Viaje a Capadocia: tierra de hadas, chimeneas y globos en Turquía

En el centro Turquía un paisaje lunar y la excursión que ya es un clásico: apreciar el asombroso panorama desde la altura, a bordo de globos aerostáticos.
En el centro Turquía un paisaje lunar y la excursión que ya es un clásico: apreciar el asombroso panorama desde la altura, a bordo de globos aerostáticos. Crédito: Carlos Albertoni
Carlos W. Albertoni
(0)
25 de febrero de 2018  

Hubo un tiempo en que humanos y hadas convivían armoniosamente en una misma tierra en Turquía . Aquella tierra se llamaba Capadocia y esa armonía estaba atada a reglas que les impedían a unos y otras enamorarse. La pena para quienes quebraran esa regla era la muerte y todos se cuidaban entonces de no quebrarla.

Durante incontables milenios la prohibición se cumplió sin miramientos hasta que una noche, bajo un hermoso cielo de luna llena, uno de aquellos hombres y una de aquellas hadas se juraron amor para siempre. Severa y alarmada, la Reina de las Hadas condenó a muerte a los enamorados, que enlazaron sus manos para recibir juntos el terrible castigo. Sin embargo, al verlos, la Reina decidió tener piedad y perdonó la vida de ambos. En su lugar, el castigo fue convertir a aquella hada en una frágil paloma, para evitar que a partir de allí el pecado del amor pudiera surgir nuevamente con el hombre.

Apenadas, el resto de las hadas pidió a la Reina ser también convertidas en palomas, para seguir la suerte de la enamorada. Y así fue que todas las hadas fueron palomas en Capadocia. Y así fue también que todos los hombres de estas tierras comenzaron a cuidar tiernamente a esas palomas, que se refugian desde ese entonces en unas formaciones de piedra con formas de chimeneas. Un amor prohibido. Un amor eterno.

Postales famosas

Las chimeneas de hadas son las postales más famosas de la sorprendente geografía de Capadocia. Ubicada en el centro de Turquía, Capadocia es una región de poco más de 200 kilómetros cuadrados que se caracteriza por tener un perfil geológico asimilable al de los paisajes lunares, con formas caprichosamente labradas por las fuerzas erosivas durante varios millones de años.

Goreme, ícono de la región, data de los siglos III y IV
Goreme, ícono de la región, data de los siglos III y IV Crédito: Carlos Albertoni

"Tanto las chimeneas de hadas como la gran mayoría de las formaciones rocosas de la región están constituidas por toba calcárea, que es una piedra muy moldeable. Eso permitió no solo el trabajo de la erosión sino también del hombre, que ha construido sus moradas en estas rocas desde hace siglos, cavándolas y creando cuevas artificiales", explica Emre Topal, guía de turismo especializado en la región de Capadocia. "La ausencia de madera en la zona favoreció el uso casi exclusivo de estas rocas como vivienda de las diferentes civilizaciones que habitaron aquí. Y así reconvirtieron estas formaciones en los edificios, templos, torres y fortificaciones que fueron parte esencial de sus ciudades", agrega Topal.

La ciudad más icónica y célebre de Capadocia es Goreme. Sus orígenes se remontan a los siglos III y IV, período en el que los primeros cristianos llegados al Asia Menor fundaron aquí varios monasterios excavados en las rocas. Algunos de estos antiguos templos forman parte del fabuloso Parque Nacional Goreme, ubicado en los alrededores de la ciudad y declarado Patrimonio de la Humanidad en 1985 por la Unesco.

Concebido como un enorme museo a cielo abierto, esta área protegida permite adentrarse en las ruinas y herencias de viejas aldeas trogloditas de más de quince siglos de antigüedad, todo enmarcado en un contexto de chimeneas de hadas y otras geoformas características de Capadocia.

De los antiquísimos templos cristianos el más importante es la Iglesia de la Sandalia, cuyo nombre refiere a las cavidades esparcidas en el piso que asemejan huellas humanas. Esta iglesia tiene un fresco que representa la traición de Judas, una verdadera reliquia del primer cristianismo. El Monasterio de las Monjas es otro imperdible de cualquier recorrida por el Parque Nacional Goreme. Es un complejo monástico hecho en cuatro niveles, que encierra vestigios de cuatro iglesias. "Es como un recuerdo dentro de otro", dice Topal con cierta licencia poética.

Los vuelos en globos aerostáticos, uno de los principales atractivos de Capadocia

3:39
Video

Amanecer en el cielo

La fama de Goreme no reside únicamente en su parque nacional y sus antiguos monasterios. Sobre el amplio valle que rodea a la ciudad, se encuentran los campos de despegue de decenas de globos aerostáticos que se han convertido en la mayor atracción turística de Capadocia.

