Lollapalooza 2018: para Brandon Flowers, de The Killers, "es una experiencia de festival única"

El cantante del grupo norteamericano asegura que Wonderful, Wonderful, su nuevo disco, captura el paisaje donde se crió: el desierto de Nevada
El cantante del grupo norteamericano asegura que Wonderful, Wonderful, su nuevo disco, captura el paisaje donde se crió: el desierto de Nevada Crédito: Gentileza Universal
Antes de su regreso al país como parte del festival Lollapalooza, Brandon Flowers, voz y líder de la banda de Las Vegas, recuerda su infancia en la Ciudad del Pecado, sus primeros contactos con el rock y asegura que su nuevo álbum suena más al desierto de Nevada
Sebastián Ramos
(0)
16 de marzo de 2018  

Si la noche de viernes tendrá su momento culminante cuando Red Hot Chili Peppers salga a escena para consumar su nueva visita al país, la del sábado contará con Lana del Rey y The Killers como corolario del segundo día de Lollapalooza 2018 Argentina . La banda liderada por Brandon Flowers no sólo volvió a escena con nuevo disco, Wonderful Wonderful, sino que lo hizo recuperando el tiempo perdido y hasta sumando un nuevo público.

Brandon Flowers nació en Henderson, Nevada, en el área metropolitana de Las Vegas, a principios de la década del 80. De allí que de niño haya crecido tanto encandilado por las luces de los grandes hoteles y casinos adornados con réplicas de la Torre Eiffel, de la Estatua de la Libertad o de las pirámides egipcias como atraído por el misticismo silencioso del desierto de Mojave.

Criado en medio de la tensión existente entre estos dos íconos de la cultura norteamericana, de joven decidió adscribirse a la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, conocida popularmente como Iglesia Mormona.

Así las cosas, uno no tendría que hurgar mucho más para concluir que estaríamos en presencia de alguien con un ADN compuesto ciento por ciento por elementos de norteamericanismo puro y con la bandera de las estrellas fijada en la piel.

Pero lo cierto es que, cuando en 2001, Flowers finalmente creó una banda de rock junto a Dave Keuning, un guitarrista que conoció a través de un anuncio que este había puesto en un periódico buscando músicos, fue un sello independiente inglés el primero en interesarse en su música y, muy pronto, The Killers se convertiría en el grupo de rock más importante surgido en Las Vegas, en uno de los actos más requeridos por los festivales más grandes del mundo en el nuevo milenio y en... "la banda más británica de los Estados Unidos".

Por eso no suena extraño que cuando se le pregunta por su primer acercamiento a la música, Brandon Flowers, del otro lado del teléfono, sentado en su casa de Salt Lake City, en Utah, pocos días antes de partir hacia Europa para continuar con la gira que el mes próximo lo depositará nuevamente en Buenos Aires, responda sin pensar: "Lo primero que recuerdo es The Cure. De hecho, el tema 'Just Like Heaven' lo recuerdo como el primero que conocí en el mundo. Yo era chico y creo que la primera línea del tema [canta "show me, show me, show me"] era un gancho perfecto para los niños. Estaba en el dormitorio de mi hermano mayor y todo lo que ocurría allí adentro era una suerte de experiencia única. The Cure también lo fue".

Diez días atrás, en medio de un show de The Killers en la misma ciudad en la que vive desde hace poco más de un año, Flowers declaró públicamente su amor por la banda de Robert Smith, antes de interpretar un cover de "Push", incluido en el álbum The Head on the Door, de The Cure: "Tendría probablemente 12 años y mi hermano me trajo a este mismo estadio a ver a The Cure. Fue mi primer concierto. Ellos tocaron esta canción y me convertí. Fui oficialmente convertido y bautizado por esta canción, 'Push'".

"¿Sabés qué? -le dice ahora a LA NACION-, para mí The Cure era música popular, nunca tuvieron que explicarme nada, era algo natural. Mi hermano tenía en las paredes de su habitación pósteres de Robert Smith y de Joy Division también. Para mí esa música no era algo raro, para nada y por eso hoy sigue teniendo un lugar especial en mi corazón".

-¿Cómo recordás tu infancia en Nevada?

-Yo fui muy feliz y la mayor parte de mi infancia fue realmente dichosa. Tengo recuerdos que amo, viajes con mi madre y mis hermanos a lugares con muchos árboles, al río Colorado y esas cosas. Todos esos sitios me dieron muchos sentimientos que me inspiraron. Hay algo místico para mí en todo aquello.

-¿Y cómo te influenció haber crecido tan cerca de una ciudad como Las Vegas?

-Creo que de allí vienen todas mis aspiraciones de hacer algo grande, algo importante. Siempre había muchos shows, con gente llegando todo el tiempo y mucha energía dando vueltas. Leyendas como Frank Sinatra y Elvis Presley están muy presentes en Las Vegas, había fotos de ellos en todas partes, en los 7-Eleven, en el almacén, en la verdulería. Eso definitivamente me atrajo de algún modo y dejó una huella en mí.

Canciones desérticas

El año pasado, The Killers editó su quinto álbum, Wonderful, Wonderful, sumando así su quinto número uno consecutivo en los rankings británicos (en los Estados Unidos, solo su segundo álbum, Sam's Town, llegó al tope de los charts), pero según el mismo Flowers, "posiblemente este sea nuestro disco más norteamericano. Creo que logramos que las canciones suenen más al desierto de Nevada".

-¿Cómo dirías que suena el desierto por allí?

-No sé bien, pero lo que quiero decir es que el disco es una suerte de captura de ese paisaje, probablemente haya un sentimiento más vinculado con nuestro hogar. Quizá sea algún tono de la guitarra, el sonido de los teclados, no sé, hay algo ahí que no sé cómo lo logramos, pero ahí está.

Más allá de las sonoridades desérticas de las que habla Flowers y del concepto estético del álbum (con fotografías de la banda tomadas en el desierto de Mojave), Wonderful, Wonderful incluye varias referencias a las raíces norteamericanas de la banda: en un tema como "The Man", Flowers se retrata a sí mismo con la arrogancia de los primeros años vividos como estrella de rock, pero en tono arrepentido; mientras que "Tyson vs Douglas" está explícitamente dedicado a uno de sus ídolos de infancia, pero haciendo referencia a aquella histórica pelea que vio caer al campeón por primera vez en la lona ("para mí Mike Tyson era perfecto -le dijo a la BBC-. Creó mucha ilusión en todo el mundo, pero él vivía en Las Vegas y eso entusiasmó a toda mi familia... Parecía invencible, hasta que lo noquearon y mi visión del mundo cambió para siempre").

Con este espíritu de "regreso a casa" y un ritmo más acelerado que invita a la pista, The Killers volverá a presentarse en la Argentina, como acto central del segundo día del festival Lollapalooza. "Cuando era un chico, por supuesto que estábamos al tanto de Perry Farrell, del Lollapalooza y de todas sus cosas locas. Lo veíamos en MTV, con todos esos grupos tremendos haciendo historia. Por eso hoy, ser parte de eso, es un sueño hecho realidad".

-¿Qué recordás de la primera vez que actuaron en el festival?

-Fue en Chicago, en 2005. Es un lugar muy cálido para estar, en donde te cruzás con diferentes bandas y escuchás distintos tipos de música. El Lollapalooza es una experiencia de festival única.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.