La polémica por los árbitros y los torneos: los intereses particulares, por ahora, ganan por goleada

Angelici y Moyano, una relación fluctuante
Angelici y Moyano, una relación fluctuante
Alejandro Casar González
(0)
22 de febrero de 2018  • 23:57

Habla el presidente de Independiente, que además es el secretario general del gremio de Camioneros, y el número 3 de la AFA. Habla, también, el presidente de Boca , que es amigo del presidente de la Nación, pero a la vez se desempeña como número 2 de la AFA. Habla, en simultáneo, el número 2 de Boca. Y más tarde dice que lo que dijo, en realidad, no lo había dicho. Que lo malinterpretaron. Hoy, por último, hablará el presidente de River, que ni siquiera está en la AFA. Así vive el fútbol argentino, donde los roles se superponen y los intereses individuales les ganan, casi siempre, a los colectivos. En el fútbol argentino todos hablan de un partido. Unos, de la "guardia alta" y "la AFA de Boca". Los otros, de los más de 400 días que llevan como punteros, más allá de los errores puntuales de los árbitros.

Los crispación actual que rodea a la pelota solo se atempera con un mensaje claro y responsable. Lo saben en la AFA y la Superliga. Por eso, lo más probable es que el corolario de la reunión que mantendrán los presidentes de ambas entidades con los máximos directivos de River y Boca el 5 de marzo, sea una conferencia de prensa para bajarle el tono a la polémica. Aunque nadie lo confirmó todavía, es probable que el cónclave se realice en Ezeiza, allí donde hay una sala apropiada para hablarle a las cámaras. El encuentro, que se transforma en urgente, había quedado postergado por el viaje del presidente Claudio Tapia a Brasil, Uruguay, España y Rusia. Tapia recién aterrizará en Ezeiza el 2 de marzo.

Más allá de encontrarse en el exterior, el presidente de la AFA está informado de lo que ocurre en el fútbol argentino. Sabe que será Horacio Elizondo el que decida quién dirigirá el partido más importante del semestre, que Boca y River jugarán en Mendoza el 14 de marzo. Sabe, también, que el máximo candidato al puesto es Patricio Loustau. Sabe que la Casa Rosada mira con atención lo que pueda suceder en las tribunas con la figura del presidente: los cánticos en el Monumental y el Nuevo Gasómetro contra Mauricio Macri sorprendieron a más de un funcionario y no quieren que se repitan. Tapia sabe, por último, que la relación entre su suegro, Hugo Moyano, y su principal aliado político, Daniel Angelici, está desgastada. La política hizo lo suyo: Angelici , que es Macri en la AFA, no puede estar cerca del líder camionero, que el miércoles llevó a miles de personas a la 9 de Julio.

Dijo Moyano : "No sé si el fútbol lo maneja Macri, yo no lo veo, aunque puede que tenga alguna influencia. Pero si puede beneficiar a Boca, lo va a hacer". Y agregó, en diálogo con Radio 10: "Quizá mi yerno (por Tapia) no se enteró de que lo están influenciando". Su raid continuó en La Red: "Debería darse una discusión muy profunda porque son situaciones que no parecen demasiado normales". Por regla general, las discusiones de la AFA se dan en el seno del comité ejecutivo. No en las reuniones, donde las principales decisiones quedan asentadas en los boletines oficiales, sino en las reuniones previas. Son algo así como las charlas interbloque del Congreso. Muchas veces, el promotor de esos encuentros es Angelici. Otras, el propio Tapia. Ellos dos se distribuyen el poder político del fútbol, en un órgano donde River y San Lorenzo eligieron quedar ausentes.

El peso específico de Boca en la AFA actual hizo que las declaraciones de Rodolfo Royco Ferrari, vicepresidente del club, sorprendieran a medio mundo. "La Superfinal puede terminar en tragedia", dijo el dirigente xeneize en Radio Cooperativa. "En estas condiciones no se puede jugar el partido. Si esto sigue así hay que hablar para postergar la final con River, porque es muy grave todo lo que se está hablando", amplió. Más tarde (¿luego de recibir un llamado?) se arrepintió por Twitter: "No considero necesario suspender el clásico. Sólo quise poner un manto de calma". En simultáneo, su jefe político, Daniel Angelici, improvisaba una conferencia en un Hospital de Niños: "La Supercopa se va a jugar". Angelici contradecía a su número dos. Además, el empresario del juego confirmaba la reunión con D'Onofrio y Tapia para el 2 de marzo. Será, en realidad, tres días después. "No hay nada de qué sospechar. Es cierto que hay gente de Boca en los cargos de la AFA, pero River tiene la vicepresidencia primera en la Superliga y San Lorenzo tiene una vicepresidencia. Es una convivencia", recordó Angelici. Mientras, se resolvió un cambio de horario por una cuestión de seguridad: Boca-San Martín se jugará el domingo, a las 19.15, dos horas antes de lo previsto, y coincidirá con Unión vs. Colón.

El Tribunal de Disciplina, que ya había dado muestras de querer tomar cartas en el asunto la semana pasada cuando citó a Matías Lammens (presidente de San Lorenzo), por sus dichos contra Silvio Trucco, árbitro del partido entre el Ciclón y Boca, discutía ayer a última hora qué hacer con las declaraciones de Nicolás Russo (contra Germán Delfino por un penal no cobrado en el partido Racing-Lanús) y Fabricio Coloccini (sobre el uso del VAR y la "corrupción" arbitral). La versión más fuerte era que ambos serían llamados a declarar en el transcurso de la próxima semana.

Anoche, la AFA publicó una resolución del Tribunal de Ética, que exige respeto y... silencio. "... consideramos oportuno exhortar a todos los actores del fútbol argentino a que sus conductas y manifestaciones tengan la prudencia y altura necesarias como para no afectar los valores éticos y de respeto que la Asociación del Fútbol Argentino debe custodiar...", dice, en una parte, el comunicado.

Se verá el fin de semana si los protagonistas le empiezan a bajar el tono a las polémicas.

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.