Suscriptor digital

La Corte rechaza zanjar ahora el debate de los dreamers

Ordenó mantener abierta el DACA y esperar el fallo de las apelaciones
Rafael Mathus Ruiz
(0)
27 de febrero de 2018  

WASHINGTON.- La Corte Suprema de Estados Unidos les brindó un poco de alivio a los jóvenes inmigrantes conocidos como dreamers al permitir que sobrevivan dos fallos de la Justicia que ordenaron mantener abiertas las renovaciones al programa que les otorga protección contra la deportación.

El gobierno de Donald Trump había intentado revertir esos fallos en el máximo tribunal sin esperar el dictamen de las cortes de apelaciones, en un intento de zanjar la disputa de manera expedita. En una decisión anticipada, la Corte denegó ese pedido, prolongó la pelea judicial y le asestó un golpe a la estrategia de la Casa Blanca.

La movida de los jueces implica que unos 700.000 jóvenes extranjeros -entre ellos, unos 5000 argentinos- que habían aplicado al programa implementado por decreto por Barack Obama, conocido por sus siglas en inglés como DACA, podrán renovar sus permisos de residencia y de trabajo aun después del 5 de marzo, fecha límite que había impuesto Trump para liquidarlo. Dos tribunales habían ordenado al gobierno mantener abiertas las renovaciones. Aunque la noticia fue recibida como una victoria por los dreamers y activistas, la decisión de los jueces puede llevar a que los casi dos millones de jóvenes que aspiran a conseguir un camino a la ciudadanía continúen en la incertidumbre hasta que la Corte reciba el caso y dicte una sentencia definitiva.

Además, el fallo le quitó presión al Congreso para consensuar una ley que resuelva el tema, un debate que había quedado empantanado por la exigencia de Trump de incluir, junto con cualquier plan para regularizar a los dreamers, dinero para construir el muro con México y restricciones a la política migratoria del país.

"Veremos qué pasa. Esa es mi actitud", dijo ayer Trump en su primera reacción tras la decisión de la Corte. La Casa Blanca insistió en que el programa es ilegal y acusó a los jueces de primera instancia que habilitaron la continuidad del programa de "usurpar la autoridad legislativa" e "intervenir en el proceso legislativo", dado que el Congreso intentaba -sin señales de éxito- llegar a una solución. Los demócratas sostienen que el programa es legal.

"Esperamos con interés que este caso sea escuchado con celeridad por los tribunales de apelaciones y, si es necesario, por la Corte, donde esperamos prevalecer", dijo el vocero presidencial Raj Shah.

La prolongación de la pelea judicial garantiza que el debate por la política migratoria se extenderá más allá de las elecciones legislativas de noviembre. Republicanos y demócratas son renuentes a embarcarse en grandes disputas legislativas en un año electoral. Ahora, con los dreamers fuera de peligro y la campaña en marcha, ni unos ni otros parecen tener urgencia por negociar.

"Trump ya no tiene como rehenes las vidas de los dreamers, ya que la batalla legal tiene la posibilidad de mantener el DACA intacto hasta 2020", dijo César Vargas, beneficiario del programa, y líder de la organización Dream Action Coalition.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?