Rumbo al Mundial de China, la aventura de "vender" a la selección

Nico Brussino es una de las atracciones del equipo argentino
Nico Brussino es una de las atracciones del equipo argentino Crédito: FIBA Américas
Diego Morini
(0)
24 de febrero de 2018  

OLAVARRIA.- Aquí hay ruido. Un bullicio inusual, aseguran algunos. Pero también -aclaran- no es que predomine el silencio, sino que no siempre se escuchan tantos pedidos por una foto o un autógrafo. Esa extraña melodía cubre varias cuadras; se distingue a la perfección que se relaciona a un grupo de deportistas que está dentro del hotel Santa Rosa. Ahí, sobre la calle Vicente López, detrás de un cristal, se alcanza a ver a los jugadores de la selección argentina de básquetbol. Por eso, la gente no puede evitar soltar un grito para captar la atención de Luis Scola, de Nicolás Laprovittola, de Nico Brussino, de Lucio Redivo. Así se vive la presencia en celeste y blanco de este grupo que anoche se enfrentó con Uruguay y pasado mañana lo hará con Paraguay, por las eliminatorias para conseguir un pasaporte para la Copa del Mundo de China 2019.

Y no es un detalle tener un equipo que genere tantas cosas; por su pasado, pero también por un futuro tentador. Y allí es donde surge de inmediato un interrogante, ¿cómo se hace para vender un partido de la selección argentina de básquetbol? ¿Cómo se adapta una Confederación a un formato de competencia inédito, como son las eliminatorias? ¿Qué es necesario tener para poder quedarse con una sede para ver a Scola y compañía?

Esta aventura está en manos de la Confederación Argentina de Básquetbol (CABB), que tiene a Federico Susbielles como presidente y principal referencia a la hora de negociar con las gobernaciones o intendencias que tienen el deseo de participar de este desafío, camino a China 2019. "Es un equipo joven que tiene a Luis como estandarte, que a la gente le entusiasma y por eso no es tan complejo llevar adelante negociaciones para que reciban a la selección", explicó Susbielles.

Ahora bien, ¿es sencillo llevar adelante esta empresa? A simple vista no parece representar complicaciones, aunque los costos son altos. Para tener como referencia, para esta ventana de eliminatorias, la Argentina, al mover a parte de su plantel -es decir, a los jugadores que participan en torneos en el exterior-, necesita cerca de 800.000 pesos, sólo para los viajes de Scola (China), Laprovittola, Redivo, Brussino y Marcos Delia (España). Esta vez, el acuerdo con Olavarría fue menos generoso que el de La Rioja, que fue el escenario en el debut. Al parecer, el acuerdo con la intendencia local se cerró por una cifra cercana a los 3.000.000 de pesos para la Confederación; además, se acordó que se paguen los gastos de la organización de esta doble fecha en el país (Paraguay cedió la localía por no tener un estadio que apruebe las condiciones mínimas impuestas por la FIBA). ¿Qué beneficio recibe Olavarría? La recaudación de los dos juegos es para el organizador; los valores de las entradas van desde 400 pesos a 1400 para cada partido. Con el fin de potenciar el valor del encuentro con Paraguay, se organizó el retiro de la camiseta N°13 de Andrés Chapu Nocioni.

Para la Confederación Argentina es muy bueno este nuevo sistema de competencia porque le permite recaudar un dinero que ayuda a sus arcas. La intención de Susbielles es jugar en lugares no tan tradicionales para partidos de la selección, como pueden ser Córdoba o Mar del Plata; es allí donde "entró" Olavarría. Algunos aseguran que siempre estuvo en el radar esta ciudad, aunque también explican que el plan original era que esta segunda fecha de eliminatorias se disputara en Formosa. Al parecer, el gobernador Gildo Insfran le habría pedido al presidente de CABB que buscara otro lugar porque no era el momento ideal para embarcarse en semejante empresa. Formosa era perfecto para esta realización, porque al ceder Paraguay su localía, logísticamente permitía más comodidades para los traslados del seleccionado guaraní.

Poder negociar con una gobernación le da otro tipo de margen a la CABB a la hora de hablar de números. Y el caso de La Rioja sirve como ejemplo, ya que, según cuentan, la entidad que preside Susbielles habría recibido casi 5.000.000 por llevar al Superdomo a jugar a Luis Scola y la selección. La gobernación, además, gastó otros 5.000.000, ya que tuvo que hacer algunos arreglos y ajustes para poder cumplir con las exigencias de una cita de estas características.

Son varios los lugares interesados por tener el producto selección, incluso, ya estarían resueltas las próximas sedes; tanto que circula la versión de que la provincia que será anfitriona para la tercera ventana que se disputará el 28 de junio será San Juan.

Es un producto que le da buenos motivos a la CABB para potenciar su economía. Y eso se traduce con los pedidos para la segunda etapa de la clasificación, cuando posiblemente tenga como rivales a Estados Unidos, Puerto Rico y México. Son varios los que quieren tener a Luis Scola y compañía vestidos de celeste y blanco.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?