Impulsados por aire caliente que los infla y resulta más liviano que el aire frío del ambiente, estos globos se elevan cientos de metros para sobrevolar en las mañanas la geografía lunar de Capadocia. Viajes que duran aproximadamente una hora y permiten conocer desde la altura uno de los paisajes más asombrosos del mundo. Una de esas experiencias que todo viajero debería hacer cuando menos una vez en la vida.

Curiosas formaciones geológicas, íconos de Capadocia
Curiosas formaciones geológicas, íconos de Capadocia Crédito: Carlos Albertoni

"La mayoría del turismo llega a Capadocia con el sueño de volar en globo. La cantidad de gente que quiere disfrutar del vuelo es increíble y por eso es casi siempre necesario reservar con suficiente antelación, más allá de que en Goreme hay varias empresas que realizan las salidas. En las temporadas más bajas, durante el invierno, se puede reservar un par de días. Pero en la temporada alta es necesario asegurar el viaje con semanas de anticipación", cuenta Osman, piloto de Kapádokya Balloons, compañía que realiza vuelos en Capadocia desde hace más de un cuarto de siglo.

El ritual del vuelo en Capadocia suele iniciarse antes del amanecer. Bajo un cielo aún oscuro, los globos comienzan a inflarse con aire calentado por llamaradas que parecen levantarse como fantasmas ardientes en la madrugada. Mientras el fuego le da forma al globo, los turistas van ingresando a las cestas en las que viajarán, de uno en uno y ubicándose en lugares previamente asignados que deben respetarse durante todo el vuelo.

Disfrutar... con cuidado

Cada globo puede cargar unas veinte personas. Son compartimientos bastante amplios, establecidos para balancear el peso en el aire, que permiten moverse", explica Osman, que poco antes de cada despegue imparte unas instrucciones de seguridad que deben ser respetadas por los pasajeros. "Lo más importante es tener en cuenta la posición de los cuerpos al partir el globo. Y luego de eso, disfrutar mucho pero siendo conscientes de que nos encontramos a una gran altura", añade.

Poco después que los globos toman altura, el sol empieza a aparecer tras las montañas más lejanas. Rojo y brillante en los días de cielos despejados, suele aparecer justo por detrás de la figura cónica del volcán Erciyes, que se levanta a 3916 metros sobre el nivel del mar y constituye la máxima altura de toda Capadocia. A los pies del vuelo se extiende una geografía de formas extrañas que prolongan dramáticamente sus sombras a medida que la luz oblicua de la primera mañana empieza a iluminarlas.

Crédito: Carlos Albertoni

Sobre la cesta hay fotos, selfies, asombro, fascinación, murmullos y silencios. Usualmente suave, el viaje lleva primero muy arriba, casi hasta los setecientos u ochocientos metros de altura, para luego descender y sobrevolar entre laderas de tonos ocres y colosales rocas labradas por la erosión. Desde lo más alto, el paisaje conmueve. Pero en el vuelo bajo, el serpenteo entre las geoformas de Capadocia resulta increíblemente encantador.

Datos útiles

Cómo llegar: Turkish Airlines tiene vuelos diarios a Estambul desde Buenos Aires, con escala en San Pablo y una duración aproximada de 17 horas. Tarifas desde 1600 dólares en Clase Económica. Desde Estambul hay más de diez vuelos diarios de Turkish Airlines a Nevsehir y Kayseri, en Capadocia. Tarifas desde 180 dólares. www.thy.com

Dónde dormir: ubicado en la bellísima ciudad de Uchisar, a pocos kilómetros de Goreme, el espectacular Museum Hotel es considerado el mejor hotel boutique de lujo no solo de Turquía sino de toda Europa y Asia. Cuenta con treinta habitaciones cavadas en la roca, es el único Relais &Chateux hotel del país y se levanta sobre una colina desde la que cuenta con vistas panorámicas únicas de Avanos, Goreme, Love Valley, Pigeon Valley y el majestuoso volcán Erciyes. En las mañanas pueden verse desde allí los sobrevuelos de los globos aerostáticos que parten de los alrededores de Goreme. En sus dependencias funciona el restaurante Lil´a, uno de los más distinguidos de Capadocia. www.museumhotel.com.tr

Vuelos en globo: existen más de veinte empresas que ofrecen vuelos despegando desde las cercanías de la ciudad de Goreme. Una de las más reconocidas es Kapádokya Balloons, que cuenta con programas regulares que parten poco antes del amanecer, tienen una duración de algo más de una hora y valores que rondan los 200 dólares. Además se ofrecen programas especiales con duraciones más prolongadas, desayunos y champagne en el final. www.kapadokyaballoons.com

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.