Suscriptor digital

Retroceso autoritario: China se une a una ola global de liderazgos fuertes

El ideal de la democracia liberal como factor de progreso mundial tras la caída de la URSS quedó relegado y se consolidaron en los últimos años modelos de gobierno personalistas
Steven Lee Myers
(0)
27 de febrero de 2018  

PEKÍN.- Hasta hace poco, si un líder chino se hubiese instalado de por vida en el poder, habría sido blanco de la condena internacional por socavar la tendencia global a favor de la democracia. Pero ahora esa jugada parece estar en consonancia con el movimiento de varios países en esa misma dirección, en los que hay una regresión autoritaria de liderazgos fuertes.

La sorpresiva difusión de anteayer de que el Partido Comunista aboliría los límites constitucionales de los mandatos presidenciales -en los hechos le permitiría a Xi Jinping gobernar indefinidamente- fue la más reciente y la más significativa señal de que el mundo se está inclinando por los gobiernos autoritarios, con frecuencia erigidos en torno a un ejercicio del poder altamente personalista.

La lista incluye al ruso Vladimir Putin, al egipcio Abdel Fattah al-Sisi y al turco Recep Tayyip Erdogan, que ya abandonaron cualquier pretensión de gobernar según la voluntad de su pueblo. El autoritarismo también está reapareciendo en Hungría y Polonia, que hace apenas un cuarto de siglo se liberaron de las cadenas de la opresión soviética.

Todos tienen muchas razones para actuar de ese modo -como resguardar su poder y privilegios en una época de inestabilidad, terrorismo y guerra, amplificados por las nuevas tecnologías-, pero una de las más relevantes es que pocos países tienen hoy estatura o autoridad, moral u otra, para alzar la voz, y, según los críticos, menos todavía Estados Unidos...

"Yo me pregunto: ¿quién podría castigarlo internacionalmente en este momento?", dice Susan L. Shirk, presidenta del Programa China Siglo XXI de la Universidad de California. Tanto Shirk como otros expertos describen este "retroceso autoritario" como un contagio global que socavó la prolongada confianza en que el camino más seguro hacia la prosperidad es consolidando democracias liberales y economías de mercado.

"Hace 30 años, lo que hicieron Xi y Erdogan habría desatado una ola de preocupación internacional por el desvío del rumbo", dice Michael McFaul, politólogo y diplomático que antes de ser embajador de Estados Unidos en Moscú, entre 2012 y 2014, escribió sobre la construcción de las democracias. "Hoy nadie levanta ese argumento, y menos todavía Donald Trump", agrega McFaul.

Antes de esta última movida, casi nadie habría calificado a China como auténticamente democrática: el país sigue siendo un Estado unipartidista con amplio control sobre la vida social y económica.

Así y todo, la jugada de Xi pone fin a un período de liderazgo colectivo con plazo de mandato limitado, que muchos esperaban que condujese a China a una mayor apertura e imperio de la ley. Según algunos, el anuncio confirma la creciente sospecha de que esas expectativas eran probablemente ingenuas.

"Estábamos engañados en nuestra convicción de que todo el mundo iba a convertirse en una democracia como la nuestra", dice Merriden Varrall, del Instituto Lowy de Australia. Según Varrall y otros expertos, Xi no está siguiendo el ejemplo de Putin y otros líderes. Sus motivaciones son únicas en la historia y la política chinas. Sin embargo, esas motivaciones responden profundamente a hechos históricos como la caída del Muro de Berlín y el colapso de la Unión Soviética. Esos hitos le abrieron la puerta a una era de mayores libertades políticas y económicas. McFaul dice que durante casi 25 años los líderes autocráticos "tuvieron que jugar a la defensiva" frente a la tendencia democratizadora que predominó en el orden mundial posterior a la Guerra Fría.

Incluso la Rusia que resurgió de las ruinas de la Unión Soviética adoptó una Constitución democrática y estableció elecciones libres. Las ideas del académico Francis Fukuyama se repetían hasta el cansancio. En un famoso ensayo titulado ¿El fin de la historia? (nótese el signo de interrogación), Fukuyama argumentaba que la democracia liberal occidental había sido reconocida como "la forma de gobierno humano definitiva".

"El fin de la historia ya no corre", escribió, tras el anuncio de China, Brad Setser, un funcionario del Tesoro norteamericano durante el gobierno de Obama que actualmente integra el Consejo de Relaciones Exteriores. En retrospectiva, Putin fue la vanguardia de lo que McFaul llama "la Internacional Intolerante", una nueva versión de la Internacional Comunista creada por Lenin para difundir el comunismo.

Los líderes autoritarios ahora actúan con mayor impunidad, o al menos están menos preocupados de quedar internacionalmente aislados. A su vez, a los aspirantes a autócratas como el húngaro Viktor Orban parece seducirlos el tipo de poder que ostentan Putin y Xi, que no deben preocuparse por hacer concesiones o consultas.

Los críticos de Trump dicen que si bien todavía no socavó la democracia en Estados Unidos, sus arengas populistas y sus políticas nativistas, su evidente aversión por los medios y por todos los contralores tradicionales del poder, y su admiración confesa por algunos de los caudillos más fuertes del mundo, son astillas del mismo palo.

Si bien es propia de la historia de cada país, la tendencia hacia el autoritarismo abreva en las inseguridades y los temores que afligen al mundo contemporáneo: globalización y aumentos de las desigualdades, el avance tecnológico, el desconcertante caos y la extrema violencia.

Las instituciones de la post Guerra Fría -que reflejaban los valores que cimentan el liberalismo occidental- ya no parecen a la altura de esos problemas. Los países que alguna vez fueron guía y modelo para otros están sumidos en la misma ansiedad, debilidad y conflictos internos. "En Estados Unidos y hasta en Europa, las democracias liberales ya no resultan un modelo a seguir para otros países", dice McFaul.

Los Líderes Eternos

Vladimir Putin

Presidente de Rusia

  • Abogado y político de profesión, Putin ha estado en el poder desde 2000, con tres mandatos presidenciales y uno como primer ministro. Es reconocido por su postura contra la libertad de expresión

Abdel Fattah al-Sisi

Presidente de Egipto

  • Oficial militar, se convirtió en líder de facto en 2013, después del golpe de Estado militar tras protestas masivas contra el gobierno de Mohammed Morsi. Al-Sisi fue elegido presidente en mayo de 2014

Recep Tayyip Erdogan

Presidente de Turquía

  • Fue primer ministro desde el 2003 hasta 2014, cuando ganó las elecciones presidenciales. En 2017, un referéndum constitucional transfirió todos los poderes del primer ministro al presidente

Viktor Orban

Primer Ministro de Hungría

  • Ya en su tercer mandato desde 1998, Orban es reconocido por su discurso de 2014 en el cual habló del futuro de Hungría como una "democracia no liberal". Mencionó a Turquía y Rusia como ejemplos a seguir

Traducción de Jaime Arrambide

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?