Suscriptor digital

De los lectores: cartas & mails

(0)
24 de febrero de 2018  

Explicación

Creo que el señor Hugo Moyano debe una explicación sobre lo que se logró con el paro que organizó y que costó tantos daños a la economía del país. Es hora de que tanto los dirigentes sindicales como los políticos justifiquen las decisiones que toman y que afectan a toda la ciudadanía.

César Chelala

DNI 7.079.311

Transporte escolar

Si en las últimas décadas se hubiera subido tanta gente a los transportes escolares para su verdadero objetivo y no para actos políticos hoy seríamos Finlandia.

Julio Sánchez Ruiz

jsanchezruiz@gmail.com

Cifras mentirosas

De manera mentirosa e insensata escucho hablar en los medios a los denominados "militantes del aborto" (vaya militancia): dicen que en la Argentina se realizan más de 500.000 abortos por año, y que alrededor de 100 madres fallecen en el cruel procedimiento. Todos sabemos que eso no es cierto, esas cifras carecen de sustento. Sin embargo, la mayoría lo calla, salvo honrosas excepciones. De ser cierta esa cantidad, que no lo es, nos encontraríamos ante el escandaloso hecho de que se les estaría quitando la vida a 500.000 seres inocentes cada 12 meses, lo cual, amén de resultar asombroso y aberrante, equivaldría a casi la mitad de los embarazos producidos en el mismo período, dado que los nacimientos rondan el orden de los 650.000. Independientemente de esa mentira numérica, ninguna duda cabe de que con ella se ataca despiadadamente al niño inocente no nacido. Decía Santa Teresa de Calcuta que si una madre puede asesinar a su propio hijo en su seno, qué impedirá que nos matemos unos a otros. Si bien no se trata de un tema solamente religioso, como algunos pretenden confundir, pues terminar con una vida es un delito, no está de más recordar que la inmensa mayoría de los argentinos profesan la fe católica, y no pueden permanecer impávidos mientras millones de niños por nacer son masacrados. Pareciera que ellos deben morir porque las naciones que han legalizado el aborto no quieren ya alimentar ni educar a un niño más. No olviden, pues, los cristianos que ha sido un niño no nacido el que reconoció la presencia de Jesús en el seno de María, cuando esta fue a visitar a su prima Isabel, y el pequeño exultó de alegría en el interior de su madre, reconociendo la presencia de quien un poco más de 33 años después sería crucificado.

No es posible que miremos para otro lado mientras se derrama tanta sangre, pues derramarla es también destruir el producto de ese maravilloso proceso de fusión de dos células germinales, denominado embrión, que goza, a no dudarlo, de la dignidad del ser humano y, por lo tanto, del derecho a la vida.

Francisco García Santillán

DNI 10.661.522

Hacernos cargo

Seamos sensatos y realistas. El hecho de que -de una vez por todas- se legalice el aborto en la Argentina no implica necesariamente que todas las mujeres decidan abortar (así como la promulgación de la ley de divorcio no llevó a su proliferación). El aborto, legal o no, es siempre una experiencia desagradable y a menudo traumática. Pero la realidad actual, con miles de abortos clandestinos por año, realizados en lugares inapropiados y por personas no idóneas, produce incontables muertes. No neguemos los hechos. Y lo más injusto es que las mujeres (o sus padres) con mayor poder adquisitivo no corren tantos riegos como las mujeres de escasos recursos, que no tienen acceso a profesionales capacitados. Por otra parte, si bien existe una ley de educación sexual, lo cierto es que no se aplica, y la información que se les imparte a nuestros chicos en las escuelas, es mínima e incompleta. El embarazo no deseado no es el único tema, sino las graves enfermedades de trasmisión sexual. En pleno siglo XXI, las carencias en este sentido son injustificables e imperdonables. Y es nuestro deber como adultos responsables hacernos cargo, y dejar de barrer, en este tema, la mugre debajo de la alfombra.

Irene Bianchi

DNI 6.688.332

Venezolanos

Por el nefasto régimen de Maduro, muchos venezolanos escapan de su país en busca de una mejor vida, y cada día hay más y más de ellos trabajando en la ciudad de Buenos Aires. Me alegro por ellos, ya que son atentos, amables y trabajadores. Lo que me asombra mucho es la rapidez con la que consiguen empleo, sabiendo que en la Argentina hay casi un tercio de pobres y un alto índice de desocupación. Debería ser difícil, si uno piensa con cierta lógica. Dudo que tantos puestos hayan sido creados para ellos. Me confirma lo que uno escucha todo el tiempo: que años de planes y subsidios han destruido la cultura del trabajo y muchos compatriotas no quieren o prefieren no trabajar. La realidad económica del país es complicada, pero no les creo a sindicalistas y opositores al Gobierno cuando viven quejándose por el desempleo y la falta de trabajo. La realidad nos muestra algo distinto.

