Suscriptor digital

"Bury Me, My Love", impactante videojuego para celulares

Bury me, my love es un proyecto de la revista ARTE, el estudio de diseño Figs y el estudio de desarrollo The Pixel Hunt
Bury me, my love es un proyecto de la revista ARTE, el estudio de diseño Figs y el estudio de desarrollo The Pixel Hunt
Soledad Venesio
(0)
28 de febrero de 2018  • 00:32

Ganador de la segunda edición de Google Play Indie Game Contest de Europa, Bury Me, My Love ( Entiérrame, mi amor, un título basado en una expresión árabe que significa Tené cuidado, o No se te ocurra morir antes que yo) es uno de los tantos ejemplos que demuestran que los videojuegos también son una plataforma que permite abrir el debate sobre muchas problemáticas sociales actuales como, el rol de la mujer, la discriminación o la situación de los refugiados en el mundo.

Es este último el tópico en el cual se basa este juego para celulares, cocreado por la revista Arte y los estudios Figs (diseño) y The Pixel Hunt (desarrollo) que, basados en la situación actual de los refugiados sirios, traen una historia sobre la migración forzosa repleta de romance y esperanza, pero que también moviliza e invita a pensar.

Inspirado en la frase tradicional siria de despedida, " Take care and don't even think about dying before I do" (Cuídate y ni si quieras pienses en morir antes que yo), " Bury me, my love" inicia con un prólogo en donde el jugador conoce la dura realidad que atraviesa Siria y ve cómo las bombas aéreas están destruyendo al país y asesinando a los ciudadanos. En este contexto y tras la muerte de su hermana menor, los jugadores conocen la decisión de Naour (la protagonista, una refugiada siria) de partir hacia Europa. Sin embargo el conflicto inicia cuando Majd, su marido,se niega a viajar con ella ya que su madre y abuelo siguen con vida y siente el deber de quedarse a cuidarlos. Esto provoca que la pareja tenga que separarse y se vean obligados a comunicarse solo a través de un servicio de mensajería instantánea.

En este caso jugador solo puede tomar el rol de Majd y acompañar a Naour en su viaje, enviándole mensajes de ánimo, fotos y consejos para enfrentar los peligros del viaje, así como responder a su pedido de ayuda. Con más de 110.000 palabras disponibles para que los personajes conversen, la historia se desarrolla en tiempo real y muchas veces el jugador tomará decisiones muy difíciles, las cuales tardarán horas en mostrar sus consecuencias. Siguiendo una estructura muy similar a las aventuras gráficas en donde las decisiones del jugador afectan el desarrollo de la historia, la elección de cada una de las respuestas preestablecidas concluirá en uno de los 19 posibles finales. Pero, en este sentido, uno de los giros más interesantes es que Naour no siempre hará lo que los jugadores recomienden y hasta les ocultará cosas, generando que sea necesario aprender a manejar esos riesgos.

Entre las variables que el juego va a controlar está el tiempo (la aplicación indicará cada nuevo día de la travesía), el recorrido (rumores, caminos destruidos o bloqueados van a afectar a nuestro personaje) así como su estado de ánimo, el dinero, el inventario con el que viaja y los distintos estados de ánimo de la pareja. Con una interfaz minimalista y un diseño en donde se destacan las ilustraciones y los colores cálidos; el juego se ejecuta siempre en segundo plano del teléfono y el usuario va a recibir las notificaciones de nuevos mensajes, tal cual sucede con otros servicios como Whatsapp.

Bury me, my love está disponible en Android e iOS y su descarga tiene un costo de 4,29 dólares.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?