Suscriptor digital

La CNEA, un motor de desarrollo

(0)
27 de febrero de 2018  

La actividad nuclear posee una profunda historia en la Argentina, pues desde hace más de medio siglo que -con la creación de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) y, poco después, del Instituto Balseiro- se realizan investigaciones tanto en física nuclear como en especialidades conexas que permitieron crear ya en 1977 la carrera de Ingeniería Nuclear. Esa institución mantiene una trayectoria que le permite ser considerada el centro educativo y científico de mayor renombre en América Latina y uno de los mejores del mundo.

La tecnología del manejo del átomo, sin embargo, es muchas veces vista con una aprensión generada por los antecedentes históricos de las bombas atómicas y por los accidentes de Chernobyl, Three Miles Island y Fukushima. Pero las aplicaciones de la tecnología nuclear tienen vertientes muy útiles que la gran mayoría de las veces no son percibidas por las comunidades.

La producción de energía es una de ellas y la CNEA ha dado muestra cabal de su capacidad para operar reactores que permiten que la Argentina disponga de cientos de megawatts que iluminan ciudades y generan la potencia que mueve industrias que dan trabajo a muchas personas. La disponibilidad de energía es crucial para agregar valor a los productos, abastecer el mercado interno, exportar y generar divisas. Otra vertiente es la producción de radioisótopos para tecnologías médicas, elaborando un amplio espectro de ellos para diagnóstico y tratamiento de enfermedades en nuestros hospitales; también se exporta para satisfacer necesidades de Brasil, Chile, México y Uruguay.

La CNEA representa a la Argentina en foros vinculados a los reactores de potencia, la investigación básica y aplicada, la seguridad nuclear y la cooperación internacional, dentro del estricto respeto de las normas internacionales del uso pacífico de la energía nuclear, continuidad que le ha permitido no solo pertenecer al Nuclear Supplier Group (NSG), que congrega las industrias proveedoras de materiales de calidad nuclear en el mundo, sino también presidirlo y ser reelegida. La participación activa en este selecto grupo permite a la Argentina continuar con exportaciones de altísimo valor agregado y mantener la vanguardia tecnológica para ello.

También ha cooperado con los países de la región exportando un centro de investigaciones completo para el Instituto Peruano de Energía Nuclear y provee elementos fisionables a Bolivia, Brasil, Cuba, Costa Rica, Chile, México y Paraguay. Y ha sido el socio científico-tecnológico de Invap para exportar reactores a Egipto, Argelia, Australia y, ahora, Holanda.

Toda esta trayectoria de la CNEA ha permitido que, después de una fact finding mission internacional donde se evaluó la tecnología en reactores de agua pesada, el reactor de potencia Carem 25, primero y único en el mundo de características modulares y tecnología de enriquecimiento de uranio, pudiera ingresar de pleno derecho en la Nuclear Energy Agency (NEA), agencia de temas nucleares de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), a partir del 1º de septiembre de 2017, con lo que la Argentina integra este selecto grupo de países.

Ello permite al país no solo el ingreso de divisas por productos de muy alto valor agregado, sino también incursionar en tecnologías de última generación y las conexas con la industria y la medicina nuclear que se vuelcan en mejoras para nuestro país.

Administrador gubernamental en el Ministerio de Modernización

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?