Suscriptor digital

Con Ivanka y un polémico general norcoreano, el cierre de los Juegos marca un nuevo duelo

En Seúl, el presidente Moon Jae-in compartió una cena con Ivanka Trump
En Seúl, el presidente Moon Jae-in compartió una cena con Ivanka Trump Fuente: AP - Crédito: Kim Min-Hee
El evento olímpico en Pyeongchang volverá a acaparar los focos por el plano diplomático
(0)
24 de febrero de 2018  

PYEONGCHANG, Corea del Sur.-Los Juegos Olímpicos de Invierno de Pyeongchang, llamados los "Juegos de la Paz" por su contribución a una inédita distensión entre las dos Coreas, tendrán mañana un cierre a toda orquesta en el plano diplomático.

La hija mayor del presidente Donald Trump, Ivanka , y el polémico general norcoreano Kim Yong Chol -acusado del hundimiento de un navío surcoreano que dejó 46 marinos muertos- asistirán a una ceremonia de clausura que, como la apertura, volverá a acaparar los focos internacionales.

La aparición de Ivanka para encabezar la delegación norteamericana en la ceremonia de Pyeongchang servirá de contraste a la actuación que tuvo el vicepresidente norteamericano, Mike Pence, en la de apertura, a la que también asistió la hermana del dictador Kim Jong-un , Kim Yo-jong. La hija de Trump goza de cierta popularidad en Asia, donde se la percibe como un miembro sutil y joven del gobierno de su padre. Según los analistas, eso le permitirá a Estados Unidos tener una representante más mediática en unos Juegos dominados por la estrategia de acercamiento de Corea del Norte.

La gran pregunta es si después de asistir al evento de cierre y saludar a los deportistas estadounidenses se encontrará en la misma situación de Pence, para compartir un palco vip con los norcoreanos. Y en ese caso, a diferencia del vicepresidente, ¿optará por interactuar con ellos? La respuesta podría servir de glosa para dar una nueva pista sobre cómo abordará el gobierno de Trump el deshielo de las relaciones de Seúl y Pyongyang, que incluyeron la invitación de Kim al presidente surcoreano, Moon Jae-in, para que lo visite en la capital norcoreana.

En una cena, Ivanka le anticipó ayer a Moon que usará su visita a los Juegos Olímpicos para abogar por la máxima presión para que Corea del Norte detenga su programa nuclear.

Una delegación norcoreana de alto nivel también asistirá a la ceremonia de clausura olímpica, pero el gobierno de Corea del Sur señaló que es poco probable que Ivanka se reúna con los norcoreanos. Los organizadores tienen que armar un verdadero rompecabezas protocolar para que los representantes de ambos países no se crucen.

El hecho de que el general Kim Yong Chol sea el elegido para encabezar la delegación norcoreana en la ceremonia de mañana desató la indignación de los parlamentarios opositores en Corea del Sur, que lo acusan de ser "un criminal de guerra que merece la muerte". Unos 70 legisladores del Partido de la Libertad le exigieron a Moon que no autorice su presencia.

En Seúl sospechan que Kim Yong Chol, responsable de las relaciones intercoreanas en el Partido de los Trabajadores, fue quien dio la orden de torpedear la corbeta surcoreana Cheonan en 2010; el ataque dejó 46 muertos.

Agencias AP, Reuters y ANSA

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?