlo en escena en las últimas horas: les pidió a los árbitros que protejan al scrum para no convertir al rugby union "en rugby league con lineouts".

Jones, quien la semana pasada llevó al pack inglés hasta Georgia para entrenarse con "el scrum más grande, feo y fuerte del mundo", interpreta una queja generalizada con respecto a distintos criterios y decisiones que se toman en torno al scrum. Al mismo tiempo, se alzan también voces en contra de lo que se ha transformado en la situación más disputada y problemática del juego, en la que suelen transcurrir varios minutos en reseteos y esperas a que los packs vuelvan a formar, ya que el reloj no se detiene en esos puntos muertos.

En el partido del sábado pasado de Jaguares, que marcó el debut como head-coach de Mario Ledesma y, con él, todas las miradas puestas en el scrum argentino, hubo algunas situaciones que vienen al caso. Con los argentinos en pleno ataque y a 5 tantos de empatarles a los Stormers, el árbitro le sancionó una infracción discutida a Nahuel Tetaz Chaparro en un scrum a pocos metros del ingoal sudafricano. Unos segundos después, otro scrum, en mitad de cancha, consumió casi todo el poco tiempo que restaba y anuló cualquier otra reacción de la franquicia de la UAR.

A propósito de ese scrum penalizado al pack argentino, el mendocino Matías Cortese, ex hooker de los Pumas con amplia experiencia en el rugby profesional, escribió en su cuenta de Twitter: "El empuje para arriba de los pilares en el scrum debería sancionarse con (tarjeta) roja igual que cuando levantás las piernas en un tackle a un jugador. Cuando te explotan (término que se utiliza cuando las primeras líneas van hacia arriba en medio del empuje) sentís que se te desprende el cuello de la espalda".

Las preocupaciones y discusiones que se vienen estableciendo alrededor del scrum derivaron en cambios de reglas que se suceden año a año. En esta temporada rigen estas modificaciones: el equipo que arroja la pelota debe hookearla con cualquiera de sus jugadores (lo que se busca es que la pelota no quede en el medio y se produzca la pulseada entre ambos packs); una vez que la pelota toca el suelo, están en condiciones de hookearla cualquiera de los 3 primeras líneas; el octavo puede meter la mano en la segunda línea para sacar la pelota rápida y el medio scrum tiene la obligación de tirarla derecha, pero se le permite ubicar su hombro alineado con la línea media de los hombros de los primeras líneas.

En la Argentina, la serie de lesiones graves en el scrum obligó a replanteos de urgencia, y en esa línea la Unión Argentina de Rugby (UAR) creó una comisión especial para legislar y estudiar esa formación. En 2018 continuará la disposición de empujar no más allá de un metro y medio -como siempre sucedió en los Juveniles-, se volverá a los tres cantos -cuclillas/formarse/ya- y se mantendrá el régimen de tarjetas amarillas agravadas y la figura del llamado "Colaborador de Scrum", o sea otro árbitro -en este caso un juez de touch- mirando la formación. Todo esto se hará con el aval de la World Rugby. También continuará la capacitación de los árbitros y la acreditación de primeras líneas.

La UAR envió a todos los clubes un detallado informe en el cual se verificó que con estas disposiciones no sólo no hubo más lesiones, sino que disminuyeron los colapsos en el scrum y aumentó el ataque a partir de esa formación. Pero hay tantas miradas sobre el scrum --los expertos sólo son los que han jugado de pilar o hooker- que seguramente alguna discusión o propuesta esté surgiendo antes de que esta nota salga a la calle.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?