Suscriptor digital

Rogelio Frigerio: "Si para pagar los aumentos salariales los empresarios trasladan al precio, sería un problema"

El ministro del Interior dice que el Gobierno no cree que los sueldos sean inflacionarios y que si hay sectores que pueden pautar aumentos mayores al 15
El ministro del Interior dice que el Gobierno no cree que los sueldos sean inflacionarios y que si hay sectores que pueden pautar aumentos mayores al 15 Fuente: Archivo
Mariano Obarrio
(0)
25 de febrero de 2018  

Como cierre de la semana de la movilización del sindicalismo opositor, el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, les hizo un guiño a los dirigentes gremiales dialoguistas y dijo que "ojalá muchos sectores puedan aumentar salarios por encima de la inflación, si pueden pagarlos" y si "han incrementado la productividad". Dejó en claro así que el Gobierno no se aferra a la pauta salarial del 15%, que es la meta de inflación, para el sector privado.

Sin embargo, en una entrevista con LA NACION, Frigerio advirtió que si las subas salariales, por no poder pagarlas, luego se trasladan a los precios, eso sí impactaría en la inflación. "Si para pagar incrementos salariales la única solución para el empresario es después que el costo lo asuman íntegramente los consumidores, ese no es el camino", advirtió. En ese sentido, fue categórico: "No creemos que el salario sea el responsable de la inflación, para nada, el responsable de la inflación siempre es el Estado".

-¿Cambió el escenario político y sindical con la marcha de Moyano?

-No, simplemente quedó blanco sobre negro quiénes están decididos a seguir en la vereda de enfrente son los que han venido poniendo palos en la rueda desde el principio. En la movilización estaba prácticamente todo el kirchnerismo. Y también quedó claro que la gran mayoría de los dirigentes sindicales no se plegaron a la marcha y siguen dialogando con nosotros.

-¿Qué suerte va a tener la reforma laboral?

-Esperemos que ahora se pueda debatir y sancionar lo más rápido posible. Nunca hubo una reforma laboral como tal, son distintos aspectos de la relación entre los trabajadores y las empresas que unos y otros entendíamos que había que modificar. Si eso está todo en una ley o en distintas no cambia.

-¿Cómo quedan planteadas las paritarias?

-Las paritarias son libres al menos desde hace dos años. Cada sector discutirá lo que puede pagar. Ojalá muchos sectores puedan aumentar los salarios aún por encima de la inflación; eso quiere decir que han incrementado la productividad. Habrá sectores más complicados que discutirán el sostenimiento de las fuentes laborales. Y la Nación, provincias y municipios, que negociarán sobre lo que se puede pagar.

-¿Esto significa que si pactan por encima del 15% no tendría impacto sobre la inflación?

-Nosotros no creemos que el salario sea el responsable de la inflación, para nada, lo ha dicho el Presidente: el responsable siempre es el Estado. Si esos sectores pueden pagarlos, no creemos que el salario sea la fuente de la inflación.

-El asunto es si por pactar por encima de la inflación, los empresarios luego no pueden pagar y lo trasladan a los precios.

-Bueno, ese sí sería un problema. Si para pagar incrementos salariales la única solución es que el costo lo asuman íntegramente los consumidores, ese no es el camino.

-¿Moyano queda desgastado o fortalecido?

-No trajo sorpresas ni una propuesta o consigna o reclamo. Era más un acto intimidatorio frente a la Justicia que otra cosa.

-Macri dijo que va a ser un año bueno. ¿Cuáles van a ser los pilares de la economía: inversiones, exportaciones, consumo?

-Los datos son muy alentadores. Un récord histórico de asalariados registrados en el sector privado, 6.270.000; en los últimos 18 meses la creación de 200 mil puestos de trabajo; seis trimestres consecutivos de crecimiento, enero creció 3,5% interanual; récord de trabajadores en la construcción: 420 mil. Récord de venta de autos nuevos, autos usados, venta de motos, cemento, asfalto.

-¿Si los indicadores económicos son tan buenos, por qué hay clima de crispación social?

