Suscriptor digital

El Gobierno espera un gesto de Moyano como condición para dialogar

Macri no lo recibirá; aguardan que se vuelva a sentar a la mesa de debate del transporte
Macri no lo recibirá; aguardan que se vuelva a sentar a la mesa de debate del transporte Fuente: Archivo
Santiago Dapelo
(0)
25 de febrero de 2018  

Las palabras no alcanzan. El intento de Hugo Moyano de construir un puente con el Gobierno luego de la movilización chocó contra una pared. Hoy, no hay margen. Solo una acción podría empezar a derretir el hielo. El camionero, en lugar de hablar, tiene que realizar un gesto: contribuir a reducir los costos logísticos.

En paralelo, desde la Casa Rosada siguen con atención el próximo paso que dará el presidente de la empresa postal OCA, Patricio Farcuh, vinculado a Moyano. Es que el miércoles vence el plazo que le dio la AFIP para que salde su deuda impositiva de 3400 millones de pesos. En caso de incumplir, el Enacom le revocaría la licencia a ese correo privado.

El Gobierno cree que Moyano puede forzar esa situación para generar conflictividad en la calle. Es que el principal correo privado del país tiene unos 7000 empleados, todos afiliados a camioneros.

"[El titular de la AFIP, Alberto] Abad se lo transmitió con mucha claridad: la única salida es pagando. Pero hace meses que no lo hace. Nada cambió", describió un integrante del Gabinete. Cerca del Presidente miran con desconfianza a Moyano y especulan con que el presidente de Independiente podría forzar la situación.

Mientras tanto, la única forma de empezar a reconstruir el vínculo es si el gremio que lidera Moyano, Camioneros, regresa a la mesa de negociación de transporte y logística que abandonó cuando estalló el escándalo con la empresa de correo OCA.

Eso sí, el presidente Mauricio Macri no lo recibirá, pero podría sentarse a una mesa con el ministro de Trabajo, Jorge Triaca .

"Nadie lo va a recibir por el tema judicial, eso ya quedó claro. Pero está la mesa en la que estamos debatiendo el costo argentino", sostuvo un asesor del Presidente. La silla de Moyano en la mesa, dicen cerca de Macri, aún está vacía.

La negociación, en la que participaba el Estado, empresarios y sindicatos -misma fórmula con el que sellaron acuerdos por la explotación de Vaca Muerta, la construcción y la industria automotriz, entre otros, para reducir costos y aumentar la productividad-, quedó a mitad de camino por la negativa de Hugo y Pablo Moyano.

Según relató un integrante de la mesa, el debate "estaba avanzando". Sobre un total de 15 puntos, había acuerdo en cinco y avances en igual cantidad.

El costo logístico es una de las obsesiones de Macri y uno de los reclamos más extendidos de todos los potenciales inversores. En la última gira por Rusia, Davos y París el Presidente recibió consultas de los empresarios sobre este tema.

"Lo logístico tiene un papel muy importante en nuestro país. La Argentina es cara en ese aspecto", explicó un asesor de la primera línea del Gobierno. El mensaje tiene un solo destinatario: el líder camionero.

Para el Gobierno, el poder de Moyano, que controla al menos 15 ramas relacionadas con la logística -entre ellas en el transporte de cargas por camión, la industria petrolera, la distribución de alimentos y bebidas hasta la recolección de residuos-, es un problema para el que hasta el momento no encontró solución.

Por eso, hoy la única ventana para acercarse que está dispuesto a abrir el Gobierno es esa mesa de negociación. En la Casa Rosada, ante sus íntimos, Macri es muy claro: no habrá ayuda ni auxilio, directo ni indirecto, para Moyano. Tampoco gestos para aliviar su delicada situación judicial.

Macri y su equipo están tranquilos. Es que cuatro días después de la multitudinaria marcha, hoy ya nadie habla del camionero. Varios motivos sirven para explicar la ausencia de repercusiones, pero dos tuvieron una acción directa para apagar el impulso de la protesta: Moyano decidió no redoblar la apuesta y el Gobierno impuso su agenda con el debate sobre la legalización del aborto.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?