Suscriptor digital

Hay olvidos que no deberían ser

El equipo de Sandro, sin sus guionistas
El equipo de Sandro, sin sus guionistas Fuente: LA NACION - Crédito: Gerardo Viercovich
Ricardo Marín
(0)
25 de febrero de 2018  

El martes último se presentó en el hotel Faena de Puerto Madero la serie Sandro de América , que emitirá Telefé, desde el lunes 5 de marzo en el prime time nocturno. El evento fue una recepción para la prensa al que asistieron los tres actores que interpretan al protagonista en sus diferentes edades: Agustín Sullivan, Marco Antonio Caponi y Antonio Grimau . Además de ellos estaban algunos otros pocos miembros del elenco, que es literalmente multitudinario. La idea era mostrar un pequeño trailer de la serie y que luego los periodistas pudieran entrevistar a los actores, a algún productor presente y así saciar su hambre de información sobre el programa en el que las productoras The Magic Eye, General Video y Telefé trabajan desde hace más de un año. Entre bocaditos de salmón, servido en diferentes formas, y copas de Luigi Bosca malbec se desató una bacanal de cámaras fotográficas, de video y grabadores, para sacarles el jugo a toda costa a los artistas y productores que tenían a disposición. En este ámbito tan frugal no estuvieron presentes los autores del programa. Esther Feldman, fue una de las guionistas que dio el puntapié inicial para hacer realidad este ciclo y elevó de inmediato su disconformidad por no haber sido convocada, junto a sus compañeros.

Feldman, prestigiosa profesional, conocida masivamente por sus trabajos autorales de Lalola y Los exitosos Pells, pero responsable además de la adaptación a nuestro medio de los guiones de En terapia, entre muchos otros antecedentes de calidad, disparó el tuit del estallido e hizo que el pescado le cayera mal a más de uno en la fiesta. "Me entero por tuiter que hoy es la presentación de #SandroLaSerie. Qué lindo que se olviden de invitar a los autores que estuvimos remándola desde el inicio para ganar el concurso del @INCAA_Argentina @Parodis @graguinazu. Igual véanla porque está buenísima", publicó la escritora en la red social. Un reclamo que pareciera fruto del despecho, pero que encierra la vigencia de una cuestión que desde hace tiempo aparece confusa en las prácticas de nuestra industria televisiva. ¿La autora se queja porque no pudo degustar los bocaditos que sirvieron en el cóctel? Quien esto escribe está seguro de que no. Su reclamo pone una vez más en foco un tema recurrente en nuestro ambiente, que excede a los pormenores de esta situación y a los protagonistas de la polémica que desató este hecho en particular. La pregunta pasa por saber hasta qué punto es reconocida la importancia del trabajo de un autor en el medio audiovisual argentino.

Sigamos con lo ocurrido el martes. Más allá de que quienes escribieron los guiones no fueron invitados a la recepción, otro problema fue que en una gacetilla de prensa en la que se anunciaba la llegada de este programa tampoco fueron mencionados. El Sindicato Argentino de Autores, una de las organizaciones que reúne a los escritores de televisión en el país, emitió un comunicado quejándose de que en la presentación estuvieron otros profesionales que participaron de la serie, como actores y productores, pero no los autores. Argentores, la organización decana del gremio en el país, publicó otra declaración en la que acusan a The Magic Eye y a Telefé de invisibilizar el trabajo de sus afiliados.

"Una vez más, quienes se han hecho la idea de que son los dueños absolutos de las historias que se cuentan en las telenovelas y en las series, ignoran a los autores originales. En este caso, Esther Feldman, Marisel Lloberas y Joaquín Bonet, que trabajaron creando y escribiendo, cuando la serie apenas era un embrión sin fecha exacta de nacimiento", sostiene el comunicado. Este párrafo hace referencia a que el mencionado grupo de profesionales fue el que, basado en los trabajos de Graciela Guiñazú -la biógrafa de Sandro-, escribió la idea original del programa y los seis primeros episodios con los que el proyecto ganó el concurso del Incaa para realizarlo. En el documento también se consigna el trabajo de Mariano Vera, que fue quien escribió el resto de los episodios para completar los trece que componen la serie. Ante estos hechos, Telefé no se pronunció públicamente, pero trascendió que se comunicó con Argentores y con los involucrados para aclarar que todo fue fruto de una confusión y un descuido. Posteriormente envió una nueva gacetilla que incluye los nombres de todos los autores que trabajaron en el proyecto.

Si se tomaran las declaraciones de muchos miembros de la industria audiovisual en la Argentina, la importancia que se les da a los autores en nuestro medio parecería algo fuera de discusión. Sin embargo, hechos como este, que involucran olvidos, confusiones o ciertas practicas laborales inadecuadas hacen dudar de que esas manifestaciones sean sinceras y no solo palabras decorativas. Más cuando situaciones similares se repiten en el tiempo.

En 2015, cuando Telefé festejó sus 25 años, con una fiesta en el Luna Park que fue televisada, Argentores también tuvo que emitir un comunicado de queja porque se había obviado a autores y guionistas como artífices de los grandes éxitos del canal en su trayectoria. Tampoco se los había invitado a la celebración. "Para los autores, no hubo nada. Ningún lugar, solo el olvido", escribía Sergio Vainman en aquella oportunidad. Ahora, en una carta que publicó sobre lo ocurrido el martes, el vicepresidente de Argentores vuelve a recurrir al concepto de olvido, pero esta vez suma un nuevo elemento a su reflexión. Quien fuera el autor de Montaña rusa sostuvo que las empresas tienen todo el derecho a invitar o a olvidarse de invitar a quien quieran a sus festejos, pero lo que no pueden olvidar es de mencionar a quienes son parte de la realización de un programa cuando, por contrato, se especifica que deben ser mencionados.

Los protagonistas: Antonio Grimau, Marco Antonio Caponi y Agustín Sullivan
Los protagonistas: Antonio Grimau, Marco Antonio Caponi y Agustín Sullivan Fuente: Archivo

Otro conflicto entre Argentores y el canal de las esferas de colores tuvo lugar en 2014, cuando se estrenó la tira Somos familia, cuyo elenco lo encabezaba Gustavo Bermúdez. En esa oportunidad el primer episodio salió al aire sin que aparecieran en los títulos los créditos de los autores. Argentores enseguida puso el grito en el cielo y el canal se ocupó de que, a partir de entonces, aparecieran citados quienes habían escrito la telecomedia.

Un conflicto de otro orden, pero también vinculado al respeto de los derechos autorales se suscitó también en 2014, entre Pol-ka y Argentores, cuando la productora de Adrián Suar organizó un concurso abierto para guionistas, en el cual al aceptar las bases del concurso, los aspirantes debían renunciar, si ganaban, a ciertos derechos sobre sus obras y contentarse con recibir una recompensa menor a la que establece la ley, por su trabajo. Nuevamente intervino la asociación de escritores y el concurso quedó en el olvido.

Estos ejemplos no prueban que los autores sean la Cenicienta de la televisión. De hecho no lo son. El prestigio y el respeto del que gozan muchos de nuestros libretistas, en el ámbito industrial local e internacional, en el de la crítica, entre la prensa especializada y gran parte del público hacen que estos episodios sean anecdóticos. La industria televisiva responde a un sistema que funciona si sus engranajes se manejan en conjunto y cooperan unos con otros. Vaya uno a saber por qué en el ámbito local, a veces, no todos ven eso con claridad.

Sandro de América - Teaser

02:12
Video

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?