Suscriptor digital

Nuestros museos, puertas privilegiadas a la cultura

Deben facilitarse los aranceles de admisión en estas entidades que custodian el extenso y valiosísimo patrimonio que hace a nuestra identidad como nación
(0)
26 de febrero de 2018  

En una sana tendencia que se robustece, el interés por visitar museos se pone en evidencia cada año, desde 2004, en la ya tradicional Noche de los Museos, cuya última edición sumó más de un millón de personas que visitaron 260 espacios con entrada libre.

En el país, los 24 museos nacionales tienen entrada libre y gratuita a partir de una resolución del año pasado, algunos de ellos contemplando un bono contribución opcional. Los once que dependen de la Ciudad van de la gratuidad a los 30 pesos, con días de entrada libre.

El debate sobre esta cuestión se disparó recientemente a partir de que el emblemático Met (Museo Metropolitano de Arte de Nueva York) resolvió reemplazar la simbólica entrada a voluntad, vigente desde 1970, para comenzar a cobrar 25 dólares a quienes vivan fuera del estado a partir de marzo. Para sus detractores, estos espacios deben considerarse públicos y la decisión reviste un sesgo "clasista" y "nativista". Parten de la premisa de que estas instituciones se sostienen precisamente con los impuestos de los ciudadanos y que esto obliga al Estado a propiciar una política de total gratuidad.

En otra vereda se ubican quienes entienden que no está mal fijar una entrada para que los visitantes colaboren con el financiamiento, habilitando un día de entrada libre en la semana y algún horario predeterminado en feriados y fines de semana.

Otro ejemplo lo constituyen los museos ingleses más importantes, que ofrecen acceso libre a sus colecciones permanentes, pero cobran ingreso a las exposiciones temporales, práctica también bastante extendida en el mundo.

Las políticas al respecto en el ámbito privado quedan lógicamente al arbitrio de cada institución. Resulta razonable que, por ejemplo, estudiantes, docentes y jubilados que así lo acrediten sean eximidos de pagar o bien abonen un importe diferencial tal como hoy se hace en el Museo de Arte Latinoamericano (Malba), siendo gratuito el ingreso para personas con capacidades diferentes y menores de 5 años.

Fomentar el acceso del público infantil contribuye a desarrollar tempranamente en ellos este sano hábito. Para el resto de los visitantes, la obligación de abonar una entrada simbólica razonable, lejos de ahuyentarlos, persigue la jerarquización y protección del patrimonio, al tiempo que favorece también futuras adquisiciones.Cabe señalar que, por lo general, la compra de nuevas obras alienta las visitas.

Convengamos que plantear la cuestión en términos de si se debe o no cobrar entrada a un museo es en todo caso pretender acotar las muchas aristas del diseño de una política cultural. Como principio general, se ha de favorecer el acceso al arte de manera amplia. La mirada debe superar las razones exclusivamente economicistas, contemplando también el valor de las donaciones y los patrocinios a la hora de proteger y facilitar el acceso de la comunidad a este rico acervo cultural.

En este marco, las asociaciones de amigos y la entidad que agrupa a 100 de ellos, la Federación Argentina de Amigos de Museos ( www.fadam.org.ar), cumplen una invalorable labor al potenciar la participación de los ciudadanos en los museos.

Una vez más, la creatividad e iniciativa de las instituciones culturales puede mover el fiel a favor de una u otra a la hora de convocar el apoyo de mecenas o empresas privadas. Es esto lo que facilitaría la exención o reducción en el pago de admisiones.

La inversión privada también suma a la hora de incluir promociones como el ingreso con 2x1, beneficios empresariales o para grupos de afinidad, visitas temáticas o nuevos recorridos auspiciados. Socios corporativos, programas de apoyo, arrendamiento de espacios gastronómicos, entre otros, sirven para dar visibilidad a quienes patrocinan la valiosa labor cultural de los museos y constituyen una genuina fuente de ingresos.

Nuestros museos custodian un extenso y valiosísimo patrimonio que hace a nuestra identidad como nación. Por ello, se deben propiciar todas aquellas formas de aportes privados que faciliten la eliminación o reducción de los aranceles de admisión para quienes no pueden pagar. La llamada ley nacional de mecenazgo, que probó ser exitosa en muchos lugares, incluida la ciudad de Buenos Aires, y que también sumaría en esta dirección, continúa mientras tanto aguardando sanción.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?