MWC 2018: este año, un ajedrez atípico de anuncios para la mayor cita de la industria de los teléfonos móviles

El Congreso Mundial de Móviles comienza mañana, con presencias y ausencias significativas
25 de febrero de 2018  • 11:54

BARCELONA.- Este lunes abre sus puertas la edición 2018 del Congreso Mundial de Móviles , la cita máxima de la industria de la telefonía móviles. Unas 100.000 personas invadirán la ciudad catalana desde los lugares más recónditos del planeta para conocer algunos de los nuevos teléfonos que prepara la industria. Y hacer grandes negocios: los enviados de esta industria, que vende unos 1800 millones de teléfonos nuevos al año y tiene más de 5000 millones de usuarios en todo el mundo (según la Asociación GSM), no vienen sólo a ver chiches nuevos.

Aquí se ven algunos de los nuevos teléfonos que marcarán el ritmo del mercado, sí (aunque no todos; Apple, por ejemplo, nunca participó de esta feria), y vienen ejecutivos de las operadoras o las tiendas de electrónica a negociar la compra de partidas multimillonarias; pero también las compañías de infraestructura, las que diseñan la tecnología y las antenas que hacen que eso que llevamos en el bolsillo se comporte como un teléfono, invierten fortunas en stands gigantescos en los muestran sus nuevos diseños y negocian con las operadoras la compra de tecnología. La niña bonita de los últimos años es el 5G, que está cada vez más cercano : se estuvo probando en los Juegos Olímpicos de invierno y debutará en forma comercial en 2020, ofreciendo una velocidad de conexión mucho mayor al 4G. Esto beneficiará a los teléfonos, pero también a toda otra clase de dispositivos. Por eso aquí también se ven fabricantes de autos, de maquinaria pesada, y de dispositivos para el hogar, por ejemplo. Todos ellos buscan cómo aprovechar la eficiencia en las comunicaciones que ofrece el 5G (más velocidad, menos consumo de energía, más dispositivos conectados por antena).

También hay pasillos con stands de compañías especializadas en el diseño de antenas para teléfonos; de grupos electrógenos para poner una radiobase en el desierto; de sensores de huellas digitales del tamaño y forma que uno quiera; del software necesario para que una operadora pueda ofrecer un servicio de streaming de videos propio, o un sistema contable para administrar en forma más eficiente el envío de SMS a una cartera de clientes. Y múltiples compañías chinas que muestran un catálogo interminable de teléfonos, todos ellos listos para que alguien venga, compre partidas de diez mil, o de un millón, y le ponga su marca.

Queremos ver teléfonos

Pero la infraestructura, aunque es vital, no es visualmente atractiva. No tiene glamour. El interés del gran público está en los nuevos teléfonos, algo comprensible, por cierto. Y aquí, este año, se está dando un interesante juego de ajedrez entre las grandes marcas.

El anuncio central de la feria es el Galaxy S9 de Samsung, este domingo por la noche. Ineludible. La compañía intentará renovar los grandes resultados que le dio el Galaxy S8 con, según las múltiples filtraciones que se han dado hasta ahora, un diseño similar al modelo anterior, pero incorporando una novedosa cámara de apertura variable (algo muy inusual en las cámaras de los smartphones), que le permite un mejor rendimiento en situaciones de poca luz y optimizar resultados cuando la iluminación es excesiva. También suma un modelo con doble cámara trasera, como el Galaxy Note8.

Samsung cerró un 2017 en el que mantuvo la primera posición mundial que logró en 2012, con algo más del 20 por ciento del mercado (321 millones de teléfonos vendidos en el año), según Gartner; lo siguen Apple (con el 14 por ciento) y Huawei, que creció del 9 al 10 por ciento.