-Una cosa es lo que muchas veces se intenta imponer, que es la idea de que está todo mal. Esto no implica desconocer que hay gente que la sigue pasando mal, que este cambio que llegó hace dos años no necesariamente les haya llegado a los bolsillos de los más de 40 millones. Pero está claro que hemos probado que este es el camino correcto. Los caminos alternativos nos han llevado a fracaso y frustración.

-Pero hay muchas personas de clase media que sufren la suba de precios, tarifas, nafta?

-No tomamos ninguna medida que hubiera podido tener alguna alternativa distinta. Si no, hubiéramos analizado y tomado otra. Todas las tomamos porque eran absolutamente necesarias. Aun a riesgo de saber que no eran simpáticas.

-¿Faltan empresarios que inviertan?

-Nos gustaría ir más rápido, crecer más. Que haya más inversiones, empleo, que la inflación baje más rápido. Pero el pilar hoy de la recuperación económica pasa por la inversión. No es que no hay inversión. Es el componente de la demanda agregada que más crece. También están creciendo las exportaciones de manufacturas de origen industrial, que también es un buen dato.

-¿El frente externo es un problema por la posible suba de tasas en EE.UU.? El gradualismo fiscal se financia con deuda?

-No tenemos una opción frente a esa forma de financiar el camino gradual hacia el equilibrio de las cuentas públicas. Se financian o con deuda o con emisión monetaria. El kirchnerismo lo financió con emisión monetaria porque no tenía siquiera acceso al crédito. Nosotros recuperamos la confianza. Pero no es eterno. Estamos obligados a cumplir las metas de déficit. Estamos comprometidos con nuestros objetivos. Necesitamos que el mercado internacional nos acompañe, que las tasas no crezcan. Pero bueno, eso ya no lo manejamos nosotros.

-¿Las provincias están cumpliendo el pacto fiscal?

-De acá a dos años van a alcanzar el superávit en las cuentas públicas. Es importante porque en general los inversores no toman en cuenta solo lo que ocurre a nivel nacional. Auditamos las cuentas para ver que se cumpla. Tenemos una relación muy buena con la gran mayoría de los gobernadores y este trabajo lo podemos hacer perfectamente. Hoy la situación de las provincias en problemas severos se redujo a cuatro o cinco. El resto está claramente encaminado hacia un equilibrio.

-¿Cómo quedó la relación con los gobernadores luego de la ley de reforma previsional en la que muchos incumplieron?

-Este vínculo entre los niveles de gobierno nunca estuvo tan bien como ahora. Los gobernadores no tienen siempre la misma capacidad de influir en Diputados como en el Senado. Pero la gran mayoría de los gobernadores siguió sosteniendo su palabra. No todos los diputados les respondían. Pero eso no implica que el gobernador no sostuviera su palabra en el pacto fiscal.

-¿Cómo va a estar la obra pública este año?

-Tenemos obras en ejecución en todos los rincones del país. El año pasado la construcción creció casi el 15%. Este año desde el Ministerio del Interior estaremos inaugurando una obra pública cada dos días. Hay más de 3500 obras en ejecución. No solo pusimos en marcha la rueda sino que cambiamos todos los sistemas de licitaciones y adjudicaciones que hoy son absolutamente transparentes. La obra pública no es más un sinónimo de corrupción.

-El viernes se cumplieron 60 años de la asunción de Arturo Frondizi y usted es nieto de Rogelio Frigerio. ¿Macri es desarrollista?

-Veo similitudes entre Macri y Frondizi. Ambos comparten las políticas públicas de largo plazo, el pragmatismo frente a la ideología, el desarrollo en la energía, las economías regionales y la infraestructura, la inserción inteligente en el mundo, el diálogo con la oposición, el acuerdo con el peronismo, el sincerar todas las variables de la economía, no mentir a la gente. Y eso mismo hizo Macri 60 años después.

-¿Qué le diría su abuelo Rogelio?

-(Ríe) Mi abuelo era exigente: me diría que faltan cosas, y nosotros también creemos que faltan cosas.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?