Recordando a Pappo: la historia de sus guitarras

La Flying V que usó en el Madison, una de las guitarras de Pappo’s Blues y su Les Paul favorita: un vistazo a las mejores armas del Carpo
(0)
22 de febrero de 2018  • 11:43

Gibson Flying V 1981

Cuando Pappo recibió por fax la invitación de B.B. King para tocar en el Madison Square Garden, se puso a pensar. Buddy Guy, Koko Taylor y varios héroes de la guitarra iban a estar ahí sobre el escenario, así que repasó mentalmente qué tipo de guitarras tocaban ellos y, cuando llegó a Nueva York, fue hasta el local que el luthier argentino Rudy Pensa tiene en Manhattan y compró esta Gibson Flying V modelo 1981 especialmente para el show. “Me llevé la Flecha”, contó Pappo unos días después, en una autoentrevista que está en YouTube. “Me compré un traje de seda italiana lavada que me salió bastante caro, pero ya que nunca tuve uno aproveché la situación. Y llegamos...” Ese 10 de agosto de 1993, en el Madison, Pappo tuvo su consagración definitiva como guitarrista de blues. Sobre el escenario, B.B. King dijo: “En mis 42 años de carrera he visitado 68 países y conocido a muchos músicos... Les presento al mejor guitarrista de blues de Sudamérica”.

Años después, cuando Pappo ya había muerto, B.B. King recordó en privado haber quedado un poco enojado con Pappo por tocar con esta Flying V en el Madison. “Esa era la guitarra que usaba mi amigo Albert King”, le dijo a Jorge Rodríguez, amigo y custodio del patrimonio de Pappo, incluida esta guitarra. “Me dijo: ‘Tendría que haber usado la misma guitarra que yo’.” Rodríguez le explicó que ésa había sido su estrategia para llamar la atención siendo un completo desconocido. B.B. King finalmente respondió: “Entonces estuvo bien”.

Juan Ortelli

Gibson Les Paul 1962

Gibson Les Paul 1962
Gibson Les Paul 1962

“Ese cartelito a Pappo lo volvía loco”, dice Héctor Starc señalando el clavijero de la histórica Gibson SG del año 62 de Pappo en donde se lee la palabra “Les Paul”. Por aquel entonces, Gibson había empezado a comercializar esta nueva opción más liviana y maleable, pero todavía conservaba el nombre del clásico modelo hasta que se bautizó como SG (“Solid guitar”), en el año 63. “Pero él lo odiaba, creía que se lo habían trasplantado de una Les Paul”, dice Starc, su actual propietario. Inicialmente, la guitarra pertenecía a Adrián Lobato, el hijo de la legendaria vedette argentina Nélida Lobato –el mismo chico rubio que aparece en la portada del primer disco de Pappo’s Blues–, pero Pappo la tomó prestada y jamás se la devolvió. Terminó destrozándola en los shows de Riff, cuando sobre el final la tiraba y el iluminador la hacía explotar en el aire gracias a un dispositivo con pólvora instalado al lado de su puente. Años más tarde, Starc la recuperó y reconstruyó, sumándole el vibrato cover plateado debajo de la palanca que Pappo nunca tuvo, replicado del original de la SG del Chizzo Nápoli de La Renga.

Juan Barberis

Gibson Les Paul 1989

Gibson LP 1989
Gibson LP 1989

Esta es su guitarra de cabecera, la más característica y la que Pappo usó durante la última etapa de su carrera. Adorada por la gran mayoría de los guitarristas del rock argentino y otros amantes del instrumento, la Gibson Les Paul negra de Pappo es absolutamente especial. Es un modelo de 1989 Not For Resale, guitarras exclusivas para embajadores de la marca y estrellas, que –con mejor madera y micrófonos con doble bobinado hecho a mano– son superiores al mismo modelo que sale a la venta. Pappo recibió esta como un regalo de Gibson, y es su sello Not For Resale el que le da el doble de sonido que la hace legendaria. Como la Flying V, también se encuentra exhibida en Red House, el club de jams privado de La Roca Industrial. Juan Ortelli

Dato nerd

  • Pappo usaba sus guitarras directamente conectadas al amplificador, sin efectos.

Nota publicada en la edición especial dedicada a Pappo de la serie Bookazines de Rolling Stone.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.