La Copa Davis será una Copa del Mundo: un acuerdo millonario con Piqué, sede única y 18 equipos

La Copa Davis cambiará de formato desde 2019. Se terminan las series en el Grupo Mundial.
La Copa Davis cambiará de formato desde 2019. Se terminan las series en el Grupo Mundial.
Ariel Ruya
(0)
27 de febrero de 2018  

Todo cambia. Los nuevos tiempos arrasan con todo. La tecnología hace lo suyo: quedarse en el estado de confort puede ser un peligro. El deporte se transforma: otros escenarios, otros modos de juego, otras plataformas. El tenis es uno de ellos: no se queda quieto. La polémica por la duración de los partidos, por ejemplo, es un debate que lleva años. Como el arduo calendario. Sin embargo, suele ser la Copa Davis el principal motivo de discusión. Por el modo de competencia, por la ausencia de las principales figuras. Y un día, llegó la revolución: el tradicional certamen se convertirá en una Copa del Mundo. Una semana, a fines de noviembre, a partir de 2019. Con una sede única y en la que participarán 18 equipos.

La Federación Internacional de Tenis (ITF) dio a conocer un principio de acuerdo para emprender un cambio revolucionario en el formato del certamen masculino por equipos, cuya primera edición se remonta a 1900. Según indicó la ITF, la naciente Copa Mundial de Tenis contará con 18 naciones participantes y se disputará "en una ciudad de renombre mundial".

El plan nace a partir de un millonario acuerdo entre la ITF y el grupo inversor Kosmos, de Gerard Piqué, el jugador de Barcelona. Según informó el ente rector del tenis, el acuerdo implica una asociación a 25 años por 3.000 millones de dólares, según cita la agencia DPA.

La final de la Copa Mundial de Tenis se jugará durante siete días y reemplazará a la semana tradicional de la final de la Davis. Los participantes serán las 16 naciones que se hayan clasificado para el Grupo Mundial, más la incorporación de otros dos países (uno de ellos podría ser el local).

¿Cómo se jugará? Tendrá un formato de round-robin (todos contra todos), seguido de una etapa eliminatoria de cuartos de final. Cada serie consistirá de dos singles y un dobles al mejor de tres sets. Otro gran cambio. Se mantendrá el formato en los grupos regionales. Las series de local y visitante se seguirán jugando durante las tres semanas tradicionales en el calendario.

La propuesta, aclaró la ITF en su comunicado, "está sujeta a futuras negociaciones, a la finalización exitosa de las gestiones necesarias y a la firma de un acuerdo formal".

Los tenistas llevan años reclamando cambios en la Davis, una competición que no reparte puntos para el ranking y genera cada vez más trastornos -viajes, cambios de superficie y horarios-en un calendario intenso.

El cambio es atrapante. Pero..., ¿se perderá la magia de ver figuras en nuestro país?

Andre Agassi era un joven audaz. Pelo largo, vincha, shorts de jean y colores estridentes en toda su indumentaria. Era un pequeño crack, el Kid de Las Vegas, una pequeña gran revolución en el Lawn Tennis a fines de julio de 1988. La Argentina, en una lucha de titanes, debía ganarle a los Estados Unidos, en una serie de la Zona Americana. Andre representaba el futuro: en la temporada anterior había conseguido su primer título ATP, en Itaparica, Brasil. En esa temporada logró 6 títulos, a los 18 años. Y en diciembre, ya estaba instalado entre los mejores cinco del mundo.

El líder de ese equipo era John Mc Enroe, el artista irascible, uno de los mejores de todos los tiempos. El banquete fue perfecto, salvo por el resultado: una lógica derrota. Guillermo Pérez Roldán y Martín Jaite terminaron la faena con la lengua afuera, extenuados. Más aún: algunos recuerdan un gesto poco cortés del joven norteamericano, cuando tomó con la mano una devolución de Jaite. Se impuso, sin transpirar, por 6-2, 6-2 y 6-1. Corrió los límites siempre.

McEnroe ya había jugado en casa. En marzo de 1982, paseó por Buenos Aires Yannick Noah, a los 21 años. Se jugó del 5 al 7 marzo, en el Buenos Aires. El primer día, Guillermo Vilas derrotó a Noah por 6-1, 4-6, 7-5, 3-6 y 7-5, en 5h20m; la imagen del Gran Willy, arrodillado después del esfuerzo, se convertiría -con el tiempo- en un póster.

En septiembre de 2006, Lleyton Hewitt conoció el renovado Parque Roca, la nueva casa del tenis argentino. Fue una semifinal inolvidable, con todos los condimentos de esta clase de desafíos -la adrenalina, el público, los vaivenes- y con una batalla perdida ante Chucho Acasuso. El misionero se impuso por 1-6, 6-4, 4-6, 6-2 y 6-1. Fue un mágico 5-0, antes de caer en la final contra Rusia, en un apretado 3-2 en Moscú.

En los últimos años, el ATP porteño atrajo a grandes, como Rafael Nadal. Dominic Thiem es el último ganador: está 6° en el ranking, una estrella actual.

Sin embargo, esas presencias dependen de los contratos económicos y los beneficios de disfrutar de Buenos Aires durante una semana de febrero. La Davis no dependía de ello: por eso también estuvieron en nuestro país el chileno Marcelo Ríos, el croata Ivan Ljubicic, los rusos Yevgeny Kafelnikov y Nikolay Davydenko, el checo Tomas Berdych y el sueco Robin Soderling. Otros tiempos...

Por: Ariel Ruya

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.