Fernando Gómez Videla

DNI 26.420.138

Escala de valores

Resulta curioso ver y observar cómo a mediano tiempo la escala de valores de los delincuentes y sus familiares ha variado de manera sustancial, en especial, en el conurbano bonaerense. Cuando para muchos de nosotros en nuestra infancia tener un familiar preso o acusado de un delito grave era una verdadera vergüenza social, ahora, por el contrario, para muchos delincuentes hay en ello un motivo de orgullo. Así se observa a madres de 30 años que ven como héroes a sus hijos adolescentes cuando son detenidos por haber matado a un policía durante un asalto. Este cambio de valores viene acompañado de otra curiosa circunstancia social; mujeres abuelas antes de los 35 años. Más o menos así se genera la idiosincrasia delictual y familiar actual en un sector importante de la sociedad argentina. Ese mismo sector que cada día selecciona el camino del atajo para lograr el objetivo económico rápidamente y sin mayores esfuerzos que, eventualmente, empuñar un arma de fuego. Este es el temperamento de los delincuentes adolescentes que surcan las zonas más pobladas del país. Son los mismos que matan para robar con mayor comodidad o que luego de robar matan a la víctima indefensa para que no haga la denuncia.

Este sector de la sociedad ha enfermado para siempre. No se ven políticas que conduzcan a modificar esta realidad tan amarga.

Hugo López Carribero

Director de Derecho Penal, Colegio de Abogados La Matanza

info@lopezcarribero.com.ar

Carreras intermedias

El desafío educativo de hoy es la desaparición de paradigmas laborales y culturales, entre otros. ¿ Qué los reemplazará ? ¿Cómo hacer que el alumno pueda saberlo y sustentar a su futura familia tanto espiritual como económicamente? No es bueno que la gente abandone sus estudios por la mitad y se quede sin un título habilitante. Se requieren carreras intermedias, con salida laboral digna, y lograr la satisfacción de llegar a buen fin. Que no haya más estudiantes eternos o frustrados. Debatir "ajuste o exclusión" vulnera un eje del que tampoco se hace cargo la política. Se debe decodificar qué serán el hombre y la mujer ante el alud exponencial del desarrollo tecnológico actual. Y ayudarlos a formarse, en humanidades o cualquier profesión o tecnicatura, para enfrentar retos cada vez más competitivos. Sin quedar a la deriva en el medio de carreras que no consigan completar y que no solucionarán su vida futura. Más allá de que haya sido gratuita u onerosa esa valiosísima etapa de formación.

Saber, y también graduarse, importan.

Eduardo N. Glikson

DNI 8.341.941

Ayuda a una escuela

Desde hace diez años, en una escuela del tercer cordón del conurbano (la EES 1, de José C. Paz), venimos trabajando con los estudiantes en la realización de audiovisuales como una forma de aprendizaje. En los últimos meses de 2017 pudimos concretar una nueva fase de este proyecto: el programa de TV Efecto secundario, realizado íntegramente por los estudiantes de ocho escuelas de la zona. Para este año se sumarán más. Los estudiantes trabajan, investigan y se divierten, concurriendo en horario extraescolar a realizar el programa. No obstante, para darle continuidad, necesitamos apoyo en equipamiento. En ese sentido, sería bueno contar con empresas o instituciones que estén dispuestas a colaborar. Los chicos lo agradecerán.

Prof. Alberto C. López Camelo

DNI 14.259.184

Lavalle sin cines

Cuentan que un hombre se durmió en un cine de la animada calle Lavalle de la década del 80, mientras veía una película sobre un futuro sombrío y decadente, con ciudades ruinosas y gentes postergadas. De repente se despertó por un ruido, que no provenía de la proyección, sino de un individuo que vociferaba aleluyas en "portuñol" desde el escenario donde antes se encontraba la pantalla. Salió sobresaltado de la sala, que ahora llamaban templo, observó la fealdad del local vecino -una "Saladita"- y escuchó que estaba en 2018. Recorrió "la calle de los cines", y pensó que ese título debería modificarse al singular, ya que solo quedaba uno. Observó grupos de personas que revolvían basura entre negocios maltrechos y avisos de oferta de prostitución, mientras otros dormitaban en el suelo. Por suerte, advirtió que habían construido una bella bajada hacia Alem, pero un puesto de diarios la obstruía por la mitad.

Muy abatido, se dio cuenta de que había viajado hasta el presente. Entonces, quiso dormirse. En un cine de los de antes.

Javier Martínez Córdoba

DNI 16.492.233

En la Red

En Jujuy quieren que se pague la atención a los

pacientes extranjeros

Facebook

"En todos los países que no respeten la reciprocidad en la atención médica pública, los pacientes deberían hacerse cargo de los gastos que ocasionen" - Alejandro Lavella

"En Europa es así" - Damián Quevedo

"En un tema humanitario, de salud, hay que ser comprensivos y tolerantes, sobre todo en caso de accidentes viales o urgencias" - Roberto Elías Morais

"Que paguen en todo el país? Solo en caso de emergencia atenderlos" - José Luis Barbon Otero

"Excelente. En todos los países se cobra la salud, si no llevás un seguro y que sea bueno?" - Ramona Mena

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la dirección: Av. del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA) Buenos Aires, Argentina

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?