Surgen proyectos con casas distintas

Son viviendas de tres ambientes que tienen jardín y parrilla, y bajos costos de mantenimiento; un terreno de 4000 metros cuadrados puede albergar entre veinte y treinta unidades; las opciones
Son viviendas de tres ambientes que tienen jardín y parrilla, y bajos costos de mantenimiento; un terreno de 4000 metros cuadrados puede albergar entre veinte y treinta unidades; las opciones Fuente: Archivo
Gabriela Koolen
(0)
24 de febrero de 2018  

La creatividad y la búsqueda de nuevas ideas es un bien muy preciado en el mercado inmobiliario. En la actualidad, entre las tendencias que asoman con mucha fuerza están las town houses: viviendas que combinan los beneficios y el confort de un departamento con el estilo de vida de una casa. Se trata de propiedades de dimensiones medianas, generalmente de entre 90 y 120 metros cuadrados, con tres ambientes y jardín con parrilla, que ganan terreno en las afueras de la ciudad, especialmente en zona Norte. Por sus características, se convierten en la opción perfecta para quienes disfrutan de vivir en contacto con la naturaleza, pero con un espacio que requiera bajo mantenimiento en costo y esfuerzo, algo cada vez más valorado en la vida moderna.

El concepto de town houses nació en Inglaterra y los Estados Unidos para responder a la necesidad de brindar las prestaciones que tiene una casa en el formato de un departamento. La denominación se suele utilizar para definir a las viviendas unifamiliares de por lo menos dos pisos que comparten una pared con sus vecinas. Su fisionomía pintoresca y elegante enseguida se convirtió en una postal típica de ciudades como Nueva York o Londres. En la Argentina, la tendencia adoptó su identidad local y desde hace unos años, barrios como El Boulevard -frente a Highland Park-, Decs Tortugas -planteado como un complejo sustentable-, o La Fernanda ganan protagonismo en áreas suburbanas. Ubicadas en las cercanías de tradicionales countries, se convierten en una opción atractiva para quienes quieren acceder a estas zonas, a precios más accesibles.

Una de las claves que definen el éxito de este modelo y sus proyecciones a futuro es que se ajusta a los nuevos desafíos del mercado, en el cual las grandes extensiones de terreno son cada vez más escasas y las incidencias aumentan. Según explica Marusia Izrastzoff, gerente de la Sucursal Pilar y Zona Norte de la firma homónima, la posibilidad de construir barrios de dimensiones más pequeñas llama la atención de inversores y usuarios finales. Las town houses abren el juego a zonas de transición y áreas de menor tamaño. Los terrenos parten de los 40.000 metros cuadrados y pueden albergar desde veinte a treinta casas. Además, Izrastzoff señala que este tipo de proyectos mejoran el entorno y ayuda a revalorizarlo con una inversión de infraestructura mucho menor a la se requiere en un country.

En cuanto a la arquitectura, se trata de espacios adaptables y flexibles, con diseños especialmente estudiados para seguir rigurosamente el estilo de vida de una casa. Nadie que va a una town house quiere repetir el formato de un departamento. Los usuarios suelen ser familias jóvenes que buscan instalarse de a poco en estas zonas, padres recién divorciados con sus hijos, o matrimonios mayores que comienzan a vivir solos y buscan dimensiones más manejables, sin resignar su calidad de vida o la zona de lujo de su vivienda. Además son propiedades que suelen incluir amenities como piscina, el salón de usos múltiples, un gimnasio, y a veces una pequeña cancha de fútbol, además de seguridad con expensas mucho más acotadas que las de los countries, otro de los beneficios que destaca la gerente de Pilar y Zona Norte de Izrastzoff.

Perspectivas a futuro

"Creo que el crecimiento y el potencial de esta tendencia es fuerte porque hay una demanda. Quienes se instalan en estas zonas desean vivir en una casa, con todo lo que eso significa, en contacto con la naturaleza. Las town houses reúnen estas condiciones, y son más económicas que una vivienda unifamiliar en un country. Por eso tienen muchísimo éxito. El Boulevard, por ejemplo, que fue el primero que salió al mercado se vendió completo enseguida", apunta Izrastzoff.

Los desarrollos suelen estar a cargo de firmas medianas de la zona, pero también los grandes desarrolladores están poniendo el interés en esta tendencia. Marusia Izrastzoff detalla ventajas y desventajas del modelo y explica que si bien en estos emprendimientos el desarrollador obtiene una menor cantidad de unidades que en una torre o edificio de departamentos en altura, el gran beneficio es que se trata de proyectos muy requeridos y con gran demanda para su comercialización. Sostiene que en general son muchos los inversores que hacen el circuito de principio a fin y se quedan con las town houses: a veces las alquilan durante un tiempo y en otros casos se convierten en usuarios finales. A modo de ejemplo para quienes apuntan los números, Izrastzoff menciona que quienes adquieren hoy, desde pozo, unidades en Decs, uno de los emprendimientos lanzados recientemente, pueden hacerlo desde US$160.000. Estima que su revalorización para el momento de la entrega -aproximadamente entre un año y un año y medio- será de entre un 15 y un 20 por ciento. "Creo que es una buena herramienta para empezar a explorar zonas que no son las principales arterias, porque con pocos metros podés hacerlo, y los casos existentes han tenido buena recepción", concluye la broker inmobiliaria.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.