Suscriptor digital

El ELN anunció una tregua para las elecciones de marzo en Colombia

La frontera entre Colombia y Venezuela suma nuevas víctimas mortales, tras el ataque contra un cuartel de la Policía colombiana en Tibú
La frontera entre Colombia y Venezuela suma nuevas víctimas mortales, tras el ataque contra un cuartel de la Policía colombiana en Tibú Fuente: AFP - Crédito: Archivo
Daniel Lozano
(0)
26 de febrero de 2018  • 21:30

La frontera entre Colombia y Venezuela, la más caliente del continente, suma nuevas víctimas mortales en medio de la crisis migratoria y la tensión entre ambos gobiernos. Dos jóvenes venezolanos y un menor de edad murieron tiroteados el domingo tras el ataque contra un cuartel de la Policía colombiana en Tibú, localidad fronteriza de Norte de Santander.

Al otro lado del límite fronterizo, en Táchira, dirigentes opositores denunciaron la alarmante ola de asesinatos, con cadáveres que aparecen en las trochas (pasos ilegales) incluso descuartizados y sin cabeza. "En la frontera hay fosas comunes, pero nadie lo habla por razones obvias: grupos paramilitares, grupos guerrilleros. Esta semana pasado tirotearon a tres tupamaros (colectivos paramilitares chavistas), en cualquier momento la violencia pasa al ámbito político", reconoció un concejal de la Unidad a LA NACION con la condición del anonimato porque "vivo con ellos".

En esa zona fronteriza opera la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN), cuyos dirigentes se esconden en territorio del país vecino y que estaría reclutando venezolanos para sus filas, según las denuncias reiteradas de la comandancia militar colombiana. Las primeras investigaciones respecto a lo sucedido en Tibú apuntan a la guerrilla marxista, que precisamente hace unas horas acaba de decretar una tregua tras varias semanas de atentados y acciones violentas contra el Estado.

La policía tampoco descarta, según medios locales, al Ejército Popular de Liberación (EPL) y a la banda de Los Pelusos, antiguos paramilitares. Grupos de venezolanos también han trabajado en las cercanías de Tibú recogiendo hojas de coca para traficantes locales.

El ataque contra la estación de policía de Tibú comenzó de madrugada, con varios disparos realizados por motorizados, que obligaron a atrincherarse a los efectivos. Un segunda ráfaga se escuchó poco después, la misma que acabó con la vida de José Piñango (26 años), Josmer Márquez (19) y el menor de 16 años.

Sus cadáveres fueron trasladados hasta la morgue de Cúcuta. Las autoridades están al a espera de la llegada de sus familiares, quienes incluso viajarán desde el país vecino. El costo del traslado de un cadáver hasta la frontera es de 150.000 pesos colombianos (53 dólares), una cifra inalcanzable hoy para esas familias.

La masacre de los tres venezolanos coincidió con los ejercicios militares realizados por Venezuela frente a su frontera. Nicolás Maduro denunció un supuesto complot que se estaría planificando desde las cercanías de Cúcuta, con el que se pretende atacar a la revolución el 5 de marzo, durante el quinto aniversario de la muerte de Hugo Chávez. Para llevarlo a cabo el Ejército colombiano habría reclutado y adiestrado a 150 venezolanos, una hipótesis desmentida sin paliativos por el gobierno de Bogotá.

En cambio, la policía local sí ha descubierto que el ELN se ha reforzado con ciudadanos del país vecinos para proseguir sus acciones contra el estado. Uno de ellos, fallecido mientras manipulaba un explosivo en Pamplona, municipio cercano a Cúcuta, incluso sería guardia nacional venezolano, según denunció Juan Manuel Santos.

El mandatario neogranadino ha insistido hoy en que Venezuela "es el problema más complicado que tenemos, por eso hemos hecho todo lo posible para que pueda volver la democracia". La inmensa diáspora ha llevado a Colombia a 600.000 mil venezolanos, según la información oficial, aunque las asociaciones de emigrantes aumentan esa cifra a entre 800.000 y un millón.

El presidente colombiano reaccionó positivamente tras conocer que el ELN cesará sus operaciones militares entre 9 y el 13 de marzo como "muestra de respeto a los colombianos" que votarán el 11 en las elecciones legislativas. Santos suspendió la mesa de diálogo con la guerrilla marxista en Quito tras varios atentados contra la Policía en Barranquilla.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?