Aunque asociamos la feria con catálogos de teléfonos, en sus pasillos es posible encontrar representantes de todos los segmentos que conforman la industria de la telefonía móvil, incluyendo proveedores de infraestructura y servicios

De Huawei se esperaba que presentara aquí al P20, el sucesor del P10 que presentó en el MWC 2017, y que es el equipo con el que compite con el Galaxy S9 (aunque la línea Mate también tiene mucho peso). Pero las novedades para el MWC 2018 serán menores (una tableta, probablemente, hoy por la tarde). Huawei prefirió armar un evento independiente para el Huawei P20: será a fin de marzo en París. ¿Por qué? Porque así evita quedar bajo la sombra noticiosa del Galaxy S9. Además, Huawei todavía se está recuperando del mal momento que pasó a principios de año en Estados Unidos, un mercado que todavía le resulta esquivo, pero que es vital por el tamaño que tiene y por la visibilidad que genera de cara a otros países. De hecho, fuera de China el principal mercado de Huawei es España. ¿Pero qué paso en EE.UU.? Huawei iba a debutar con el Mate 10 Pro en el catálogo de varias operadoras estadounidenses, pero a último momento todos los acuerdos se anularon por una presión política: la compañía es vista como muy cercana al gobierno chino. Algunos hablan de espionaje, otros de una excusa para frenar a un competidor que creció mucho en los últimos años. Se entiende que los gobiernos sean reacios a permitir el uso de infraestructura provista por Huawei ( en Europa se está dando una discusión similar sobre el rol de Huawei), pero no sobre los teléfonos en sí, donde es muy sencillo detectar si se está filtrando información en forma indebida o no.

Otra compañía que cambió de estrategia para el MWC 2018 es LG. El año pasado presentó el G6, un equipo novedoso por su diseño con una pantalla de bordes mínimos, pero que sufrió al tener un hardware algo modesto y ser presentado casi al mismo tiempo que el Galaxy S8: quedó opacado como un segundo más. La compañía respondió más tarde con el LG V30, más sofisticado en diseño y en componentes. Y confirmó que el sucesor del G6 llegará... cuando esté listo, quizá en junio próximo: dice que no quiere ceñirse a la obligación de tener un equipo listo para una feria en particular, sino que lo anunciará cuando le convenga. La compañía necesita que sus productos tengan una mejor recepción: no fue un buen 2017 en ventas para LG, que presentará en este MWC 2018 una versión actualizada del LG V30, con un software de análisis de imágenes integrado, hoy por la tarde (ya presentó dos modelos renovados de su familia K8 y K10).

En el MWC 2018 debuta la firma china Xiaomi, que en 2017 quedó entre los cinco más grandes del mundo, pero que hasta ahora no había tenido presencia oficial en la feria. Y lo está pagando: una multa de 200.000 euros para mostrar sus teléfonos en Barcelona, luego de que la justicia local confirmara que infringe una patente de una empresa española, TOT Power Control, que también tiene demanda multimillonarias contra Huawei y Vodafone, según publica El Confidencial.

Dos compañías de las que se espera una renovación también son Sony y Nokia, que ampliarán su portafolio de productos con modelos que suman pantallas de bordes mínimos, según las últimas filtraciones. Para Sony, es la actualización de un diseño que no cambiaba hace años, y una oportunidad para hacerse más atractiva en los segmentos en los que apunta; es que la compañía decidió dejar de competir en todas las franjas de precios y centrarse en los modelos de gama media y alta. Esto trajo una contracción de ventas (unos 3,5 millones de teléfonos por trimestre) pero ahora se trata de una operación rentable.

En el caso de Nokia, lo que intentará HMD, la firma licenciataria de la marca, es repetir el éxito que tuvo en 2017: 10 millones de teléfonos vendidos durante el año, que puede parecer un número irrisorio, pero que representa un debut muy auspicioso. Superó en ventas a OnePlus, a HTC y a la línea Pixel de Google; este año aspira a duplicar sus ventas con modelos nuevos, que según los rumores incorporan pantallas de marcos mínimos y cámaras mejoradas.

También habrá novedades de Oppo y Vivo, dos firmas chinas que están entre las más vendidas del mundo (y comparten con OnePlus el mismo dueño, BBK), Alcatel ( que fue la primera en hacer su presentación de productos en el MWC 2018) y anuncios varios de Ericsson, Nokia (la otra Nokia, la original, hoy centrada en la fabricación de infraestructura para redes), Facebook, Google y más compañías para este Congreso Mundial de Móviles, que se hará del lunes al jueves en la capital catalana.