srcset

Una casa en Sudáfrica que es un paraíso de fin de semana

(0)
23 de febrero de 2018  

Contemporánea y playera, así es la segunda vivienda de esta familia que reside y trabaja en Ciudad del Cabo. A 45 minutos de allí, la reserva natural de Grotto Bay resultó la ubicación ideal para hacer realidad su sueño: alcanzar un descanso hecho de aventuras.

Junto a la piscina, pufs para exterior ‘Zanzibar lounger’ (Weylandts).
Junto a la piscina, pufs para exterior ‘Zanzibar lounger’ (Weylandts). Crédito: Warren Heath/ bureaux.co.za

Rob y Gina McClelland dejaron el modelaje para formar una familia y dedicarse a la fotografía. Hoy tienen dos hijas, muchos perros y están al frente de 2Productions, firma que lleva hechos más de 500 trabajos para marcas de primera línea. Pero fueron por más y decidieron hacerse un refugio de descanso que además funcionara como una locación con paisaje, como complemento de su estudio urbano.

Acostumbrados a los mejores encuadres, eligieron un lote en Grotto Bay y, con ayuda del arquitecto Alan Paine, de Logo Homes, construyeron su sueño con cimientos de madera. Además de la evidente belleza natural, el sitio es un rincón virgen con un estilo de vida absolutamente relajado: “Es un lugar realmente especial donde tenés la sensación de que cada día hay una aventura por delante”, dicen entusiasmados por su conquista.

La pareja proyectó su pileta a imagen y semejanza del mar, para que virtualmente se fundiera en él. Un recurso adorable, con orilla y todo, para sentir que se bañan en las frías aguas del Atlántico. La misma está hecha en cemento (conseguir la textura y el tono exactos fue la mayor dificultad) y tiene apenas 70cm de profundidad en el rectángulo más hondo: “Los chicos son los que más la disfrutan”, reconoce Rob.

Las aperturas se hicieron sin interrupciones para enmarcar las fabulosas vistas, incorporar el deck perimetral y ampliar (aun más) el espacio.
Las aperturas se hicieron sin interrupciones para enmarcar las fabulosas vistas, incorporar el deck perimetral y ampliar (aun más) el espacio. Crédito: Warren Heath/ bureaux.co.za

El área social es una caja absolutamente blanca con piso laminado de roble (Kronotex) y mobiliario en la misma línea. El toque único está dado por los acentos artesanales en madera y fibras naturales, como los dos silloncitos ‘Condrus’ (Weylandts).

La madera es un aislante natural. Usada acá en puertas, ventanas y pisos ayuda a reducir las necesidades de energía en una zona donde el viento es casi constante.

La arquitectura administró los seis metros de altura (el máximo permitido por el código local) reservando el mayor volumen para enfatizar la amplitud en el corazón de la casa.
La arquitectura administró los seis metros de altura (el máximo permitido por el código local) reservando el mayor volumen para enfatizar la amplitud en el corazón de la casa. Crédito: Warren Heath/ bureaux.co.za

Los infinitos reflejos de un candelabro de cristal coronan el comedor de estilo opuesto, con sillas de inspiración provenzal con asiento de mimbre y una enorme mesa de madera. En el rincón, sillón ‘Munggur’ tallado a mano a partir de una pieza única de madera (Weylandts).

Espacios inmensos, plenos de luz y predominantemente blancos. ¿Cuál es el secreto para que no se vean fríos? Madera, lámparas colgantes y riqueza de texturas.

La implantación de la propiedad sobre una pendiente permitió hacer un generoso e inusual ventanal que se abre al sol matinal sin riesgo de perder privacidad.
La implantación de la propiedad sobre una pendiente permitió hacer un generoso e inusual ventanal que se abre al sol matinal sin riesgo de perder privacidad. Crédito: Warren Heath/ bureaux.co.za

Creo que la mayor parte del tiempo estamos en la cocina, charlando o cocinando para la familia y los amigos
Rob

Para que pase desapercibida desde el living comedor, el dueño de casa la diseñó íntegramente sin electrodomésticos ni alacenas a la vista. Además, se la equipó con dos líneas de amoblamiento (Essential Kitchens), dúo de lámparas de ratán pintado y bancos ‘Hylosi’ (todo de Weylandts) inspirados en los tradicionales asientos chinos.

A la derecha se revela el truco de este ambiente inmaculado: los electrodomésticos engamados en acero están empotrados en un amplio mueble-alacena accesible pero no expuesto a la vista.
A la derecha se revela el truco de este ambiente inmaculado: los electrodomésticos engamados en acero están empotrados en un amplio mueble-alacena accesible pero no expuesto a la vista. Crédito: Warren Heath/ bureaux.co.za

En el dormitorio principal, la bañera expuesta con forma oval pone el toque de modernidad.
En el dormitorio principal, la bañera expuesta con forma oval pone el toque de modernidad. Crédito: Warren Heath/ bureaux.co.za

Pura ilusión: la madera de la cama con dosel se patinó para darle el efecto del desgaste marino, como un obsequio regalado por la marea.
Pura ilusión: la madera de la cama con dosel se patinó para darle el efecto del desgaste marino, como un obsequio regalado por la marea. Crédito: Warren Heath/ bureaux.co.za

La suite se abre de par en par al exterior y se prolonga en la galería techada. En ella se dispuso un sillón ‘Balou’ (Ke-zu, Australia), del filipino Kenneth Cobonpue, una pieza tan versátil que se fabrica en dos versiones: de ratán para interior y en versión sintética para exteriores.

El cuarto de baño tiene una bacha doble de apoyo y un espejo con marco decapado, que se asocia con el estilo de la cama.
El cuarto de baño tiene una bacha doble de apoyo y un espejo con marco decapado, que se asocia con el estilo de la cama. Crédito: Warren Heath/ bureaux.co.za

Más texturas de madera, esta vez en el “box” de ducha al aire libre, hecho con durmientes de obra reciclados.
Más texturas de madera, esta vez en el “box” de ducha al aire libre, hecho con durmientes de obra reciclados. Crédito: Warren Heath/ bureaux.co.za

El lugar favorito de todos es la barra exterior en la ventana de la cocina, no tiene competencia: nadie quiere perderse un desayuno de cara al mar ni un atardecer en la hamaca ‘Kai pod’, que corona esta postal de vacaciones.

Se optó por un techo de chapa económico y durable. Con terminación plata, también refleja el calor del sol y reduce el consumo energético.
Se optó por un techo de chapa económico y durable. Con terminación plata, también refleja el calor del sol y reduce el consumo energético. Crédito: Warren Heath/ bureaux.co.za

La casa está construida en madera con sistema “timber frame”, más económico y veloz que el tradicional, y muy popular en la escarpada costa sudafricana por sus cimientos ligeros y adaptables. Además, Rob la proyectó con orientación Norte. “Imaginé una estructura que va retrocediendo progresivamente para captar la mayor cantidad de luz posible y maximizar las vistas al mar”.

Producción: Sven Alberding/ bureaux.co.za .

Texto: Lucrecia Álvarez.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.