ARCOMadrid cierra con ventas, mucho público y una censura mediática

La obra de Santiago Sierra censurada en el día 1 de la feria ArcoMadrid
La obra de Santiago Sierra censurada en el día 1 de la feria ArcoMadrid Crédito: DPA
Alicia de Arteaga
(0)
25 de febrero de 2018  • 17:07

MADRID.- Cierra la 37 edición de ARCO con buenas ventas, respaldadas por los alentadores guarismos de la economía española y el récord de 82 millones de turistas el año último. La nota saliente ha sido, sin duda, la retirada de la obra de Santiago Sierra, Presos políticos, minutos antes de la apertura de la feria, el martes pasado, día de profesionales y coleccionistas. Para la mayoría de los observadores fue un paso en falso de las autoridades del predio ferial IFEMA, que pidieron disculpas en un comunicado difundido un día después. Desde el primer momento, el director de ARCOMadrid, Carlos Urroz, tomó distancia de una decisión incomprensible. Aunque se conoce la trayectoria rompedora del artista Santiago Sierra, la censura tocó la sensibilidad pública frente a un tema urticante como es la secesión catalana, al tiempo que reflotó la cuestión de la libertad de expresión, tema de tapa en los diarios madrileños toda esta semana.

En el cierre de ARCO 2018, que será en pocas horas, fue confirmada la elección por parte de la la Asociación Española de Críticos de la galería MCMC, de la argentina María Calcaterra, como la mejor de la feria 2018. Una sorpresa para la joven galerista que jugó sus cartas por el arte de los ´60, como viene haciéndolo desde que debutó en el mercado porteño, tras una experiencia en el ruedo internacional. Calcaterra se ocupó personalmente del montaje de las obras de Rogelio Polesello, César Paternosto, Eduardo Costa, Julio Le Parc y Gyula Kosice, pero regresó a Buenos Aires antes de la inauguración por razones familiares de extrema urgencia.

El balance de las galerías argentinas al cierre de este envío es más que positivo. Nahuel Ortiz Vidal, director de Barro, recibió la visita del comité del Reina Sofía tras la donación por parte de Patricia Phelps de Cisneros de una obra de Matías Duville al museo de Atocha. El ex curador del MoMA, Luis Perez Oramas, hizo otro tanto en la galería Del Infinito, donde Julian Misrahi exhibe un conjunto histórico de obras de Federico Manuel Peralta Ramos, que integrarán la colección del más encumbrado de los coleccionsitas peruanos. Orly Benzacar cerró la venta de una pintura de Jorge Macchi fuera de serie, dos videos de Maglione y celebró la elección de Jazmín López entre los finalistas del concurso Illy. Jorge Mara alcanzó, como dice él mismo, "la velocidad crucero" con ventas de Sarah Grilo, Lucía Mara, Carlos Arnaiz, Coppola y Eduardo Stupía.

Fue una feliz iniciativa de la feria la puesta en marcha del programa #mecomprounaobra para estimular a quienes tienen un presupuesto tope de 5000 euros. En esa franja se mueve el semillero de nuevos coleccionistas, meta de los organizadores de la feria. Pablo Reinoso, argentino radicado en Paris, vendió en la galería paulista Baró "todo lo que había traído a Madrid", según sus propias palabra. Sus trabajos del lenguaje "spaguetti", en formato de marcos, bancos o sillas ocupan lugares de alta visibilidad en el mundo, como el Palacio del Eliseo, en París, y el CCK , en Buenos Aires. Mauro Herlitzka, con una muy buena selección en galería Henrique Faría, vendió obras de Eduardo Santiere, Elda Cerato y Oscar Bony. Destacada en los medios feriales por su original montaje, Larisa Zmud cerraba hace minutos las últimas ventas de obras de Faivovich& Goldberg y de Aimée Zito.

Esta edición de ARCO confirmó la fortaleza del arte latinoamericano en el escenario europeo y la decisión de apoyar la salida internacional por parte del gobierno argentino a través de la ex Fundación Exportar con la presencia de Violeta Quesada como representante. Y se suman señales de interés como la donación de parte de la colección de Ella Cisneros Fontanals a la ciudad de Madrid; la atención hecha pública por los Reyes durante su visita a la feria; el premio "mejor galería" a la argentina María Calcaterra y el anuncio oficial de que el país invitado en 2019 será Perú.

Arco en números

100.000 visitantes

40 euros la entrada

800.000 euros pagados por "Escritura Verde superior", de Jesús Soto

500.000 euros pagó Helga de Alvear por la obra de Dan Graham

300 coleccionistas de 40 países

30.000 profesionales visitaron la feria de arte contemporáneo

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.