Suscriptor digital

La "mini Merkel" tomó el poder en la CDU con la bendición de la canciller

Merkel designó a Annegret Kramp-Karrenbauer para sucederla al frente de su partido y la dejó bien posicionada para reemplazarla como canciller de la primera potencia de la UE
Merkel designó a Annegret Kramp-Karrenbauer para sucederla al frente de su partido y la dejó bien posicionada para reemplazarla como canciller de la primera potencia de la UE Fuente: AP
(0)
24 de febrero de 2018  • 18:42

PARÍS.- Angela Merkel ya tiene sucesora: AKK o Annegret Kramp-Karrenbauer fue elegida hoy con el 98,8% de los votos de los delegados del partido conservador CDU como nueva secretaria general, el mismo cargo que ocupó Merkel hace 20 años.

En la misma votación de hoy, los delegados también autorizaron a la canciller a constituir un gobierno de coalición con los socialdemócratas del SPD, lo que le pone punto final a semanas de incertidumbre política en la mayor economía.

La sucesora de Merkel al frente del partido cultivó siempre el bajo perfil de una provinciana que no quiere molestar al microcosmos berlinés. Sin embargo, a los 55 años, Annegret Kramp-Karrenbauer, conocida como la "Merkel del Sarre" o la "mini-Merkel", acaba de ser ungida como probable sucesora de canciller alemana, la dirigente más poderosa de Europa.

Al nombrarla secretaria general del Partido Demócrata Cristiano (CDU), que ella dirige con mano de hierro desde hace 20 años, Merkel prepara su sucesión. A juicio de los expertos, Kramp-Karrenbauer es la principal candidata a dirigir próximamente la CDU y ocupar la cancillería.

Ella se niega, sin embargo, a que la consideren una heredera al trono.

"El papel de princesa no me va para nada. Ni siquiera durante el carnaval", bromea esa mujer de carácter, menuda y de cabellos cortos, que hizo su carrera sin ayuda de nadie.

Casada, católica practicante, madre de tres hijos y diplomada de ciencias políticas y de derecho público, AKK -como también la bautizó la prensa- dirige desde 2011 el estado del Sarre, el más pequeño del país, con apenas un millón de habitantes. Después de haber gobernado ese distrito al frente de una coalición con Los Verdes y el Partido Liberal, actualmente encabeza una gran coalición con el SPD.

Confinada hasta ahora en su provincia, donde goza de una enorme popularidad, AKK se vio hace una semana propulsada al primer plano político con ese inesperado nombramiento.

La futura número 2 de Merkel suele ser descrita como una versión oeste-alemana y católica de la canciller con diez años menos. Sobria, modesta, Kramp-Karrenbauer trabaja "en forma objetiva y calma", destaca Spiegel, que juzga su estilo "a veces aburrido, como el de Merkel".

Por el contrario -constata el semanario de Hamburgo-, "la presidenta del Sarre nunca tuvo problemas con el pueblo, contrariamente a la canciller". En cada carnaval, por ejemplo, "Annegret", como también se la conoce en su estado, se disfraza de mucama para actuar en un sketch que todos esperan.

"Los habitantes del Sarre la adoran", sentencia Spiegel.

AKK es excelente en los talk-shows y maneja mucho mejor que " mutti Merkel" los útiles mediáticos. Sus posiciones sociales, decididamente conservadoras, responden mucho mejor al ala derecha de la CDU: nada de matrimonio gay, de doble nacionalidad o de aborto, y partidaria de la expulsión manu militari de los migrantes en situación irregular.

Consciente de esa popularidad, la CDU local apostó decididamente por ella hace un año, cuando, contra todas las expectativas, obtuvo el 40,7% de votos en las elecciones regionales, aplastando por diez puntos a la social-democracia (SPD).

Subestimada durante mucho tiempo a nivel nacional, su estilo, su popularidad y sus triunfos la convirtieron poco a poco en un personaje de primera importancia en Berlín. En marzo, Merkel incluso pensó en ella como posible candidata a la presidencia de la república. AKK rechazó la propuesta para "seguir trabajando en el terreno".

Cercana a la canciller, defensora de su política inmigratoria y del balance de sus tres mandatos sucesivos, hace meses que Kramp-Karrenbauer es considerada como su heredera. Su misión como secretaria general de la CDU será establecer un nuevo programa fundamental para el partido, teniendo en cuenta que el último data de 2007, pero también preparar la era "pos-Merkel".

Directa y pragmática, AKK quiere volver a la cultura del debate en el seno de su partido. A su modo, señala así una cierta forma de ruptura con la canciller, a quien se le reprocha haber tomado decisiones importantes sin consulta previa, sobre todo cuando se trató del abandono de la energía nuclear o de la política inmigratoria.

Annegret Kramp-Karrenbauer reemplazará al brazo derecho de Merkel, Peter Tauber, de 43 años, que renunció el fin de semana pasado por razones de salud. El traspaso de poder se hará durante el congreso extraordinario de la CDU, convocado para el lunes en Berlín, para aprobar el acuerdo de gran coalición con el SPD.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?