Suscriptor digital

Comenzó un nuevo Festival Shakespeare, más abarcativo e integrador

Hasta abril, los barrios porteños y las distintas salas serán escenario de una programación centrada en volver a poner al dramaturgo al alcance de todos
Juan Pablo Bonino
(0)
25 de febrero de 2018  

La octava edición del Festival Shakespeare llegó a diversos espacios de la ciudad de Buenos Aires con piezas de teatro y música, workshops y clases magistrales, cine, y también por cuarta vez, actividades en las escuelas, desde ayer hasta abril. Esta vez se presentan algunas novedades: casi el 100 por ciento de la programación de febrero y marzo está destinada a niños y a la familia. Para convocarlos y continuar acercando al dramaturgo inglés, el director del festival, Patricio Orozco, describió que se incluyeron "espectáculos infantiles de México y Brasil, además de aldeas medievales con recreacionismo histórico y música".

Por otra parte, dará un aire fresco y renovador la unión del tango, el lunfardo y Shakespeare. Al respecto, Orozco se pregunta: "¿En qué otra ciudad del mundo se puede dar este cruce? Presentaremos los sonetos traducidos al lunfardo en el marco de un pequeño recital".

En relación con las actividades que se desarrollarán en las escuelas, la participación en la edición anterior fue masiva y exitosa, lo que se buscará superar este año. Los estudiantes de primaria y secundaria presentan trabajos en las áreas de plástica, música, teatro, poesía, cortometraje y diseño gráfico, con el apoyo de docentes. "Para darse una idea de la dimensión, en la tercera edición se involucraron más de 10.000 alumnos y 1000 docentes", precisa Orozco.

Con la finalidad de diferenciar el festival porteño de los que se realizan en otros países del mundo, se buscaron actividades que le dieran un sello de originalidad. Por eso se armaron en la ciudad, el primer teatro isabelino móvil del mundo, las caminatas y bicicleteadas teatrales para acercar al autor de Sueño de una noche de verano a un público que quizá no lo sigue tan activamente y de esta forma puede empezar a descubrirlo.

Por otro lado, así como el año pasado hubo una videoconferencia con el profesor británico Harold Bloom, que se conectó desde la Universidad de Yale con el Centro Cultural Kirchner para dialogar con los asistentes, este año participará la famosa actriz Judi Dench, madrina de la Fundación Romeo, realizando una conferencia desde Londres. No es menor el hecho de haber podido sostener desde hace tantos años el festival, cuya primera edición se remonta a 2010, logrando sobreponerse a los cambios en el Ministerio de Cultura. "Nuestra iniciativa contó, desde el comienzo, con un impulso increíble a través del ministro Hernán Lombardi cuando Macri era jefe de gobierno", dice Orozco.

Solo para tener una idea de la magnitud y de la aceptación popular del festival, es importante detallar que entre 2012 y 2015 más de 150.000 se acercaron a disfrutar de las actividades. Sin embargo, no son todas buenas noticias, porque a partir de 2016, con el cambio de gobierno, "el festival perdió todo tipo de apoyo (económico y de sesión de espacios) para diagramar su programación. Muchas de las actividades -subraya el director- dejaron de ser gratuitas y claramente se han sufrido recortes".

Afortunadamente con el apoyo de instituciones y organismos como el Sistema Federal de Medios Públicos, el British Council, sponsors privados y la embajada británica se ha hecho posible que el festival no desaparezca. "Para que se den una idea de lo que estamos hablando, el presupuesto necesario para que el Festival Shakespeare sea gratuito es el uno por ciento del presupuesto asignado al FIBA. Esto significa que con una edición del FIBA podríamos tener Festival Shakespeare gratuito por cien años o cuatro festivales anuales como el Shakespeare por los próximos 25 años", subraya el director.

"Si se habla de industrias culturales, planificación a largo plazo y ecosistemas que integren a los vecinos con el arte. Ni la mirada a largo plazo ni aquello que la acompaña, la seriedad y la planificación, se dan generalmente en la Argentina", resalta Orozco. "Sé que el ministro Enrique Avogadro valora el Festival Shakespeare y confío en que pueda resolver esta situación apremiante", subraya.

Todas las funciones son los viernes y sábados, en distintos horarios desde la mañana hasta entrada la noche. Las sedes del festival son el Parque Rivadavia, Ciudad Oculta, las salas Belisario (Corrientes 1624), el Patio de Actores (Lerma 568), la Plaza Irlanda, el British Arts Centre y el Centro Cultural Kirchner, entre otras. Las actividades y la programación completa pueden chequearse a través de la página web festivalshakespeare.com.ar.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?